martes, 7 de octubre de 2008

Castillo de Préjano (La Rioja)


El castillo de Préjano se alza sobre un pequeño altozano junto a la localidad del mismo nombre, en La Rioja.
En el año 1151 Alfonso VII dio a Martín Ferrández la villa y el castillo de Préjano, probablemente como premio a sus servicios en la alcaidía de Calahorra.
En el año 1288 pertenecía a la Orden de Calatrava, que dio de por vida a Vela Ladrón de Guevara las villas y castillos de Préjano y Enciso.
En el siglo XV, fecha a la que corresponde la actual construcción de la torre, pertenecía a Garci Franco de Valladolid, que fue desposeído de ella por Enrique IV como castigo por unirse a la facción de su hermano el infante Alfonso. El rey, por privilegio de 1465, la entregó a García Manrique, hijo del adelantado Pedro Manrique. Pero volvió a sus antiguos poseedores. En 1498 Antonio Franco era señor de la villa, y posteriormente perteneció a los Marqueses de Gartáñaga.
Desde el siglo pasado y hasta hace pocos años el recinto fortificado fue utilizado como cementerio.
El castillo de Préjano es un recinto amurallado de planta cuadrada y paredes de mampostería de 1,40 metros de grosor, en cuyo ángulo noroeste se alza una gran torre pentagonal reforzada en la base noroccidental por grandes muros en talud.La entrada a la fortaleza se localizaba en el lado occidental, junto a la torre. Los muros del recinto se encuentran desmochados, y su interior está colmatado de tierra en toda su altura (4 metros aproximadamente). Por ello no se conserva ningún complemento arquitectónico de carácter defensivo, como almenas, adarve, etc..Por el contrario, la torre, a pesar de su evidente deterioro, conserva buena parte de los elementos que la caracterizaban. Sus muros son de mampostería y poseen refuerzos de sillería en las esquinas y vanos. Conserva algunos restos de ménsulas de matacanes corridos y garitones en el centro y los ángulos, que debieron constituir el remate de la zona superior. El acceso a la torre se realiza a través de un arco apuntado cegado situado en el lado sureste, en el interior del recinto y al nivel de la segunda planta.
Otros vanos diversos se abren en este muro y en los dos adyacentes, mientras que los dos lados noroccidentales se dejaron completamente ciegos. La distribución y forma de los vanos existentes es anárquica y variada, respondiendo tal vez a diferentes momentos.
Se pueden ver vanos de medio punto y en arco apuntado, ventanas geminadas en arco adintelado, así como aspilleras.
El acceso actual a la torre es difícil, lo que imposibilita la reconstrucción de su estado original. No obstante, se aprecia la existencia de dos crujías, y planta baja más tres en altura. La crujía inmediata a la puerta de ingreso, conserva en planta baja una bóveda de cañón con arcos fajones, apoyados en ménsulas. Todo ello de ladrillo.
Las plantas superiores tenían forjados o suelos de madera, como puede apreciarse por los mechinales existentes en el muro, y contaban también con algún pequeño espacio abovedado.La villa de Préjano estuvo amurallada y tenía dos puertas la de la Villa y la de San Miguel.
También se sabe de la existencia de un torreón del castillo en cuya barbacana se encuentra ahora el cementerio.
Se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

No hay comentarios: