viernes, 31 de octubre de 2008

Castillo de Gormaz (Soria)


La fortaleza fue mandada reconstruir entre los años 956 a 966 por orden del general Galib en tiempos del califa Al-Haquem II sobre los restos de un anterior castillo cristiano o árabe. Recordemos que la cabecera de la marca media, o frontera media entre cristianos y árabes, pasa a Medinaceli en el 946.

En el 975 el conde Garci Fernández, aliado con Sancho de Pamplona y Ramiro III de León, es incapaz de tomar el castillo tras un largo asedio y sufre una humillante derrota al ser atacado por el ejército de Galib que llegó al rescate. Entre 978 y 981 consigue apoderarse de Gormaz, que volverá a recuperar Almanzor en 983. Hubo que esperar hasta 1060 para que fuera recuperada por los cristianos como consecuencia de la expedición de Fernando I, esta vez de forma definitiva. Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid, recibe la villa de Gormaz en 1087. Han sido señores de Gormaz doña Berenguela, el obispado de Osma, Juan Hurtado de Mendoza (1395) y los marqueses de Camarasa.

La villa de Gormaz, de menos de 24 habitantes en la actualidad, cuenta con rollo, un puente sobre el Duero de origen romano de 18 ojos, reedificado por los árabes y reconstruido en 1864, y la antigua iglesia, posiblemente del siglo VII y hoy ermita de San Miguel, declarada Bien de Interés Cultural, donde se encontró una lápida conmemorativa de la construcción de la fortaleza, de la que queda: En el nombre de Dios Clemente y Misericordioso. Dios bendiga a Mahoma, el Sello de los Profetas. Mandó el siervo de Dios, al-Hakam, al-Mustansir bi-llah, Príncipe de los Creyentes ¡Dios alargue su permanencia!. De esta ermita es también la pila bautismal que hoy se encuentra en la parroquial, extraordinaria pieza en caliza de forma prismática cuadrangular, con una cavidad en forma de cruz y fondo cóncavo. Y la estela que se aprecia en uno de los sillares del campanario .

Una edificación de estas características, único del S. X comparable en estilo y grandeza a la Mezquita de Córdoba, como escribiera Gaya Nuño, con su historia (descubierta y por descubrir), merece de una mayor atención y cuidado. Así, algunos lienzos y arcos han sido restaurados, pero las enormes dimensiones de esta fortaleza obliga a inversiones difíciles de afrontar a corto plazo.

No hay comentarios: