miércoles, 8 de octubre de 2008

Castillo de Belimbre (Soria)


Localizado a unos dos kilómetros al oeste de Santa María de Huerta, en las proximidades del arroyo que le da nombre, encontraremos las ruinas del que fuera el castillo de Belimbre.

Cerca de este se encuentran los restos de la antigua Huerta, según un artículo publicado en Celtiberia y que recoge recientemente el padre Agustín Romero en su obra El Císter en Soria: "...existe ese tal castillo [Belimbre]; a pocos metros del mismo hay vestigios de un poblado, precisamente en el ángulo que forma la bifurcación del camino de la vega y el de Montuenga. Podemos pues situar aquí mismo la antigua villa de Huerta y los restos de la llamada aldea de Huerta, que subsistirían cuando los monjes ocuparon el cenobio".

Situado en la línea defensiva del Jalón, mantiene a la vista el castillo de Montuenga de Soria a unos 3 kms hacia el oeste. Situado sobre un alto cerro y con amplia extensión, se conservan dos cubos redondos macizos, sobre bases rectangulares, que flanquean un grueso lienzo. La fábrica de éstos es de mampostería bien alineada y con cierta tendencia a estar dispuesta en tizones oblicuos, con grandes y toscos sillarejos en su base. Un tercer cubo macizo se encuentra desprendido y arrastrado ladera abajo por el lado este del cerro, presentando igualmente una base rectangular.

El terreno es por este lado algo más abrupto y se sitúa sobre el arroyo de Belimbre y el camino. En el interior los restos de un aljibe excavado en la roca. Apenas documentado históricamente, el castillo de Belimbre es sin embargo el centro de la leyenda de "La hermosa de la mancha roja", recogida por Florentino Zamora Lucas. Cuenta esta leyenda cómo Don Suero del Valle, en época de Alfonso VI, ataca el castillo de Belimbre y la amurallada villa de Huerta, defendidos por el alcaide almohade Aben-Zaide que tenía una hermosa hija, Zulima. Aben-Zaide muere de manos de Don Suero y su hija es puesta bajo su protección. Años después Don Suero casará con Doña Luz y tendrá un hijo. Una noche Zulima provoca un incendio en la villa y aprovechando la ausencia de Don Suero asesina a su mujer y rapta a su hijo en venganza, pero es descubierta y cuando se ve atrapada se lanza desde la torre. Se dice que de noche puede verse el fantasma de Zulima bajando al río para lavar de su pie, sin conseguirlo, una mancha de sangre de Doña Luz. En Madoz leemos "...dentro de esta circunferencia [el término] se encuentran las ruinas de dos antiguos castillos.". Uno de los castillos es Belimbre, pero ¿cuál es el otro? Localizado por el Marqués de Cerralbo, en 1909 se realizan las excavaciones de un castillo o castro celtibérico, estudiado posteriormente por Taracena, en el que destaca las enormes piedras utilizadas. Este aparejo será denominado por Taracena como "ciclópeo" ("castro ciclópeo").

No hay comentarios: