Selección por provincias

lunes, 20 de septiembre de 2010

Castillo de Carlos V - Fuenterrabía

El Castillo de Carlos V en Fuenterrabía (Guipúzcoa, España), actualmente destinado a Parador, es uno de los edificios más significativos de la ciudad.


Se trata de una fortaleza de planta rectangular construida a finales de la Edad Media por el rey Sancho Abarca de Navarra y ampliada por Sancho el Sabio en 1194 en la parte más alta del promontorio. Se constata en 1200 la existencia del castillo con motivo de la toma de Guipuzcoa por Alfonso VIII. Mas tarde, los Reyes Catolicos construyeron un castillo que Carlos V mando ampliar y restaurar, construyendo una gran plataforma artillera rectangular a la que debemos la representativa fachada del edificio.


Durante la mayor parte de su historia estuvo destinado a la función de cuartel y de residencia del gobernador de la plaza militar. Sufrió numerosos avatares a lo largo de su historia. En 1660 sirvió de residencia de la familia real española durante los esponsales de la infanta española con el futuro rey francés Luis XIV de Francia en la cercana Isla de los Faisanes. En 1794 quedó severamente dañado por las tropas francesas. A principios del siglo XX el edificio se encontraba en ruinas. En 1968 fue rehabilitado y transformado en Parador nacional, función que sigue cumpliendo en la actualidad, siendo el único de esta red de hoteles estatales que se ubica en la provincia de Guipúzcoa.

Castillo de Aroche


Situado en la parte más alta del cerro que sirve de asiento a la villa de Aroche, tiene su recinto 98 metros de longitud máxima en dirección Sureste-Noroeste.

Su planta es un triángulo rectángulo con la hipotenusa en forma curva. Está formado por lienzos de tapieria de más de 10 metros de altura por algunas partes y 1,50 metros de espesor, hallándose flanqueado por nueve torres resaltadas de 4 a 5 metros hacia fuera de la murallas. Las mayores se hallan en los tres ángulos del recinto, levantándose sobre relej escalonado y tienen esquinas y rafas de ladrillo, siendo algunas tapias de mampostería de piedra; estas tres torres debieron tener cámaras al nivel del paseo de ronda, pero solo la conserva la del ángulo del Este; su planta es cuadrada y está recubierta por bóveda del medio cañón, teniendo saeteras en los tres lados exentos. La puerta principal del castillo se halla en el lienzo del Sureste pero ha sido tan rehecha que se hace imposible determianr su primitiva estructura; en la actualidad está formada por un gran arco de medio punto de ladrillo sin imposta, coronado por una construcción al parecer del siglo XVII. A la izquierda de la entrada existen algunos restos de la organización primitiva, especialmente una nave cubierta por una bóveda de cañón seguido; en esta parte debió hallarse lo que se llamaba "el palacio" o sea, la morada del alcaide. En el lado Suroeste, entre la torre del ángulo Oeste y la inmediata se abre una segunda puerta en mejor estado de conservación: está formada por dos arcos, exterior e interior, de herradura apuntada, unidos por una bóveda de cañón igualmente apuntado y con un alfiz que corta el trasdós del arco y sobrepasa la clave. Todo el macizo donde se abre esta puerta es de ladrillo. El estado de conservación del castillo es bastante precario, hallándose instalada actualmente en su interior una plaza de toros cuyos tendidos apoyan en la muralla.


Historia - El castillo de Aroche fué uno de los construidos por el Concejo de Sevilla haciendo uso de la autorización que le dió Sancho IV en 1293, fecha que puede admitirse para el recinto, pero la puerta del costado Suroeste nos parece de fecha posterior, abierta en alguna de las reconstrucciones que sufrió el castillo;tenemos referencia documental de una importante obra realizada en 1386 con un coste de 15.000 maravedís: quizás ella pueda relacionarse con la construcción de la citada puerta. En 1454 se pagaron a Ruy Diaz de Cuadros, alcaide del castillo, 40.000 maravedís que habia gastado en obras y reparos en el mismo y entre 1459 y 1466 se gastaron en obras 36.000 maravedís en la misma fortaleza. Por último entre 1518 y 1519 se libraron al alcaide para obras 154.140 maravedís.

Castillo de Barchell - Alcoy

El castillo de Barchell, situado en el término municipal de Alcoy (provincia de Alicante, España), es una construcción medieval del siglo XIII que se sitúa sobre un montículo rocoso, en mitad de una pinada, junto a la carretera que une Alcoy y Bañeres.



Aunque han desaparecido las cubiertas, conserva todo el recinto amurallado. Destaca su torre prismática de base cuadrangular de 5 x 8 metros de base y de unos 20 m de altura a la que se accede por un hueco de pequeñas dimensiones, terminado en arco de medio punto. Al interior contaba con tres plantas hoy desaparecidas y al exterior se encuentran restos de construcciones adosadas, así como tapias de gran altura, todo ello construido en tapial.

Castillo de Monforte de Lemos

El castillo de Monforte de Lemos se alza sobre el monte de San Vicente, en el valle de Lemos.



La fortaleza fue el centro de acción de la familia Castro, propietaria de numerosos castillos y tierras gallegas.


La historia reciente del castillo podemos situarla en 1332 cuando Pedro Fernández de Castro recibe el castillo de manos de Alfonso XI como premio a sus acciones.

La construcción que hoy en día conocemos es fruto de la profunda restauración que se llevó a cabo en el siglo XVII, de la que se conserva en buen estado la muralla, torres y puertas, la más antigua de ellas la de la Alcazaba, datada del siglo XIII, importante no sólo por su antigüedad sino también por ser la única entrada al barrio de la judería.


También ha sido posible conservar la torre del homenaje, construcción rectangular levantada treinta metros con piedra y unos gruesos muros que han permitido su longevidad. La torre estuvo dividida en cuatro plantas a las que se accedía por un puente levadizo.