Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



viernes, 13 de febrero de 2009

Castillo de Trujillo


Este fuerte-castillo, árabe y cristiano, levanta, sobre un pequeño cerro, lienzos de murallas y altas torres de los siglos XIII al xv, recordando al turista aquellos combates librados ante sus fosos, por los cuales rodó el privado don Alvaro de Luna. Es obra cristiana sobre la primitiva fortaleza mora, encumbrada en la meseta granítica que domina la ciudad; de gran buque y recio.

El castillo conserva dos cuerpos: uno, más antiguo y regular, con torres salientes y muros de defensa; un aljibe árabe en su plaza, y sobre la torre del homenaje, la capilla de la Patrona: Nuestra Señora de la Victoria. El segundo cuerpo, con la capilla conmemorativa del día de la reconquista. La historia del castillo es la de la ciudad. Trujillo alcanzó su mayor grandeza en el siglo xv, cuando los Reyes Católicos la visitan varias veces, hospedándose en el alcázar de Luis de Chaves, y ponen fin a la guerra de Sucesión con la paz de Trujillo; pero su nombre, en la Historia, se lo da el más preclaro de sus hijos: Francisco Pizarro, el conquistador del Perú.

Despojado el infante don Enrique, en 1429, de los demás pueblos y castillos de sus estados, se retiró a la ciudad de Trujillo y se esforzó en fortificarla, a trueque de destruir sus arrabales, cosa que impidió el rey; pero sólo a traición pudieron sus huestes apoderarse del castillo.

Nicolás Díaz Pérez, cronista de Extremadura, dice que el castillo de Trujillo, sobreviviendo a sus destrozos bélicos, ha renacido cada vez más potente, hallándose en la actualidad en el mejor estado que se puede desear. El arqueólogo J. Ramón Mélida, al estudiar este monumento, afirma que conserva muchos detalles de las épocas fundamentales de su reconstrucción árabe y cristiana, y estima que el castillo formaba parte del gran recinto almenado que defendía la ciudad, abriéndose en él siete puertas, de las que solamente restan cuatro, y desfiguradas. La puerta de la alcazaba conduce al núcleo central y plaza de armas.

A oriente aparecen los restos del alcázar, con dos aljibes maravillosos: uno de ellos, con dos naves y bóvedas de cañón, de 8 por 5 metros, es parecido al de la alcazaba de la Alhambra, en Granada, y el otro es de tres naves, unidas por cuatro arcadas y 8 metros de profundidad.

Este castillo, que reedificaron los moros en 1018 de nuestra era (Mohamed, hijo de Suleimán), fue conquistado en 1184 por Alfonso VIII, reconquistado por Miramamolín y fortificado nuevamente en 1197, según el historiador conde de Campomanes.

En 1223 quedó definitivamente para los cristianos el monumental castillo de Trujillo.

(Castillos de España - Carlos Sarthou)

No hay comentarios: