Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



miércoles, 10 de diciembre de 2008

Castillo de Cifuentes (Guadalajara - Castilla-La Mancha)


Fue mandado construir por el Infante don Juan Manuel.
El castillo es de planta cuadrada con torres en las esquinas: una redonda dos cuadradas y la torre del homenaje pentagonal.

Estaba rodeado por un camino de ronda, y en la parte inferior, fuera del castillo había un foso. Tiene una entrada única y conserva el escudo de Don Juan Manuel que consta de una garra alada empuñando una espada y detrás un león rampante.Actualmente está en restauración, después de ser comprado por el ayuntamiento a sus dueños, que eran los herederos del Infante.

El castillo de Cifuentes es uno de los más cargados de historia, y más espectaculares de la provincia de Guadalajara. La villa estaba circundada de murallas, en las que se abrían varias puertas, enlazando con la del recinto exterior del castillo.

En el campo literario hay dos grandes figuras: el Arcipreste de Hita, Juan Ruiz y don Juan Manuel, nieto de Fernando III y sobrino de la figura cumbre de la intelectualidad medieval, el rey Alfonso X el Sabio. El infante no escapó al sino de los tiempos y fue gran guerrero, político sagaz y hábil intrigante en la corte. A tal extremo llegó con sus montoneras políticas que se alió con príncipes moros de Granada para luchar contra el rey de Castilla, a la sazón Alfonso XI. Todo esto en pleno período de unificación política de España con el trasfondo de una lucha feroz contra los musulmanes. Pero como acontece con frecuencia, el paso de los años calmó los ímpetus de este hombre, y ya en plena madurez se dedicó al cultivo de las letras. Recuérdese que en él bullían los genes de un noble y brillante genio, su tío Alfonso X el Sabio, así que su obra contribuirá de modo decisivo al progreso de la prosa castellana y al fortalecimiento del idioma, que Castilla ya desparramaba por toda la península y que en 1492, al tiempo de la caída de Granada, el último bastión moro en la católica España, llegará hasta las costas de un extraño territorio que Cristóbal Colón confundirá con la India. La misma lengua iniciada en el monasterio de San Millán de la Cogolla, y cuyas primeras muestras se conservan en el códice llamado “Aemilianensis 60”.Gracias al singular cultivo de esas letras, guerrero y escritor aunados en la figura de Juan Manuel, personifican la unión de las armas y las letras, hecho que durante el Renacimiento se repetirá con una importante serie de caballeros.

La obra de este escritor debe entenderse como fundamental para apreciar el posterior desarrollo de las letras españolas. De ella se conserva sólo una parte, pues, pese a que este noble fue, según dicen, muy meticuloso, al extremo de guardar cuidadosamente cada uno de sus textos en un monasterio, parte importante de ella se perdió en el incendio del convento.
Pero los hados permitieron la conservación de copias de alguna de ellas y, en especial, del “Libro del Conde Lucanor”.

No hay comentarios: