viernes, 9 de enero de 2009

Castillo de Butrón


Este castillo del siglo XI ha sido objeto de una grandiosa restauración, en la que prevalece la arquitectura gótica, ofreciendo en conjunto un magnífico aspecto e idea de lo que fue en los tiempos feudales. Sobre los viejos muros, de exagerado grosor y fuerte cimentación, se han levantado enormes paredones almenados con torres cúbicas de diferente estructura en los flancos del cuerpo principal, que es de imponente elevación. En la parte baja luce airosos ventanales con parteluz. Resulta ahora un monumento de gran conjunto y magnífica visualidad. Sobre la gran torre central y gruesos cubos angulares delos Butrón -oñacinos-, sus herederos, marqueses de la Torrecilla, levantaron en el pasado siglo XIX el enorme castillo, bajo la dirección delarquitecto marqués de Cubas, con pretensiones de verdadero alcázar de carácter feudal.

Entre los monumentos existentes en Vizcaya de la época feudal, el castillo de Butrón era de los mejor conservados cuando su restauración, cerca de Bilbao, en término de Gatica, rodeado muchotiempo de añoso bosque de robles y sobre una eminencia del terreno que domina gran extensión.

Su arquitectura es de un gótico primitivo del siglo XI, y debido a la casa de Gómez Butrón, sobre los cimientos de la primitiva fortaleza deGanzorris -siglo VIII-. El capitán Gamíniz, cabeza del linaje de los Butrón, construyó en la anteiglesia de Gatica una fortaleza que, después de vanas vicisitudes, ha sido terminada con carácter monumental por el actual poseedor, el marqués de la Torrecilla. No faltan cónicos teja-dos y otros detalles de arquitectura militar, para dar a la obra moderna todo el aspecto de un soberbio castillo feudal majestuoso y secular.

La muralla es de trece pies de espesor, y tiene el castillo cuatro torreones o baluartes con troneras para artillería mediana. De su centro descuella la gran torre del homenaje, coronada de garitones almenados.

Antes de esta grandiosa restauración, el castillo anterior a 1842 era unabigarrado de muros, cubos y torreón, con vulgares obras domésticas acaballadas sobre ellos, en antiestético conjunto. El motivo del castillo feudal era principalmente por las luchas de banderrías de unos señores territoriales con otros: la casa de los Butrón y la vecina de los Avendaño, con sus respectivos partidarios, formaban los partidos oñacino y gabolino, continuamente enguerrados en las treguas que les permitía la lucha contra los árabes. L. F. De Moñiz, como testigo presencial, nos describió el antgerior castillo de Butrón diciendo que constaba de un cuerpo cuadrado de piedra sillar, con edificio principal habitado por sus señores; bajo él se encuentra un lóbrego subterráneo, carente de luz, que servía deseguro e infame calabozo. Las paredes del torreón son de un terrible grosor. Rodeábalo una calle que conducía a los cubos angulares defensores del castillo, con troneras para ballesteros, con muros de 16 piés de espesor, formando cortinas de escasa altura. Hay otro torreón más moderno, con escalera de piedra labrada, sin duda para la soldadesca. Las antiguas puertas de la fortaleza palaciega debieron ser de hierro.

No hay comentarios: