Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



domingo, 20 de marzo de 2011

Castillo de Cocentaina

El Castillo de Cocentaina está construido en la parte más alta de la montaña rodeando prácticamente toda su cumbre. Sus restos son de aparejo de mampostería, aunque se encuentra completamente arrasado y en algunos puntos desaparecido. En su parte S se distinguen los restos de un pequeño cubo semicircular. A pocos metros del muro del albacar se puede ver parte de un lienzo de muralla que podría haber pertenecido a un posible doble amurallamiento o a una entrada en codo.


En el interior existe, aunque muy derruido, un aljibe que mide 9, 5 x 2, 5 m y en él se aprecia el grosor de los ángulos y el enlucido superior de color rojo, características éstas de los aljibes musulmanes.


En la parte S de la montaña y a unos 300 m del castillo, existen restos de una pequeña torre de guaita, conocida como "Torejador", de planta circular, con 4, 5 m de diámetro interior y 0, 75 m de grosor de su muro. Está construida con aparejo de mampostería con marcadas tongadas de cal de las mismas características que las localizadas en el albacar. También existe en la parte O otra torre de guaita completamente derruida, es más pequeña que la del S y está construida con la misma técnica, midiendo 1, 50 m de diámetro en su interior, siendo difícil precisar el grosor del muro. Además, y presidiendo este conjunto de estructuras, en su punto más alto, se levanta la gran Torre Gótica.


Esta torre-castillo se construyó en la parte más alta de la montaña. Es de forma cuadrada de 13, 5 m de lado por 11, 2 m de altura, más la base ataludada que varía entre 2 y 4 m. Todo la edificación tiene una gran uniformidad, construida al interior en sillería y al exterior en mampostéría con refuerzo de sillería escalonada en las esquinas. Remata el conjunto un cuerpo, hoy desarbolado, posiblemente volado y apoyado sobre una cornisa o citara amatacanada, al estilo de la existente en las torres del Palacio de la villa.
En su interior se distribuye el espacio en dos plantas unificadas por un gran patio de luces abierto que termina en el aljibe. El resto ocupado por tres estancias por piso. Las habitaciones se distribuyen en forma de "L", con bóvedas de medio cañón las más pequeñas (NE) y de cubierta plana sobre artesonado de madera, hoy desaparecido, las salas mayores de planta rectangular (Mediodía). Seguramente se comunicaban por medio de escaleras de madera, hoy desaparecidas. Las aberturas son de sillería, la puerta principal emplazada en su fachada NE, es de arco de medio punto y apainelado al interior. Las habitaciones de la primera planta disponen de aspilleras rectangulares talladas en sillería y las superiores ventanas de marcado derrame al interior con arcos geminados, de medio punto, con intradós moldurado y parteluz desaparecido.


Los restos arqueológicos encontrados en el castillo confirman un origen islámico de los siglos X-XI, coincidiendo con la menciones de las fuentes árabes que hablan del "hisn" o castillo de Cocentaina; el castillo se mantuvo como fortificación de la ciudad que se extendió a sus pies hasta su conquista por las tropas aragonesas a mediados del siglo XIII. Con la llegada del almirante Roger de Láuria el monarca Jaime II le concede el 13 de Septiembre de 1291 la villa y castillo de Cocentaina. Según algunos autores, su construcción se llevó a cabo a principios del siglo XIV, encargándose su diseño a un arquitecto italiano; ciertamente, los rasgos pre-góticos de su arquitectura: arcos de medio punto geminados, así como la utilización de la sillería, nos recuerda a la torre triangular del Castillo de la Mola en Novelda, la cual también denota la falta de elementos defensivos propios de la utilización de la pólvora; por todas estas razones, pensamos que esta torre debió construirse en la primera mitad del siglo XIV.

(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

No hay comentarios: