lunes, 1 de noviembre de 2010

Castillo de Guadalest

En el centro del valle del río que le da nombre, se levanta sobre un elevado peñasco este castillo-fortaleza de Guadalest, al que sólo se puede acceder por una grieta en la roca habilitada como puerta de la villa medieval, que se emplaza en su cima, dentro de su muralla.


La fortificación de muros-cortina posee dos partes diferenciadas, la N-NO, formada por un gran recinto amurallado, seguramente el antiguo albacar, que asciende hasta su cumbre formado por torres de tapial de planta rectangular de época islámica reforzadas por un anillo de baluartes circulares de mampostería con moldura en toro, característicos del siglo XVI. En el extremo opuesto, sobre el espolón de mediodía, se conserva un reducido recinto, dominado por una gran torre exenta de planta cuadrada, realizada en tapial y rematada con almenas.


En el interior de este recinto, en su ladera N, se levanta la ciudad encerrada en un espacio fortificado, acoplada a la orografía de la peña que por su flanco de poniente todavía conserva su fábrica de tapial, sobre mampostería y rematado en almenas. En el centro de la población se levanta aislado lo que se conoce como el aljibe, pero que en realidad son los restos de una torre exenta de fábrica de tapial, de la que se conserva una sola planta y cuyo interior alberga dos naves en paralelo con cubiertas de bóveda de medio cañón, y que en conjunto responde a una gran torre de época islámica, posiblemente de fines del siglo XII y principios del siglo XIII, conectada visualmente con la torre de Benimantell, sobre un crestón al NO del valle.
El origen del asentamiento es del siglo XI, aunque los restos de fortificación conservados son del siglo XII, reformados intensamente a fines del siglo XV y principios del siglo XVI. En el año 1644 fue sacudido por un terremoto, en 1708 fue volada la parte de poniente y en al año 1848 se inutilizó militarmente. Hasta el año 1993 perteneció a los descendientes de los marqueses de Guadalest, los cuales lo han vendido a la población de Guadalest, sus actuales propietarios.

(según Rafael Azaur y F.J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

No hay comentarios: