Selección por provincias

viernes, 20 de noviembre de 2009

Casa de los Botines


La Casa de los Botines (cuyo verdadero nombre es Casa Fernández y Andrés) es un edificio diseñado por el arquitecto español Antoni Gaudí, quien llevó el modernismo catalán a su máximo esplendor. La Casa Botines está situada en la ciudad de León, junto al antiguo Palacio de los Guzmanes, que pertenece a la época renacentista. Fue construida entre 1891 y 1894.
Descripción [editar]La construcción del edificio se debió a la iniciativa de unos prósperos comerciantes de tejidos de León, Simón Fernández Fernández y Mariano Andrés Luna, que estaban relacionados con industriales textiles catalanes, uno de los cuales, Eusebi Güell, recomendó a Gaudí como arquitecto para diseñar la nueva sede del negocio en la capital leonesa, ya que por entonces estaba construyendo cerca de León el Palacio Episcopal de Astorga. Gaudí delegó la dirección de las obras en el constructor Claudi Alsina i Bonafont, uno de sus ayudantes en varias obras en Barcelona, y contó con la colaboración de varios albañiles y artesanos catalanes.

La casa es conocida como de los Botines por el segundo apellido de Joan Homs i Botinàs, comerciante catalán fundador de la compañía de la que Fernández y Andrés fueron empleados, y que adquirieron a la muerte del señor Homs.

El proyecto de Gaudí fue un impresionante edificio de estilo neogótico, resuelto con su inconfundible estilo modernista. El edificio sirvió para albergar en sus plantas bajas los despachos y almacenes del negocio de tejidos, y disponía al mismo tiempo de viviendas en las plantas superiores: en la principal los dos pisos de los propietarios, y en las restantes pisos de alquiler; por último, se ubica un desván, con cubierta a cuatro vertientes.

La construcción se realizó con muros de sólida cantería caliza, dispuesta en forma de almohadillado. El edificio está flanqueado por cuatro torres cilíndricas rematadas con elevadas agujas de forma cónica, hechas de pizarra, y rodeado de un foso con reja de forja. Las ventanas son de guillotina, con voladizos inclinados para retener la nieve, muy frecuente en el invierno leonés.

Gaudí realizó el foso en unas zanjas corridas rellenas de mampostería hormigonada, como era costumbre en Cataluña, por lo que recibió la crítica de varios ingenieros que alegaban que ese sistema no era válido para ese terreno, por lo que la cimentación corría grave peligro. A todo ello contestó Gaudí:

"Que me envíen estos informes técnicos por escrito y yo los colocaré en unos marcos del vestíbulo de la casa cuando ésta esté terminada".
La fachada es de estilo gótico, con arcos lobulados, y tiene un reloj y una escultura de San Jorge y el dragón, obra de Llorenç Matamala En 1950, durante unas obras en las que se pretendía sustituir la estatua de San Jorge por una de la Virgen del Camino, patrona de León, se encontró detrás de la estatua un tubo de plomo que contenía una serie de documentos relativos a la obra, como los planos del edificio firmados por Gaudí, el contrato de propiedad del solar, el acta de conclusión de las obras y unos periódicos locales.

Restaurado en 1951, el edificio fue declarado Monumento Histórico en 1969, y es en la actualidad la sede de Caja España, entidad que lo rehabilitó en los años 1990, actividad que le valió el premio

domingo, 15 de noviembre de 2009

Castillo de la Mota


Sólo perdura una enorme torre en el ángulo llamada del Caracol. Levantada a principios del S.XVI y cuya mole defensiva no logra hacer olvidar sus condiciones de residencia palaciega, una de las mas hermosas de la España Medieval.

Posee ventanas geminadas en los cubos de ángulo y amplios miradores con arco escarzano sobre matacanes en las caras principales, donde ya vemos algunos elementos renacentistas.

Castillo de Puebla de Sanabria



Segunda mitad del XV, construido por el cuarto conde de Benavente, Rodrigo Alonso Pimentel.
Es de planta cuadrada reforzada con grandes cubos cilíndricos en los ángulos y una poderosa torre central que se denomina "El macho".


Presenta zona de residencia en el muro sur con amplio balcón sobre matacanes.

Castillo de Aunqueospese


Situación - El castillo de Aunqueospese se encuentra en la provincia de Ávila, a 2,5 kilómetros de Mironcillo, sobre los peñascales de las primeras estribaciones de la sierra del Zapatero, asomado al Valle Amblés.

Se puede llegar a él desde un camino forestal que parte desde la localidad, y que marca una nave que hay que dejar a la izquierda. La subida es ciertamente penosa, por lo que, si se hace a pie, es recomendable no hacerlo en horas de intenso sol y llevar agua. Si se decide ir en coche, habrá que tener en cuenta que el camino se hace impracticable a medida que se sube. Casi a pie de castillo se puede llegar fácilmente con un vehículo todoterreno. Hay que tener precaución, ya que existen colmenas antes de llegar al castillo. El último repecho ha de hacerse a pie y con cuidado porque el suelo está muy resbaladizo.

Historia - La construcción del castillo de Aunqueospese fue iniciada en 1490 por Pedro Dávila, capitán del duque de Alba, sobre un territorio usurpado a la comunidad de Ávila. Esta presentó un pleito que obligó a paralizar las obras, de tal manera que no pudo ser terminado hasta 1504, por Esteban Dávila, hijo del anterior.

Siempre se ha pensado que esta construcción fue levantada sin autentico fin defensivo y en fecha bastante tardía, siglo XV, pero según diversos estudios el actual castillo se asienta sobre un antigua fortificación musulmana. De todos modos no hay nada claro, y por ello no es de extrañar que sea objeto de numerosas leyendas que hacen referencia a unos amores contrariados, a rivalidades seculares entre caballeros de la ciudad y a amores imposibles entre una princesa árabe y un prisionero cristiano.

Descripción - Este castillo, obra del feudalismo (gótico del siglo XIV) pertenece al tipo castellano roquero. Aún conserva, a pesar de su desmoronamiento, el imponente aspecto de sus altos muros y gruesos cubos, además de algún detalle arquitectónico en la puerta interior.

Materiales - Combina el sillar, el sillarejo y la mamposteria, distribuidos alternativamente en los dos recintos que forman la fortaleza.

Propiedad y uso - Es propiedad del Duque de Medinaceli.

(según Castillosnet)

lunes, 9 de noviembre de 2009

Fortaleza del Conde de Lemos (Monforte de Lemos)


Ya de lejos se reconoce su silueta: una torre almenada corona un monte aislado en la llanura.

Del antiguo castillo del siglo XIII se conservan algunos tramos de la muralla, dos puertas y la torre de homenaje.

Los treinta metros de la torre se encuentran divididos en cuatro plantas y coronados por una terraza almenada. Desde ella se domina la planicie de las tierras de Lemos y los más destacados edificios de Monforte: el puente medieval y el colegio de Nuestra Señora la Antigua.

(Datos y fotografía extraidos de "Guía del viajero" de Susaeta Ediciones)