Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



lunes, 23 de febrero de 2009

Castillo de Monteagudo


Aparece este castillo por la carretera de Murcia a Orihuela.
Entre estos castillos que defendieron a la antiquísima urbe, cabeza de un reino moro, descolló el de Monteagudo. Con este nombre hay un castillo moro, arruinado, en la provincia de Cuenca - partido de Cañete -; otro castillo moro en la de Teruel, otro castillo en la de Albacete, y otro, en fin, en la de Murcia. Aquí nos referimos al castillo del pueblo de este nombre en tierras murcianas. Desde la capital se divisa a lo lejos pues sólo dista 5 kilómetros de Murcia, donde contribuía a la defensa de la huerta murciana con los castillos de Castellar o Caballerizas - de origen sarraceno - y el de Larache -del siglo xv-; Este castillo, el más típico de la región en el concepto de roquero, cobija desde tiempos medievales al interesante pueblo de Monteaguado. Es pintoresca la ascensión a este castro, que se cita históricamente en los más importantes sucesos de los años 1078 y 1079. Se asegura que fue dado a Alfonso X el Sabio en garantía del vasallaje del rey moro, y que a él vino a residir el monarca después de la Reconquista, y en este castillo firmó varias cartas reales. Mide su planta 45 por 25 metros. El castillo moro descansa sobre cimentaciones romanas. Son consistentes los bastiones y contrafuertes del nordeste. Hay restos de una tronera o ventanal llamado de la Reina mora. Después del siglo XVI fue reconstruido en parte. En tiempos modernos se ha encumbrado sobre el castillo moro de Monteagudo una estatua del Sagrado Corazón de Jesús.
En la falda del cerro hay abundantes yacimientos prehistóricos -ibéricos y romanos -, muy explorados. Y en lo más alto del escarpado cerro se cimenta la fortaleza sobre peña abierta, dominando la verde llanura y mostrándose como el más típico de la región entre los castros denominados roqueros. Entre las antigüedades latinas y prerromanas halladas en el recinto de la fortaleza se desenterraron columnas que figuran en la portada de San Andrés, y restos conservados en el museo. El origen del castillo es romano, reedificado por los árabes. Está dentro de dos recintos: uno árabe y otro latino.
El aspecto del castillo principal es verdaderamente imponente, por la enorme masa de sus muros y torres empotradas en ellos, de gran altura.
Data del siglo XI, y Alfonso el Sabio lo habitó en 1257. Es un primitivo ejemplar de fortificaciones abalaustradas de transición.

No hay comentarios: