miércoles, 1 de octubre de 2008

Castillo de Xátiva (Valencia)


La historia del castillo es la historia de la propia ciudad de Xátiva. Su importancia estratégica viene dada por estar en la Via Augusta o Hercúlea, que desde Roma, por los Pirineos y bajando por la costa mediterránea se dirigía a Cádiz y Cartagena.
Por su situación y especial disposición topográfica controlaba la vía romana. Fue escenario de las campañas de Aníbal, Escipión y Sertorio. De la época visigoda se tienen escasos datos del castillo. Durante la época musulmana fue cabeza de distrito "kora". Después del califato, a veces muy brevemente fue independiente, o perteneció a la taifa de Denia, Valencia, o de Murcia.
El actual centro histórico se originó hacia el siglo X y fue amurallado en el siglo XI.En 1092 el castillo cayó en manos de los almorávides y en 1145 hubo una insurrección general contra estos y el castillo fue asediado por el gobernador de Valencia (marwan Abd-alAziz). En 1171 los almohades se apoderaron del castillo de Xátiva como de todo el Levante.
El Rey Jaime I empezó a acercarse a Xátiva hacia el verano de 1239 y entró en la ciudad el domingo 22 de mayo de 1244, después de cinco meses de asedio. Los musulmanes le entregaron solamente el castillo menor y retuvieron el castillo mayor dos años más, hasta el 1246. Jaime I repobló la ciudad principalmente con catalanes y aragoneses.Alcanzó gran esplendor durante la Edad Media, de la que conserva abundantes restos artísticos. Xátiva fue declarada ciudad en 1347 por el Rey Pedro IV el Ceremonioso, por haberle sido fiel durante la guerra de la Unión.
En el siglo XV el castillo se convirtió en prisión de Estado de la Corona de Aragón y se produce el ascenso al pontificado de dos miembros de la familia Borja nacidos en Xátiva: Alfonso y Rodrigo, los Papas Calixto III y Alejandro VI respectivamente.
En el siglo XVI Xátiva se ve inmersa en la revuelta de las Germanías, protagonizándose algunos episodios notables como la aparición en escena de un personaje misterioso denominado L´Encobert, o el ofrecimiento de la Corona de España al Duque de Calabria, prisionero en el Castillo y primo del Emperador. Finalmente la aventura terminó claudicando la ciudad y teniendo que hacer frente a las multas ordenadas por la virreina Germana de Foix.
Durante la Guerra de Sucesión, en diciembre de 1705, el castillo fue fortificado por el general austracista Basset, que reconstruyó murallas y torres. Los bandos austracistas y borbónicos se enfrentaron en la batalla de Almansa con la victoria del bando borbónico que emprendió la marcha contra Xátiva, ciudad favorable al bando austracista. La consecuencia fue una cruel venganza, siendo la ciudad saqueada, quemada y destruida.
En 1709 Felipe V ordenó la reedificación de la ciudad con el nombre de Colonia Nueva de San Felipe, y en 1800 aun existían casas y calles abandonadas en la ciudad.El terremoto de 1748 causó bastantes daños, pero aun fue utilizado en 1812, durante la guerra francesa, por el mariscal de Napoleón, Suchet, que al retirarse dinamitó algunas partes del castillo.
También fue utilizado durante las guerras carlistas. Después el castillo que siempre había estado bajo jurisdicción real, pasó a propiedad particular.

No hay comentarios: