Selección por provincias

lunes, 25 de mayo de 2009

Castillo de Ainsa - Huesca


Limitando la llanura que riegan los ríos Ara y Cinca, en su confluencia, y recostada la villa en un promontorio, rodeóse, para su defensa, de antiquísima muralla, perforada por tres puertas, y además el castillo, que a poniente se aparta, en las afueras del murado. Es de origen moro, y su planta, cuadrilonga, circundada de muros con un baluarte en cada extremo y foso que los une, siendo modernas estas obras de mayor fortaleza.
En el intramurado hay una magnífica plaza de armas, en cuyo frontis se conserva el histórico palacio real de Sobrarbe, aunque ya deteriorado; vestigio de un templo antiguo, un gran aljibe y otras obras interesantes. Los recios muros perduran fuertes a través de sus centurias, y la posición del castillo es tan privilegiada, que más de una vez se pensó en rehabilitar esta fortaleza que domina llanos y montes desde los Pirineos hasta la sierra de Arva.
En los antedichos muros perduran unos arcos que alcanzan diez metros de altura. Y en el interior del castillo hay unos subterráneos que comunicaban con la plaza principal del pueblo por una salida edificada con piedra de sillería.