domingo, 20 de junio de 2010

Castillo de Alija del Infantado


La villa de Alija del Infantado queda situada en la carretera que sale de la general de Benavente a La Bañeza. Se pasa el hermoso puente de La Vizana de cinco arcos sobre el Orbigo, digno puente para paleta de pintor y con un kilómetro más de camino nos hallamos ya en Alija.

Fue villa de señorío de los Ponce en el siglo XIII. El castillo se encuentra situado al final de la villa, adentrándose en el pueblo y se coloca entre un arroyuelo y un pago lleno de juncias. Es un bastión de tapial de imponente grandeza.

Los duques del Infantado lo reconstruyeron en lo que muestra en la actualidad. Ruinas de vastísimo cuadrilátero con cubos en los ángulos, flanqueado por una puerta con arco redondo. La puerta tiene un herraje muy hermoso. La obra es del siglo XV.

Conserva un andén de matacanes y alguna torrecilla cuadrada en los lienzos con alguna mampostería.

Dentro del recinto y separado por amplia plaza, quedan las ruinosas construcciones del palacio en compartimentos con almenados muros, galería arruinada, columnas de piedra, los restos de torres almenadas y tenía una portada de tres arcos agudos de ladrillo, del siglo XIII. Todo ello sufrió un incendio por los ingleses en 1808 y otro devastador y casual en 1887, quedando totalmente inservible.

Por el pueblo se han repartido piedras labradas del castillo y merece especial visita la iglesia de San Esteban, del XVI con artesonado morisco y la de San Verismo con portada toscana del XVI y la capilla de mampostería del siglo XIII.

En el cercano pueblo de Genestacio hay un magnífico retablo chinesco con tablas góticas al óleo, de época de los Reyes Católicos, que merece su visita porque es un conjunto de belleza.

No hay comentarios: