Selección por provincias

martes, 21 de diciembre de 2010

Castillo de Arcos del Jalón

Como encrucijada de caminos en el valle del río Jalón y paso natural entre Castilla y Aragón, Arcos gozará de una importancia clave en época medieval, que perdurará en menor grado hasta nuestros días. Importancia heredada de su ancestral pasado celta, romano, visigodo, árabe, especialmente árabe, y cristiano, que dejarían su huella en el estirado cerro que domina la ciudad en forma de arruinado castillo.

El castillo, de planta triangular, cuenta con una sólida torre del homenaje adosada a los lienzos de la muralla este, muralla que conserva casi toda su altura al contrario que la occidental, casi desaparecida. El acceso original al recinto se encontraría precisamente situado a la izquierda de esta torre, sobre la que están las armas de los Albornoz y Luna. El recinto, que contaba al parecer con un gran aljibe, hoy se encuentra cubierto y explanado.


La torre es casi cuadrada, según el Corpus de castillos medievales de Castilla de 12,8 x 12,6 metros y unos 16 metros de altura, con gruesos muros de dos metros. Disponía de acceso en alto, en lo que hoy es un derrumbado y gigantesco hueco, que junto con dos minúsculas saeteras son los únicos huecos que dispone al exterior, lo que la confiere su apariencia de solidez. Aparenta haber sido más alta, a juzgar por el escalonamiento exterior a la altura de una imposta y por estar totalmente desmochada. El interior muestra los restos de un arco para el apoyo de las vigas de madera. Las esquinas están realizadas en sillar.


Destaca especialmente el hecho de que la fábrica de toda la construcción es de mampostería con hileras (verdugadas) de ladrillo al más puro estilo morisco. Y no es por casualidad. En Arcos, como sucedería en todo el valle del Jalón, se asentaba una importante población morisca de costumbres muy arraigadas. Todos sarracenos menos el alcalde... escribiría en 1495 el viajero Jerónimo Münzen. La Inquisición de Cuenca levantó tan sólo en Arcos y Deza más de un tercio del total de sus procesos archivados contra moriscos.


Lucas y Blasco describieron hallazgos de cerámicas campaniformes del eneolítico-bronce en las prospecciones de 1979 y 1980.


Discurre por el valle la importante calzada romana correspondiente a la número 24 del Itinerario de Antonino, desde Emérita (Mérida) a Caesaraugusta (Zaragoza), que en la provincia pasa por Ocilis (Medinaceli), Arcóbriga (Arcos de Jalón) y las proximidades de Montuenga de Soria.


Aunque se supone castillo del siglo XIV, su primitiva traza e importancia en la época de dominación árabe hace pensar en un origen anterior. Es indudable su importancia para el control del acceso a Aragón por el valle del Jalón junto con los castillos de Montuenga de Soria, Somaén, Jubera y la propia Medinaceli en la provincia de Soria, y que con seguridad contarían con un abundante conjunto de atalayas como la probable de Aguilar de Montuenga.


Su primer propietario conocido es Fernán Gómez de Albornoz y Luna, en tiempos de Alfonso XI. Pedro I el Cruel tomará la villa en 1358 como consecuencia del apoyo prestado por la familia Albornoz a la causa del Trastámara. Sería objeto de disputas entre castellanos y aragoneses durante las guerras de la Raya. Tiempo después sus descendientes venderán Arcos a Juan Duque. Su esposa, Sancha de Rojas, lo hereda tras la muerte de éste, entroncando poco después con el apellido Manrique. Herederos de este linaje venderán de nuevo Arcos, en 1440, al procurador de Luis de la Cerda, conde de Medinaceli, casa a la que pertenecerá hasta el siglo XIX.


Madoz, en 1850, hace una extensa referencia al castillo de Arcos de Medinaceli cuando escribe "...Sobre el cerro que domina la villa por el lado oeste, subsisten los muros de un antiguo castillo, propiedad del Excmo. Sr. duque de Medinaceli, que fue alcaide del mismo, conservándose aun sus cuatro fuertes muros algo desmoronados; su entrada principal debió ser por la parte del norte; y en la del sur hay todavia un torreon muy sólido, parte de piedra blanca y parte de cal y canto, sin escalera, pisos ni divisiones, en el que se ve un arco de grande dimension ..."


La despoblación que sufre gran parte de la provincia llegará a Arcos de Jalón de la mano del mismo que lo hizo crecer hasta el tercer cuarto del siglo XX, cuando RENFE abandonó parte de sus instalaciones. Pese a todo, Arcos de Jalón sigue siendo uno de los focos de economía de la provincia con sus más de 1400 habitantes censados. A más de 90 kilómetros de la capital, su ámbito de influencia está centrado en las vías de comunicación entre las castillas y Aragón a través de la N-II de Madrid a Barcelona.


(Foto y texto de la Web de "Castillos de Soria")

El Castillo de Maceda

El Castillo de Maceda, declarado Monumento Histórico-Artístico por Decreto del 22 de abril de 1949 (BOE núm. 125, de mayo de 1949), remonta sus orígenes al siglo XI y cumplía una función de vigilancia y defensiva, primero contra las incursiones musulmanas y posteriormente lusitanas.


Tiene los muros interiores más gruesos de cualquier fortaleza europea.


Aquí vivió hasta la edad de 11 años, Alfonso X El Sabio , autor de las celebérrimas Cantigas de Loor de Santa María, y nació el egregio navegante Joâo da Nova, alcaide de Lisboa de 1496 a 1501 y descubridor, entre otras, de las Islas de Ascensión ( jamás un ser humano ha nacido en ella ), Santa Helena ( aquí fue desterrado Napoleón y es donde murió) y Ceilán.


El edificio civil más relevante de la Edad Media en Galicia. Actualmente está convertido en hotel.

Castillo de Orihuela

En un promontorio en saliente de la sierra de Orihuela, a modo de avanzadilla o espolón sobre la Vega del Segura, se aprecian los restos ruinosos de lo que fue el alcázar de la medina de Orihuela, cabeza administrativa de la antigua Cora de Tudmir.


La fortaleza era un todo con la ciudad islámica de Orihuela y se ordena en una serie de recintos progresivos: el superior o "celoquia", en la parte más alta, estaba reservado a la jerarquía militar y de él se conservan una cisterna y un encintado poligonal, sin cubos, siguiendo la orografía del terreno. De éste partía un segundo recinto a modo de gran albacar del que se conserva su flanco del mediodía, compuesto por cinco cubos en saliente, vaciados al interior, con mampostería en su base y remate de encofrados de tapial. En este frente se encuentra el paso actual: recto y defendido por dos torres de plantas rectangulares de gran formato.


La obra de este conjunto, por sus características constructivas: muros con basamento de mampostería y vuelo de tapial, cubos huecos formados por los quiebros del mismo lienzo, anchura de los muros y tasmsño de las cajas del tapial, etc. Podemos suponerla de época taifa-almorávide, es decir, de fines del siglo XI primera mitad del siglo XII.


De este recinto arrancan dos lienzos de murallas en orientaciones distintas y que descienden para buscar la medina. Estas murallas, que enlazarían con los tres recintos de Orihuela, presentan facturas distintas; las del flanco del SE, en disposición de cremallera, parecen más antiguas y están realizadas en fábrica de tapial; mientras que las de la vertiente de poniente bajarían, a través de una serie de torres macizas y en saliente, a buscar la torre de "Embergoñes". Ésta es un interesante ejemplo de torre de planta hexagonal, realizada con la técnica del tapial y que nos recuerda a la existente en el castillo de Cullera (Valencia) o a las más conocidas de las cercas de Cáceres y Badajoz, obras todas ellas encuadrables dentro del grupo de las construcciones militares levantadas en época almohade.


Con la conquista cristiana de Orihuela y su paso a la corona aragonesa a principios del siglo XIV, el castillo fue perdiendo la categoría y función que poseía en época islámica y, por tanto, sus recintos, alcazaba y albacar, fueron decayendo sin aclimatarse nunca a las necesidades de la nueva sociedad cristiana. No pudo ser castillo palatino o señorial porque Orihuela siempre fue villa Real y, por otro lado, las buenas defensas urbanas les permitieron hacer frente a los avatares históricos de la Baja Edad Media.


La nueva política desarrollada por el Imperio en el siglo XVI dejó a un lado a esta fortificación por inservible y obsoleta; tal era su situación que en el siglo XVIII se solicitaba la construcción de una habitación para refugio de los soldados.


Esta serie de circunstancias han permitido que llegue hasta nosotros este castillo, ejemplo fósil de lo que fué la alcazaba islámica de Orihuela, cuyos orígenes físicos no hay que buscarlos en el siglo VIII sino en pleno siglo X y cuya muerte fué anunciada con la sacramentación de su última mezquita.


(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

lunes, 6 de diciembre de 2010

Castillo de Alcalá de los Gazules

El Castillo de Alcalá de los Gazules se encuentra en la cima del cerro donde se ubica la población homónima de Alcalá de los Gazules, en la provincia de Cádiz. Castillo con coraza, pertenece morfológicamente al estilo de construcción militar almohade.


Historia


Aunque el asentamiento tuvo origen romano, el castillo fue construido por los musulmanes entre siglos XII y XIII, y estuvo en uso hasta que fue destruido parcialmente en el año 1811 durante la Guerra de la Independencia Española, cuando fue volado por los franceses. Tras la construcción musulmana la población pasaría a llamarse "Qalat at Yazula" y más tarde "Castillo de los Gazules" al ser entregada por el rey de Granada a la familia del mismo nombre, compartiendo la población el mismo nombre al estar confinada en él.


En 1264 la ciudad es reconquistada por las huestes cristianas de Alfonso X el Sabio, quien en su "Crónica" es el primero que le da el nombre de "Alcalá de los Gazules". Éste lo dona a la orden religiosa de Santa María de España.


Años más tarde pasaría a depender de la Casa de Alcalá, cuya cabeza ostentaba el título de Duque de Alcalá. Con el posterior crecimiento de la ciudad, ésta traspasa con creces los muros del castillo por lo que pasa a tomar la denominación de Castillo de Alcalá de los Gazules. Se sabe que a finales del siglo XVIII el alcaide del castillo fue el maestrante de Ronda Alonso Delgado de Mendoza y Pérez de la Peña. El castillo mantuvo su utilidad defensiva hasta 1810, momento en el que la villa resiste a los franceses, a cuyas tropas causaron numerosas bajas. En represalia al año siguiente los soldados de Napoleón pasaron a cuchillo la población, saquearon el pueblo e incendiaron y volaron el castillo


Estado actual


Hoy en día se encuentra en estado ruinoso aunque se conservan lienzos de murallas y torreones así como dos puertas, las llamadas de la Villa y Nueva. También se conserva parte de la Torre del Homenaje, de planta rectangular con muros en forma de talud. Del Castillo, punto más alto, queda en pie la torre, y pueden apreciarse restos de una bóveda, un arco ojival, la puerta y su división en tres plantas, que marcan sus diferentes épocas. Bajando se encuentra el Beaterio de Jesús, María y José, hoy residencia de ancianas y colegio, ambos regentados por una orden religiosa exclusiva de Alcalá de los Gazules, fundada en 1788.


En consonancia con el proyecto la Diputación Provincial de Cádiz ha adjudicado la obra del camino al Castillo para su nueva pavimentación, supresión el tendido eléctrico aéreo, instalación bajo tierra de la red de baja tensión y telefonía e implantación de alumbrado público, a la empresa Construcciones Torres Reviriego por un importe de 157.682 euros, estando contempladas dentro del Plan Provincial de Cooperación de Obras y Servicios de Competencia Municipal para el año 2007. Esta obra afecta a 400 metros lineales y a una superficie de 2.400 metros cuadrados.


Bien de interés cultural


En 1984 fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento encontrándose ahora bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. Su acceso es libre.


(según Wikipedia)

Castillo de Zamora

El Castillo de Zamora es una fortificación de la localidad de Zamora (Castilla y León, España).


Historia


El origen del propio edificio plantea el primer problema. Según las crónicas fue mandado construir por Alfonso II, aunque los estudios realizados por diferentes historiadores afirman que probablemente estaría realizado por Fernando I. Por tanto, el edificio dataría de mediados del siglo XI. En cualquier caso, de esta época quedan muy pocos restos.


Paso del tiempo


La ciudad de Zamora constituía un pilar básico para los reinos cristianos en el proceso de reconquista. De hecho, la toma de esta ciudad a los árabes es descrita en sus crónicas como un terrible varapalo. Es por ello que históricamente ha tenido importancia desde su edificación hasta siglos posteriores. Bajo el reinado de Felipe V se le hicieron reformas destinadas a adaptarlo a las nuevas técnicas de guerra, como la potente artillería.


Actualidad


Actualmente se conserva el perímetro del castillo, rodeado de un foso que se halla casi íntegro. Los muros de mayor importancia, el patio de armas y la torre del homenaje también han llegado hasta nuestros días. El Decreto de 22/04/1949 lo declara bajo su protección, mientras que en la ley 16/1985 se le señala protegido por el Patrimonio Histórico Español. Hoy en día es propiedad del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, que se encarga de su conservación. La ciudad de Zamora lo utilizó para albergar la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Zamora, y hasta el 2007 albergó la Escuela Oficial de Idiomas.


Después de cuatro años de obras, el pasado 2009 concluyeron los trabajos de recuperación y consolidación de las estructuras defensivas y El Castillo de Zamora pudo abrirse al público para su visita, con una imagen totalmente renovada tanto de la fortaleza como de los jardines colindantes. Integrado en el recinto defensivo, y formando parte de su conjunto y de su estructura, se ha instalado el espacio expositivo Baltasar Lobo, Castillo Centro de Arte, dedicado a la obra del escultor zamorano.




Configuración


El castillo de Zamora tiene una planta con forma de rombo. En ella destacan tres torres (dos con cinco puntas y una con siete). Todo el edificio está flanqueado por un foso de gran profundidad, que a su vez le da seguridad el gran grosor de los muros -más de dos metros de media-. Para acceder a él hay un puente que antaño era levadizo y que va a parar a una puerta con un arco apuntado.


Tal y como se ha dicho antes, de la base original no quedan muchos vestigios. Además, tras las reformas acometidas por Felipe V buena parte de la estructura fue modificada, con la inclusión de un terraplén y algunos elementos más que lo adaptaban al contexto de la época.


Importancia


Se trata de una de las obras más importantes dentro del recinto amurallado de la propia ciudad, así como del contexto castellano y leonés en general. Está ubicado sobre una elevación natural que le daría más poderío defensivo si cabe.


Entorno en la ciudad


Anexa al castillo se encuentra una zona conocida como "Parque del Castillo", formada por unos jardines y un mirador. Éstas darían cuenta de las reformas llevadas a cabo entre los siglos XVI y XVIII, por lo que con un simple vistazo se puede observar una curiosa conjugación entre propuestas arquitectónicas separadas en el tiempo por varios siglos.


(Datos y foto de Wikipedia)

Castillo de Busot

El castillo se encuentra en una pequeña loma al NE de la villa. en la estribación Sur del Cabego d'Or, con un altitud de 350 m sobre el nivel del mar, al que se accede a través de la carretera comarcal Alicante-Aguas. Se trata de una construcción de doble recinto amurallllado. En la parte más alta del frente S sobresale la Torre Mocha. De planta cuadrada, construida en tapial de 80 cms. de altura, con pronunciados mechinales, enlucida al exterior y con determinados refuerzos de mampostería en las esquinas. A esta torre se ha añadido una estructura poligonal en la que se alternan los lienzos de tapial con el abaluartamiento de mampostería atalutada del frente NE que cumple la misión de defender el ingreso. Dicho acceso está determinadoi por la liza, abierta y sin puerta, que corre bordeando la loma por el frente E.


El antemural, de considerable grosor y levantado en mampostería. arranca desde el NE, a la altura del bastión superior, siguiendo en línea recta hasta conectar con una torre con pronunciada zarpa alamborada de sillería y con esquinas encadenadas en el vuelo. A partir de aquí y hasta el bxde del ángulo NO, el lienzo de la muralla sirve de refuerzo para un aljibe de planta rectangular en mampostería con bóveda de medio cañón y paramentos de tapial, muy similar al que se puede ver en el castillo de Planes. Continúa el paño en dirección E para enlazar con un conjunto de dos torres construidas la primera en tapial y en mampostería la segunda, para deslizarse hacia el S en una sucesión de muro-cortina y cubos, éstos en número de tres.


Los restos arqueológicos nos testimonian el origen islámico, (siglos XII y XIII) de este castillo; aunque la primera noticia escrita nos la proporciona el documento del año 1252, en el que se le menciona como integrante del territorio administrativo de la ciudad de Alicante. Sus palpables reformas constructivas, aseveran una fuerte intervención en la Baja Edad Media, dotando al castillo, a fines del siglo XV, de varios cubos de sillería con marcadas bases alamboradas; obras todas ellas que se llevaron a cabo bajo el señorío de los Martinez de Vgera. En la actualidad está muy derruido y aunque se han realizado recientes excavaciones es urgente una profunda consolidación y restsurasción.


(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

Castillo de Covarrubias - Soria


En el término municipal de Covarrubias, sobre un cerro conocido como "El Castillo", de 990mts de altura, cercano al río Duero y a la carretera de Almazán a El Burgo de Osma, encontraremos los restos de una torre o castillejo de origen medieval.


Este cerro, que domina una amplia extensión, contiene además un pequeño asentamiento o castro celtibérico, habitado entre los Siglos III-II a. de C.


Pese a los escasos restos que quedan y que sólo se conservan un par de metros de altura, es perfectamente apreciable el fuerte talud de la base de la torre. Su planta es rectangular, con un hueco interior de 6,00 por 5,00 mts., y unos muros, en su parte más alta, de 1,20 mts. de grosor. La fábrica es de mampostería y sillarejo, con piezas más grandes en la base, apreciándose una disposición cuidada de las caras exteriores de las piedras. No es posible determinar la altura de la puerta, si bien sería lógico pensar en un acceso elevado siguiendo otros ejemplos abundantes en la provincia.


Su emplazamiento guarda más similitud con las torres o castillejos de Moñux y Castil de Tierra que con las torres de refugio del valle del Rituerto como Noviercas, Castellanos o Masegoso, si bien su forma y dimensiones son más parecidas a éstas últimas.


En el Madoz encontramos una vaga referencia a la torre de Cobarrubias cuando nos indica, refiriéndose al término, que "...dentro de él, y como a una distancia de 1/4 de legua, se encuentra un torreon de atalaya que segun su fábrica es del tiempo de los moros...".


(Foto y datos de la Web de "Castillos de Soria")