Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



sábado, 4 de octubre de 2008

Castillo de Albuquerque (Badajoz)


Albuquerque, entre alcornoques y encinas, se caracteriza sobre todo por su poderoso castillo, el Castillo de Don Álvaro de Luna, del siglo XII, utilizado actualmente como albergue juvenil.
El bastión, erigido sobre una afilada crestería rocosa situada en plena Sierra de San Pedro, domina los territorios circundantes hacia la frontera de Portugal y resguarda la población que se asienta sobre el otro lado del cerro.

Los panoramas que se divisan desde su formidable atalaya resultan impresionantes. La situación en alto de esta población permite observar magníficos paisajes de los Baldíos de Alburquerque, avistándose los días claros Badajoz, Elvas, Campomaior, Marvâo y otras localidades portuguesas.
La construcción de la fortaleza, y la cerca amurallada que rodea la villa, a partir del enclave precedente de tradición árabe existente ya en ese punto, fue iniciada en 1.276 por Don Alonso Sánchez, hijo bastardo del rey Don Dionís de Portugal. Nuevas obras fueron acometidas en el siglo XV, datando de estas época la configuración de las fortificaciones que hoy conocemos.

El castillo de Luna, como es conocido en alusión a Don Álvaro de Luna, que lo poseyó durante un tiempo, constituye una de las fortalezas más importantes y mejor conservadas de Extremadura, y aún de España.

Consta de cuatro recintos, y su componente más significado es la poderosa torre del Homenaje, de planta cuadrangular con 13 metros de lado y más de 25 de altura, compartimentada interiormente en cinco alturas, que lo preside.

Otros elementos destacados son la torre de los Locos, o los Siete Picos, que se une a la anterior mediante un enorme y airoso arco ojival; sus dos patios de armas; los aljibes y otras numerosas dependencias que aún conservan su estructura y aspecto medieval.

No hay comentarios: