Selección por provincias

jueves, 27 de diciembre de 2012

Castillo de Montearagón-Quicena


El Castillo de Montearagón está ubicado en la cima de un monte redondo y elevado llamado Monte Aragón que dio nombre al Castillo Abadía. Fue concebido como un conjunto arquitectónico fortificado, compuesto de castillo con viviendas militares intramuros y además albergó en su interior una rica Iglesia y monasterio real. Fue fundado y construido por Sancho Ramírez de Aragón en estilo románico, su residencia y lugar de cortes hasta su muerte, acaecida en la toma de Huesca. La abadía canónica bajo el nombre de abadía de Jesús de Nazaret de Montearagón estuvo siempre bajo la regla de san Agustín y con el patronazgo real fue uno de los monasterios más notables de la Edad Media. En el siglo XII ciento cuatro iglesias y villas estaban bajo su jurisdicción. Sus monjes tenían escaño en las cortes del reino de Aragón.
La función militar del castillo concluyó entre la toma de Huesca y el fin de las guerras hispano-árabes en la península pero la del abadiato continuó por cerca de 750 años.
Tras las campañas iniciales de su padre Ramiro I de Aragón, desde el Condado de Aragón y Reino de Pamplona sobre la Taifa de Zaragoza, este castillo-monasterio formará parte constituyente de los orígenes de la Casa Real de Aragón. También por designios del monarca, en sus aledaños se construyó la villa de Montearagón que en su primer uso y función alojaba los ejércitos del rey, situaba así Sancho I todo este baluarte cristiano cerca de Huesca, ahora yace en ruinas. Fue declarado Monumento Nacional en 1931.

Torre dels Coloms - Mogente


La Torre de Coloms es una torre albarrana integrada en el Castillo de Mogente(Valencia, España).

Denominación - A lo largo del tiempo se ha llamado de diversas maneras. A veces, el nombre de "Torre dels Coloms" puede resultar extraño hoy entre los vecinos de Mogente, donde se la llama "torre mora" o simplemente "La torre". Según cuentan, en su día fue utilizado por los colombicultores, de donde ha tomado el nombre.

Tipología - Esta torre sería una de las que los expertos llaman torre albarrana o exterior, torres que se situaban fuera del recinto del castillo, generalmente unidas por una muralla, o más raramente, como en este caso, aisladas. En este caso defendía tanto el castillo, como el camino de acceso, y probablemente el azud.

Descripción - Tiene una planta baja, un primer piso y el piso superior. Su altura es de 11 metros desde la base interior y de más de 13 m en el lugar de máxima diferencia.
Tiene los basamentos y esquinas de piedra de sillería y el resto de tapial.
Los constructores utilizaron la técnica del tapial, pero no la misma que en el resto de las construcciones del castillo: aquí las agujas o travesaños para sostener la caja en vez de ser de madera fueron de hierro. También se separaron las cajas de tapial, al menos al exterior, con ladrillos.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Castillo de Bilibio

Por su privilegiada situación, sobre los riscos de Bilibio desde los que se dominan ambas vertientes de los Montes Obarenes y de difícil acceso, se construyó un Castro en fecha desconocida. De él se recoge la primera noticia en la vida de San Millán (siglo V) escrita por San Braulio, donde se narra como este Santo acudió en busca de San Felices para que fuese su maestro. Esta mención esta respaldada por la lápida del antiguo sepulcro de San Millán (encontrada en 1601), de donde lo había sacado Sancho García a principios del siglo XI y en la que aparece que a la edad de veinte años Millán fue ad Castellum Bilibiensem a buscar su director. Como San Braulio menciona a Felices como anacoreta en los riscos junto al castillo, Domingo Hergueta señala que en esa época el castillo se encontraría abandonado.
Más adelante Bilibio aparece nombrado en un documento del rey navarro García Sánchez III de Navarra "el de Nájera" por el que donaba a su esposa Estefanía de Foix, mediante la carta de arras, "Bilibium cum Faro et cum sua pertinencia", firmado el 28 de mayo de 1040. En esta época el castillo de Bilibio pertenecía a Álava, pues dependía de sus condes y no de los de Nájera. Además cuando en 1052 García Sánchez quiso trasladar las reliquias de Felices de Bilibio al Monasterio de Santa María la Real de Nájera, lo solicitó a don Nuño, obispo de Álava. Esto permanecería así hasta que pocos años después quedase en manos de la Familia Haro.
Parece ser que sus habitantes se fueron trasladando a la aldea de Haro, trasmitiéndola sus usos, costumbres, tradiciones (como la honra a San Felices), glorias y bienes, quedando Bilibio primero deshabitado y con el tiempo abandonado.
En los documentos que recogen el traslado de las reliquias de Felices de Bilibio a San Millán el 6 de noviembre de 1090 aparece continuamente el castillo bilibiense y el conde Lope como su gobernador. Llorente citando a Moret recoge una donación de 1076 en la que uno de sus firmantes es el mismo Lope Íñiguez, señor de Bilibio.
El fuero de Miranda de Ebro de 1099, señalando los término jurisdiccionales, dice:
Et cum alfocibus quœ fuerunt de Cellorigo et de Bilibio qui sint de Miranda, et de Cellorigo, et de Bilibio quœ remanent in se.
Y más adelante:
Et Ebro versus sursum sub Bilibio totus Ebro, interus eundo, usque dum jun guntur Zadorra et Ebro.
En el fuero dado a Haro por Alfonso VIII en 1187 cedía a dicho población las heredades que tenía en Faro y en Bilibio.
En el testamento del adelantado Pedro Manrique otorgado en Valladolid el 20 de septiembre de 1440, se ve una cláusula por la que manda a su hijo Diego Manrique "las tenencias de los castillos de Davalillo y Vellivio, para que las tengan por el Rey mi Señor como yo las tengo."
Sandoval publicó su Historia de los Monasterios de la orden de San Benito de España en el año 1601. En esa fecha era tan reciente el abandono del castillo de Bilibio, que de una información recibida ese mismo año, resulta, que las puertas del Castillo de Bilibio, estaban sirviendo entonces en casa de Francisco Ojeda, vecino de la villa de Haro.

Torre de Escaletes

La torre Escaletes se encuentra en la sierra del Cabo de Santa Pola, próxima a la costa y frente a Santa Pola este, Alicante. Junto a ella existe una torre metálica con una cruz muy visible desde el mar. Fue construida en el siglo XVI sobre otra torre anterior de origen musulmán, y probablemente contemporánea del castillo. Es la que se encuentra a mayor altitud (unos 80 metros) de todas las torres vigía de Santa Pola.

Es una torre de mampostería y cuerpo troncocónico, con la parte superior rodeada de pequeñas ménsulas. Su estado de conservación es relativamente bueno, aunque ha perdido parte de su corona.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Castillo de Orzorrotz

El castillo de Orzorrotz se encontraba situado en lo alto de la peña de Ekaitza de 1.046 metros de altura, sobre las localidades de Ituren y Zubieta de Navarra (España).

Únicamente subsisten restos de su cimentación. La base era de 16 metros de longitud por 13 de anchura. Su fecha de construcción pudiera datar de 1200, aunque sólo se tienen referencias del mismo a partir de 1298. Lo dotación habitual era de unos 10 o 15 hombres según consta en los archivos. En algunos casos llegó a haber hasta 40 hombres.

Fue destruido en 1522, durante la Conquista de Navarra.

(De Wikipedia)

Castillo de Mayorga

Información

Esta fortaleza medieval, visible desde la carretera a La Codosera, se encuentran situada en un cerro, frente a la finca del mismo nombre, a 11 kilómetros al sur de la población. Está construida en mampostería y ladrillo y data de los siglos XIII al XVII. Perteneció a la orden de Alcántara desde el siglo XIII, participó en contiendas fronterizas con los Reyes Católicos por la rebelión de Alonso de Monroy, y fue arrasada por los portugueses en el siglo XVII. Su planta se adapta al terreno. La zona mejor conservada es la sur, con murallas y una torre rectangular. La torre del homenaje se sitúa al oeste.

Localización

El castillo de Mayorga se alza sobre un cerro, frente a la finca del mismo nombre, a 11 kilómetros al sur de la localidad de San Vicente de Alcántara, provincia de Badajoz, visible desde la carretera a La Codosera.

Historia

Perteneció a la orden de Alcántara desde el siglo XIII, participó en contiendas fronterizas con los Reyes Católicos por la rebelión de Alonso de Monroy, y fue arrasada por los portugueses en el siglo XVII.

Descripción

Su planta se adapta al terreno sobre el que se alza. La zona mejor conservada es la sur, con murallas y una torre rectangular. La torre del homenaje se sitúa al oeste.
Sólo quedan vestigios.
Es de acceso libre.

Torre de la Santa Faz - Alicante

Localización

La torre de la Santa Faz se encuentra junto al convento de clausura de las monjas clarisas, en el monasterio de la Santa Faz, en la localidad de Santa Faz de municipio de Alicante, provincia de Alicante, inmediatamente después de entrar en esa población por la carretera de Alicante en dirección a Valencia.

Historia

Su construcción es más tardía que las demás de la zona, pues fue construida por Antonelli hacia 1575

Descripción

Aparte de tener una morfología singular y diferenciada de la zona, es con mucho la mejor documentada de las torres de esta zona. Su planta es cuadrada, y sus muros presentan una cierta inclinación de talud. Está rematada por una terraza almenada y con garitones en las esquinas, a los que se accede desde la misma terraza. A la mitad del paño presenta un matacán donde se ubica la puerta.
Se encuentra en excelente estado de conservación

(Datos de MonumentalNet)

sábado, 17 de noviembre de 2012

Castillo de Albentosa

Historia:

El Castillo de Albentosa de origen musulmán fue conquistado por la Orden del Temple en 1175, orden a la que fue concedido en régimen de encomienda en 1196 por el rey Alfonso II; pasando a ser propiedad de la orden en el año 1247. En 1247 la Orden del Temple cambio el castillo a Ximén Pérez de Arenós por unas alquerías cercanas a Valencia. Los vecinos de Teruel recurrieron esta acción y ganaron el pleito, pero la sentencia no fue respetada. En 1271 Jaime I aprobó la sentencia del juez don Alberto de Laviana sobre la comentada posesión del castillo y también del pueblo. Juez que falló a favor de Teruel. En 1462, fue conquistado junto a Sarrión y Rubielos por Jaime de Aragón que apoyaba la causa del príncipe de Viana contra Juan II. Quien dos años después sería derrotado, y sus conquistas recuperadas por la Corona.

Descripción:
El Castillos está sobre la cumbre de un rocoso cerro, sólo accesible por uno de sus lados, el que comunica con la población. Los demás lados son inexpugnables.
La fortaleza está fabricada con piedras irregulares unidas con argamasa, reforzada con robustos cubos de forma redondeada en las esquinas, tan sólo queda uno en buen estado y otro en ruinas. Dos de sus lados ya no existen.
Es utilizado como cementerio de la población.


(texto y foto: Castillos de Aragón)

Castillo de Villaviciosa - Solosancho

El castillo de Villaviciosa se halla en una pequeña población que pertenece al municipio de Solosancho. Parece que la fortificación sea del siglo XIV y corresponde al deseo de controlar el paso desde el valle de Amblés a la Sierra de la Paramera, en cuya falda se alza en comunicación con Extremadura. De la fortificación sobresalen 8 garitas situadas en las esquinas de su planta. En el conjunto sobresale la torre de homenaje. Toda la fortificación se remata con almenado.


Descripción
Presenta un recinto con cubos circulares.
El cuerpo principal es de planta rectangular e incluye una torre de homenaje de planta rectangular y de 3 alturas con matacanes y troneras de ojo de cerradura invertida. Su altura es de 20 metros. Se observan en sus remates los parapetos volados.
Del conjunto de la fortificación destacan 8 garitas situadas en las esquinas o en los lienzos. Uno de los cubos es circular y posee una altura de 14 metros.
Destaca además una torre llamada Torre de las Damas, construida en el siglo XVI, que presenta tres garitas de cono invertido y un amplio ventanal con diferentes escudos heráldicos.

Municipio
El castillo de Villaviciosa se encuentra al sur de esta pequeña población en el municipio de Solosancho en la comarca Valle de Amblés, en la provincia de Ávila, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, en España.
Tiene una población que ronda los 1.000 habitantes. Dista 20 kms. De la capital de la provincia, Ávila.

Historia
En su origen era una torre que se convirtió en castillo de frontera en el siglo XV.
En el siglo XVI sufre importantes reformas una vez que perdiera sus necesidades defensivas y se convirtió en un castillo-palacio.
El catastro de Ensenada en el siglo XVIII ya lo consideraba como no útil para cualquier finalidad.
La villa de Solosancho tuvo su origen cuando D. Diego González del Águila funda mayorazgo a favor de su hijo Nuño González del Águila.
Se observan escudos heráldicos de sus propietarios.

Estado actual
El castllo de Villaviciosa se rehabilitó como hotel y restaurante.
Ha sido declarado Bien de Interés Cultural, B.I.C.

(datos y foto de Castillospedia)

Murallas de Vilajoyosa

Sobre un elevado promontorio a la izquierda de la Rambla del Amadorio y cerca de la playa, se eleva la Villajoyosa bajo-medieval, pequeña población costera amurallada, de planta poligonal y orientada al SE.

Según el grabado del siglo XVI aparecido en la obra de Viciana, encintaba el recinto una fuerte muralla almenada, al estilo aragonés, delimitada por tres grandes cubos circulares al mediodía y otro al N. Daba acceso al conjunto una puerta flanqueada por dos torres cuadradas. Así mismo, en su ángulo de poniente se levantaba un castillo con torres cuadradas en sus esquinas. De todo aquello sólo se aprecia hoy en día la muralla del NE que corre por la Costereta de la Mar, arrancando de un cubo circular existente en la Plaga de la Generalitat. Arquitectónicamente es un amurallamiento alamborado en sus dos terceras partes de altura en mampostería y encintado por una moldura en saliente de medio bocel y con almenado corrido. Los cubos son circulares y en particular hay que destacar las grandes dimensiones del existente en la esquina de la calle del Pal, con un marcado talud y que presenta en su tercio superior, como elemento defensivo, una cañonera de sillería con derrame al interior.
La primera vez que Villajoyosa aparece en los documentos es en su Carta Puebla de 8 de mayo de 1300, otorgada por el almirante Bernat de Sarriá. Posteriormente, a través de sucesivos pleitos, pasó a depender de la corona aragonesa como Villa Real a partir del 16 de julio de 1443.
La primera Germanía y el grave ataque de los piratas berberiscos sufrido por la villa en el 1538 motivaron que en 1551 se diera una Real Orden de fortificar las poblaciones de Cullera y Villajoyosa; en 1562 se fecha un memorial de Juan Bautista Antonelli sobre las fortificaciones del Reino de Valencia y se dan noticias de Villajoyosa, y en el informe presentado por Vespasiano de Gonzaga al rey Felipe II se expresa que no es necesario realizar obras en la villa, lo que hace suponer que ya estarían terminadas. A principios del siglo XIX se derribaron las dos puertas que tenía el recinto según P. Madoz.

(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Castillo de Molinicos

El Castillo de Molinicos, se encuentra muy cercano a dicha localidad, en el municipio del mismo nombre, dentro de la provincia de Albacete.
Características - Elevado sobre un promontorio, el castillo tenía forma rectangular, siendo su construción de mazonería con sillería en las aristas de sus lados, quedando actualmente un tramo de pared cortina, acoplado a un lado de baluarte almenado, de los dos existentes en su construcción original. El recinto era rectangular.
Se encuentra en estado de ruina progresiva, y bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(Wikipedia)

Castillo de Aracena

El castillo de Aracena se erigió en el siglo XIII, en la época islámica, sobre una antigua fortaleza musulmana. El recinto amurallado estaba partido en dos en su interior, con la torre de Homenaje defendiendo la barrera que dividía su interior. En torno a este se asentaba la población dando origen al actual paisaje urbano.
Durante la Baja Edad Media y Edad Moderna, Aracena continuó creciendo desde el Cerro del Castillo hasta el valle, primero como tierra realenga dependiente de Sevilla y posteriormente como Señorío bajo la jurisdicción del Conde Duque de Olivares, en el siglo XVII, y más tarde, del Conde de Altamira, quien se tituló Príncipe de Aracena.
La fortaleza consta de alcazaba, con torre del alcaide, aljibe y murallas flanqueadas por torres, así como una línea de cerca que albergaba en su interior las viviendas medievales.
Aracena fue cedida por la Corona de Castilla a la Orden del Temple. Dicha Orden mandó levantar la actual iglesia mudéjar que destaca por las esculturas de barro vidriado de Pedro Vázquez y que toma el nombre de la patrona de la localidad, Nuestra Señora del Mayor Dolor. Adosada a la Iglesia hay una torre mudéjar. Es la iglesia más antigua y emblemática de Aracena. Consta de tres naves a igual altura con coro a los pies y presbiterio poligonal al que se adosa la torre en el lado del Evangelio. En el muro del hastiar aparece un porche, mientras el ábside se nos muestra interrumpido por un gran camarín barroco. En su interior destacan bóvedas nervadas de esquema estrellada.
La construcción del templo debió iniciarse a fines del siglo XIII. Las obras quedaron paralizadas a lo largo del siglo XIV, para reanudarse a principios del siglo XV, prolongándose durante toda esta centuria, en la que se aprecia claramente el influjo de la catedral de Sevilla. La tribuna del coro. La portada de los pies y la del lado norte son ya de un gótico tardío
(Datos de Wikipedia - Foto de Spain on line)

lunes, 22 de octubre de 2012

Castillo de Santa Croce - Albarracín

Historia:
El castillo medieval de Santa Croce se asienta sobre un promontorio rocoso, y domina parte del valle y ejercía la defensa avanzada de Albarracín.
El castillo está situado en el término municipal de Albarracín, concretamente en el kilómetro 24 de la carretera A-1512, entre Gea de Albarracín y la propia localidad de Albarracín. Sobre su atractivo emplazamiento, en un peñasco aislado, todavía subsisten las ruinas de lo que fuera este castillo, vigilante del río Guadalaviar y sus frondosos pinares.
Su existencia data de la época del señorío de los Azagras. Posteriormente perteneció a una rama familiar de los Heredia, sufriendo en 1469 un asedio por parte de la Diputación del Reino.
Descripción:
Tiene planta irregular, forzada por el terreno, la cual mide unos 40 metros por 22. Destaca un muro almenado, adosado a un torreón rectangular en cuyo interior puede apreciarse una bóveda de medio cañón. La puerta del castillo es adintelada y está protegida por un torreón cilíndrico. Dicha puerta está precedida por una barrera que discurre entre las rocas.
Todo el edificio, aunque ha perdido sus detalles decorativos es de mampostería y sus orígenes datan del siglo XV.

(texto y foto: Castillos de Aragón)

Castillo de Autares

Vega de Valcarce, que en un tiempo se denominó Valcárcere y Valcárcer, queda al pie de dos empinados cerros desde los que sendos castillos la guardan.
Al uno le llaman Autares o Castro Veiga, que es el castillo de Santa María de Auctares, según documento de 17 de noviembre de 1072, en que Don Alfonso VI y su hermana Doña Urraca suprimen el portazgo que se cobraba a todos los transeúntes en el castillo de Santa María de Auctares, en el puerto de Valcarce, entre los ríos Burbia y Valbone, porque son peregrinos que van a rezar a San Jacobo, y no tienen otra protección que Dios y el Rey.
Su cumbre sólo ofrece hoy reductos de tierra y fosos con aspecto de castro primitivo.

jueves, 18 de octubre de 2012

Castillo de Olite

El Palacio de los Reyes de Navarra de Olite o Palacio Real o Castillo de Olite es una construcción de carácter cortesano y militar construido durantes los siglos XIII y XIV en la localidad de Olite. Fue una de las sedes de la Corte del Reino de Navarra a partir del reinado de Carlos III "El Noble".
Historia
Fue Carlos III "El Noble" quien en el siglo XV comenzó la ampliación del anterior castillo, dando lugar al Palacio de los Reyes de Navarra. Aunque casi todos lo llaman "castillo", lo correcto es referirse a él como "palacio", ya que se trata de una construcción con carácter cortesano, donde los aspectos residenciales prevalecieron sobre los militares (defensa).
Uno de sus principales encantos es el aparente desorden de su diseño. Esto se debe a que su construcción nunca se afrontó como un proyecto "de conjunto", debiéndose el resultado final a las continuas obras de ampliación y reformas que se sucedieron durante siglos, aunque la mayor parte de las obras se realizaron entre finales del siglo XIV y principios del siglo XV. El entonces rey de Navarra, Carlos III "El Noble", decidió convertir el palacio existente en sede real permanente y dotarla de todo el ornamento propio de éstas. El conjunto formado por sus estancias, jardines y fosos, rodeados por las altas murallas y rematados por las numerosas torres, le confieren una espectacular y mágica silueta.
En su época, llegó a ser considerado como uno de los más bellos de Europa. En él podremos diferenciar claramente dos recintos: el Palacio Viejo, convertido en Parador Nacional de Turismo, y el Palacio Nuevo. Tras la invasión de Navarra en 1512 por parte de la Corona de Castilla y la de Aragón unificadas, comenzó el deterioro del palacio, ya que sólo fue utilizado por los virreyes como residencia esporádica. El estado de abandono en el que quedó inmerso el palacio hizo que éste fuera deteriorándose progresivamente. Este proceso culminó con el incendio ordenado por el guerrillero Espoz y Mina durante la Guerra de la Independencia Española (1813), ante el temor de que en él se fortificaran las tropas francesas de Napoleón.
El estado actual del edificio es fruto de una restauración tras convocatoria de un concurso en 1923 por parte de la Diputación Foral de Navarra que ganaron los arquitectos José y Javier Yárnoz y que se iniciaron en 1937. Todavía ésta no ha concluído ya que esta compleja labor trata de recuperar la estructura original del palacio, distinguiendo entre lo que se corresponde con el edificio original, y lo que se debe a su restauración. Sin embargo, la riquísima decoración interior que revestía sus muros se ha perdido para siempre, al igual que los jardines exteriores que lo rodeaban.
El castillo de Olite fue elegido como la primera maravilla medieval de España, celebrada por la revista medieval, por motivo de su 4º aniversario, estando por delante de maravillas de la talla de Monasterio de Meira, Catedral de Santiago de Compostela, Alhambra de Granada, San Pedro de la Nave, San Millán de la Cogolla y Monasterio de Poblet.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Castillo de Portillo

En 1255 Alfonso X de Castilla dona la villa de Portillo con su alfoz al concejo de Valladolid, pero durante las revueltas de la minoría de edad de Alfonso XI será disputada por los dos tutores: D. Juan Manuel y el Infante Felipe, llegando éste a tomar la villa por las armas; no mencionando la Crónica la existencia de castillo alguno, como tampoco aparece en la confirmación de la donación que obtiene Valladolid de Alfonso XI en 1352. Pese a los derechos reconocidos a los vallisoletanos en 1339 la incluirá el rey entre las villas dadas a su hijo el infante Tello. Confiscada en la guerra civil, que enfrenta a su hermano Enrique contra su hermanastro Pedro I, pasará momentáneamente a manos de Fernando de Castro. Con la victoria de Enrique II, el infante Tello recupera sus posesiones pudiendo ser el constructor del primer castillo de Portillo pues, tras su testamento de 1370 en que dona la villa a sus cuatro hijos mancomunadamente, Enrique II ordena en 1371 que sea sólo uno de ellos el que reciba la villa y la “fortaleza” de Portillo.
En 1378 Enrique II entrega Portillo a su propio hijo, el duque de Medina Sidonia. Al morir éste en 1404 la villa y su tierra revierten a la Corona castellana, formando parte en 1409 de la dote de la infanta Maria -hija de Enrique III- que la vende en 1415 a su hermano Juan II de Castilla. Durante su reinado será entregada a Diego Gómez de Sandoval, Ruy Díaz de Mendoza, Álvaro de Luna y a su hijo, el infante Alfonso. Enrique IV retendrá la fortaleza de 1454 a 1464 elevando la torre y construyendo un hermoso cuerpo palacial. Será Rodrigo Alonso Pimentel, Conde de Benavente, el que reciba el castillo en 1465 y lo mantendrá en su poder cambiando, Conde y castillo, varias veces de bando en las complejas guerras civiles castellanas (1466-1479). En los años 70 construirá el Conde la barrera con sus fosos, el patio actual y un profundo pozo con escaleras y salas subterráneas perimetrales. Durante la guerra de Secesión con Portugal albergaba el archivo de los condes traído del castillo de Benavente. En la actualidad pertenece a la Universidad de Valladolid por una donación de D. Pío del Río Hortega.

UNA POSESION MUY DISPUTADA

Durante el reinado de Juan II de castilla existieron dos fracciones enfrentadas; una, la del Rey con Álvaro de Luna y otra, la de los Infantes de Aragón. El castillo de Portillo será recompensa o prisión para uno y otro bando, según la cambiante suerte de la guerra. En 1423 el Rey entrega la villa y su castillo de Portillo a Diego Gómez de Sandoval que en 1429 se alza en armas en Peñafiel apoyando a los Infantes por lo que Juan II le confisca todas sus villas y le declara “desobediente y rebelde”, refugiándose en Aragón.
En 1436 los dos bandos llegan a un acuerdo aunque Juan II de Castilla impone que Sandoval no pueda entrar en el reino sin su permiso expreso y aunque, dos años mas tarde, puede regresar a Castilla, el 11 de septiembre de 1438 el Rey había donado Portillo a Ruy Díaz de Mendoza.
La situación es favorable al Rey y Álvaro de Luna hasta 1441 en que Juan II es hecho prisionero en Medina del Campo por los Infantes de Aragón. Entonces se anulan las donaciones posteriores al 1 de septiembre de 1438 por lo que Diego Gómez de Sandoval recupera el dominio sobre Portillo, donde es encarcelado el propio Rey.
Sin embargo Juan II lograra escaparse y hacer frente a los infantes en la batalla de Olmedo -1445- en la que vence, cayendo prisionero esta vez Sandoval.
Al año siguiente es perdonado y recupera sus posesiones hasta 1448 en que Álvaro de Luna, harto de las intromisiones de los Infantes de Aragón, da un golpe de Estado y encarcela a varios de los cabecillas en Portillo. Diego Gómez de Sandoval logra huir a Aragón, donde morirá,
D. Álvaro de Luna logrará la donación del castillo por Juan II. En 1453 cae, a su vez, en desgracia y es encarcelado en Portillo por orden real hasta su ejecución. Juan II lo entrega nuevamente a Ruy Díaz de Mendoza que lo disfruta brevemente por cuanto el Rey en su testamento -1454- lo lega a su hijo el Infante Alfonso. Sin embargo el testamento lo incumplirá el heredero de la corona, Enrique I, que retiene la villa hasta 1464 cuando la liga de nobles le obliga a reconocer a su hermano Alfonso como heredero y a restituir todas las villas que le dono su padre.
Pasa Portillo por tanto a Alfonso pero al año siguiente (1465) empieza la guerra entre los dos hermanos y el Infante Alfonso entrega Portillo a su partidario Rodrigo Pimentel, Conde de Benavente. El Pimentel, conocedor sin duda de la historia reciente adopta una singular estrategia para conservar el castillo, “adaptándose a los cambios de la historia”. Así en 1468 cambia de bando logrando que Enrique IV también le haga la donación de la villa.
Acabada la guerra tras la muerte del Infante, el rey confirma la donación -1471- y permite su inclusión en el mayorazgo del Conde de Benavente, que realiza importantes obras en el castillo y en otras fortalezas estratégicas como Villalba. Apoya al rey hasta su muerte en contra de las pretensiones de los príncipes Isabel y Fernando, pero al morirse Enrique IV -1474- vuelve a cambiar de bando siguiendo el partido de los Reyes Católicos, en contra de la princesa heredera Juana y su marido Alfonso de Portugal. Durante esta guerra, Portillo será entregada –y ocupada- por los portugueses en 1475 como trueque por el rescate del Conde de Benavente que estaba preso, recuperándolo posteriormente por orden de Fernando el Católico, y asegurando así definitivamente su titulo de propiedad sobre el mismo.
El castillo de Portillo, pese a ser modelo de la escuela de Valladolid, es fruto de las sucesivas etapas constructivas que lo enriquecerán a lo largo de casi 150 años. La parte mas antigua, toda la planta del recinto interior corresponde a finales del siglo XIV posiblemente al Infante Tello, con sus arcos apuntados, sus bóvedas góticas sobre arcos fajones y su curiosa torre en forma de D en una de las esquinas.
La primera reforma importante acerca, sin embargo, al edificio a la imagen del castillo-palacio vallisoletano; se eleva la torre con una gran sala abovedaba, se construye el cuerpo palacial adosado a la fachada, y entre el cuerpo y la torre se deja un patillo de entrada con las puertas desenfiladas que protegían la entrada.
Poco después se continúa la obra elevando un piso el cuerpo palacial, esta vez con distintos canteros pero con los mismos escudos en los frentes de las ventanas. Los escudos fueron atribuidos primeramente a los Mendoza y después a Diego de Sandoval y Maria Ladró de Pallars, pero la fecha de esté matrimonio (1447) no parece coincidir ni con una posesión suficientemente dilatada como para construir el castillo de Portillo por los Sandoval (se lo confiscan definitivamente en 1448) ni con los detalles de las garitas y troneras del castillo, que lo relacionan con los constructores de Ampudia y Villalonso, construidos después de 1450. Tampoco se ha podido documentar este blasón como el de la segunda mujer de Sandoval. La fecha mas razonable –desde el punto de vista estadístico- para su construcción, coincide con la posesión de Enrique IV (1454-1464) y los escudos bien pueden ser sus armas personales. La banda, de su padre Juan II, y el partido de Aragon y lebreles de su madre Maria hija del rey de Aragón, Fernando de Antequera, que al igual que los otros Infantes de Aragón tomará el escudo de su padre (partido de Aragón y Castilla) sustituyendo Castilla por las armas particulares de cada infante.
En los años 70 del siglo XV el Conde de Benavente inicia importantes obras en el castillo, construyendo la barrera exterior rodeada de profundos fosos chapados de piedra, reformando el patio palacial en la que se sustituyen las galerías del primitivo palacio de Enrique IV y construyendo un impresionante pozo de casi 35 metros de profundidad. Refuerza de esta forma la condición militar de un edificio que había tenido carácter palacial hasta ese momento y escasas cualidades defensivas (cuando hacia 1452 Álvaro de Luna “acordó que su tesoro se debía llevar a aquella fortaleza, le replico Gonzalo Cachón diciéndole que aquella no era fortaleza para ello; que no tenia agua, ni estaba abastecida.”)
(Autores: Fernando Cobos Guerra y José Javier de Castro Fernandez)

sábado, 13 de octubre de 2012

Castillo de Polop

Por la carretera comarcal Benidorm-Callosa de Sarriá y sobre un promontorio rocoso al Norte de la villa de Polop de la Marina, en el lugar donde se ubica el antiguo cementerio de la localidad, se encuentran los restos constructivos de lo que en su día fue el castillo.
Se trata de un recinto doble poligonal de reducidas dimensiones levantado en tapial sobre hiladas de mampostería caliza, en disposición de cremallera, donde se alternan lienzos de la muralla con cubos de planta rectangular. También aparecen cubos semicirculares levantados en mampostería adosados a la muralla, fruto de las actuaciones realizadas después de la conquista cristiana con el objeto de ser la cabeza de la Baronía de Polop durante los siglos posteriores.
Del primer recinto, que serviría de antemural, quedan muy pocos restos, sobre todo en el sector S del cerro, al haber sido acondicionado el acceso al cerro para el cementerio. Por otra parte, al O del cerro se localizan los restos de un aljibe, de planta trapezoidal construido en tapial y enlucido con mortero de cal de tonalidad blanquecina que, junto a los restos de una torre de planta cuadrangular y levantada en tapial sobre mampostería, se integran como parte de los restos del antiguo cementerio. Según los últimos trabajos, la torre pudo ser el germen sobre el que se edificó el recinto islámico, tal y como nos ha llegado. Por otra parte, las evidencias proporcionadas por la arqueología han descubierto en el interior del recinto superior una trama de estancias, pavimentadas con mortero de cal, adosadas a la muralla de planta rectangular construidas en mampostería y vertebradas por una calle que corre paralela a la muralla.
El castillo de Polop se levantó a principios del siglo XII y después de la conquista se mantuvo como parte de los territorios cedidos por el Rey Jaime I a familiares del caudillo musulmán Al-Azraq, hasta que en 1271 fue cedido al caballero Bertrán de Bellpuig, pasando en 1277 a formar parte del Señorío de Bernat de Sarriá, señor de Callosa.
Posteriormente y mediante carta testamentaria, el castillo y su alfoz pasó a poder del Infante D. Pedro hasta que, ya bien entrado el siglo XV, queda en manos de D. Diego Fajardo, iniciándose el periodo de esplendor de la Baronía de Polop durante los siglos XVI-XVIII hasta que ya en pleno siglo XIX la última propietaria, la Condesa de Montealegre, lo cede al Ayuntamiento para que se construya el cementerio. En la actualidad, el castillo se encuentra en total abandono previendo, en el futuro, la realización de un proyecto de restauración.

(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

martes, 4 de septiembre de 2012

Castillo de Cortes

Los orígenes del castillo de Cortes son muy antiguos, pudiéndose remontar a la época de dominación musulmana anterior a la reconquista de la villa. Las primeras noticias de su existencia datan de los años 1128, fecha en que fue confiado a don Ramón - hermano del Conde Rotrón de Alperche- señor de la villa recién conquistada.

Por los años finales del reinado de Sancho VII el Fuerte lo poseía Toda Ruiz, hija de don Rodrigo Abarca y, a partir de 1234, fue propiedad de la monarquía navarra, la cual nombraba sus alcaides y cobraba los tributos haciéndose cargo de las reparaciones; dicha propiedad la conservó la Corona hasta 1462 con el paréntesis de los años 1413 a 1428 que perteneció a Godofre; hijo bastardo de Carlos III el Noble, que se tituló primer conde de Cortes.

En 1462 Juan II lo donó a su hijo natural Alonso de Aragón, duque de Villahermosa, cuyo retrato se conserva en una de las dependencias del castillo. En 1533 se convirtió en marquesado, siendo su primer titular don Pedro Enríquez de Lacarra.

El castillo de Cortes está unido a la figura de Carlos III el Noble, quien se hospedó en él frecuentemente con motivo de sus cacerías. El castillo fue escenario de la histórica entrevista entre Carlos III y Martín el Humano, rey de Aragón, cuando éste eligió a Blanca para esposa de su hijo. En él, Fernando el Católico fue nombrado lugarteniente General del Reino para Cortes de Zaragoza en el 1464, como recuerda una lápida incorporada en la fachada.

La construcción, de origen medieval, ocupa un amplio rectángulo amurallado, con jardines en la parte posterior. Como núcleo del mismo tiene un patio rectangular, el patio de armas, en torno al cual se organiza todo el conjunto, situándose la vivienda señorial en el flanco occidental y en el ángulo sureste una torre prismática coronada por almenas y matacanes. Poco tiene que ver con la construcción actual, a no ser la cimentación de la citada torre, sótanos, así como la rampa que conduce desde el Patio de Armas hasta la primitiva puerta de entrada. El castillo tuvo otras torres, lo sabemos por la documentación que fueron reformadas en 1434 y 1447 por los moros tejeros y carpinteros de Tudela, como la Torre del Homenaje, la Torre Blanca y otras dependencias.

En el siglo XVI se remodeló este castillo, adquiriendo aspecto de palacio señorial, iniciándose la obra en el invierno de 1562 hasta 1634 que tiene lugar "la tasación de la fábrica del castillo". El actual recinto amurallado, de mampostería y ladrillo, con macizos torreones semicirculares flanqueando la entrada, fue construido en la Edad Moderna. Con todo, el definitivo aspecto corresponde a la reforma del siglo XIX, como bien delatan los arcos apuntados de algunas ventanas así como el ambiente romántico de los interiores neogóticos. Cuando se coloco sobre la portada principal un blasón barroco jaquelado, de la familia Jaureguizar.

El castillo de Cortes guarda en su interior una colección de pinturas al óleo, de diferentes épocas, estilos y escuelas que cronológicamente abarcan del siglo XVI al XIX.

La pieza cumbre es un retrato de Alonso de Aragón del último tercio siglo XVI; forma parte de la colección de retratos de la familia que Rolán de Mois - pintor de origen flamenco y uno de los miembros más representativos de la escuela aragonésa de la época-ejecutó para el Duque de Villahermosa, su protector.

Castillo de Balboa

El estado ruinoso del Castillo deja intuir su relevancia desde el siglo XIV. Sólo permanece “de pie” parte de la torre del homenaje y algún resto de lo que eran sus muros.


Su ubicación es en una colina que domina el valle que se abre en el encuentro entre el Arroyo Areal y el río Balboa. Parece ser que se erigiría encima de lo que fue un castro celta-astur con un fin defensivo, al igual que la mayoría de las fortificaciones bercianas.

De su carácter señorial, que se deja entrever a partir de sus ruinas, sólo se encuentran citas y referencias en el siglo XIV, momento en que estuvo bajo la potestad de D. García Rodríguez (Adelantado Mayor de Galicia en dicho siglo). De los Rodríguez de Valcarce fue a parar al Conde de Lemos en el siglo XV, dependiendo igualmente de los Marqueses de Villafranca en el siglo XVI y siendo enajenado más tarde a los Reyes Católicos, que lo incorporan a la Corona de León.

Para acceder a la fortaleza es preciso ascender por una ruta con bastante dificultad. En el Castillo se manifiestan signos de una reforma en el siglo XV.

Castillo fortaleza de Denia

La antigua carretera comarcal de Ondara a Denia nos conduce, a través de un corte en el horizonte de naranjos, a las protegidas tierras llanas de la imponente y majestuosa mole de la Sierra del Montgó. A sus faldas se extiende la actual ciudad de Denia, a los pies de su castillo-fortaleza construido sobre una elevación de unos 50 m que limitaba en su día con el mar a modo de gran tossal o atalaya.

El castillo está formado por dos grandes recintos concéntricos: el albacar y la alcazaba. Completa la fortificación un tercer recinto, algo excéntrico, que se conoce cono el baluarte de la mar, por haberse construido para defender a la plaza de los enemigos provenientes de otras costas.

El albacar es un gran reciento formado por un amurallamiento en cuyo recorrido se emplazan hasta un total de más de una docena de torres o cubos de distintas plantas, técnicas y defensas, clara muestra de la antigüedad y uso de esta gran fortaleza. El interior de este gran recinto albergó desde finales del siglo XIII hasta su destrucción en el año 1708, a la medieval población de Denia, por lo que se le denominaba la "Vila Vella", de la que quedan visibles restos a lo largo de su agradable visita y recorrido.

La alcazaba o recinto superior está delimitada y separada del resto de la fortificación por una muralla de diversas facturas y técnicas, como sucede en el albacar, predominando la construcción de cubos semicirculares en mampostería. En su interior se alberga el Museo Arqueológico Municipal, ubicado en las dependencias de lo que era el antiguo Palacio del Gobernador de los siglos XVII y XVIII, y adosado a los restos de lo que fue el antiguo palacio residencia del Marqués de Denia, de cuyas trazas, se deduce que debió ser un gran edificio renacentista al que se accedía por medio de unas impresionantes escaleras de mármol, conservadas en parte. De la fachada del palacio quedan cuatro cubos semicirculares de marcada planta.

A levante de los recintos anteriores se dispone el baluarte de la mar, de grandes dimensiones y planta trapezoidal, cuyo frente mayo es el marítimo. Fue construido sobre el diseño de un recinto más antiguo, al que se le reforzó y provisionó de marcadas cañoneras con sus correspondientes plataformas, características de los siglos XVI al XVIII. Sus vértices estan defendidos por sendos cubos circulares de los cuales el del flanco de mediodía es el conocido por "Torre del Galliver", visitable en la actualidad, toda ella realizada en mampostería y construida sobre parte del antiguo foro romano de Denia.

Los restos de lo que fue la alcazaba islámica, residencia de la corte del gran fata amirí Muyahid, se encuentran precisamente en sus puertas. La primera de ellas es la puerta de la "Vila", por donde se ingresa al castillo -una discutible restauración recuperó su gran entrada de arco de herradura en sillería-; la segunda puerta es la que daba acceso a la alcazaba, muy reformada por la construcción de un "revellín" en el siglo XVIII conocido como el Baluarte, y cuyo diseño original ha quedado en su interior como segunda jamba; por último, la más antigua y que ha mantenido su traza islámica es la existente en la "Torre del Mig", que controlaba el acceso desde la alcazaba al raval del mar. Esta puerta o torre, de sillería de pequeño formato, con ingreso en ángulo o codo, posee un arco de ligera herradura y se recuadra con un alfiz biselado, definiendo un conjunto monumental hispanomusulmán de la primera mitad del siglo XII, parangonable a puertas similares de la alcazaba de Jaén o de la fortificación de Niebla.

A este gran recinto fortificado, al acoger la ciudad medieval de Denia durante el siglo XV y principios del siglo XVI, se le dotó de torres claramente góticas realizadas en sillería concertada, con base alamborada y cornisa de toro, remarcando su remate de cañoneras preabaluartadas. Al conjunto se le dotaba de aberturas prismáticas abocinadas al exterior, como las de las torres "Rotja" y del "Nord", y de ventanas geminadas con arcos góticos, en el caso de la "Torre del Consell" o del Consejo, al estilo de la arquitectura civil Valenciana de la época, como serían el Palacio de Cocentaina, el del Papa Luna en Peñíscola, el primer recinto del castillo de Santa Bárbara de Alicante, etc.

La guerra de Sucesión tuvo unas consecuencias muy graves sobre la población y el castillo, de tal forma que la "Vila Vella" fue arrasada y destruida por las tropas de Felipe V, el palacio del Marqués de Denia derribado y desmantelado, cortadas las alturas y desaparecido todo recuerdo de su anterior vida urbana y palatina. A partir de entonces, el castillo sólo será una plaza fuerte de uso exclusivamente militar y, por tal, se le dotó de defensas y baluartes artilleados: así, se construyen el baluarte del Diamante como contrabraga del revellín que defendía la puerta que daba acceso al primer recinto y que se conoce como el "Baluart", al que se le dota de muro fusilero. A estas reformas, hay que sumar la adaptación del Baluarte de la mar.

La plaza quedó sin uso militar por orden del Gobierno dada en el año 1860, pasando, como otras fortalezas costeras, a caer en desuso y algunas de ellas pasaron a propiedad municipal o particular, como fue este caso de Denia que fue comprado por el Ayuntamiento en el año 1952, restaurándolo y convirtiéndolo en unos de los mejores ejemplos de espacios históricos de uso cultural.

(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

Castillo de Alcalá de la Selva

Se cree que en su origen fue una fortaleza musulmana. Probablemente la actual construcción date del siglo XV y era una fortaleza cuya función primordial era la de servir de residencia temporal a la familia de los Fernández de Heredia, que eran los señores nobles de Mora y de Alcalá. Posteriormente desarrolló un importante papel en las guerras carlistas.

La fortificación presenta una planta de forma rectángular que resulta extraña cuando se situa en lo alto de peñascos como es el caso de Alcalá. Eso confirma que su caracter era primordialmente residencial, antes que militar o defensivo. Posee un patio interno y a su lado una esbelta torre de Homenaje. En la base de la torre hay tres grandes salas.
En la parte superior se observan todavía tres vanos que formaban parte de una galería que seguía el modelo del castillo de Valderrobres, que también era residencia de la familia Fernández de Heredia.

Su fábrica es de mampostería aunque en los cantos aparezca la silleria.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Por ser la Virgen de la Paloma


Hoy, día 15 de Agosto, es la festividad de La Virgen de la Paloma. Una de las tradiciones de esta fecha la protagonizan los bomberos de Madrid que son los encargados de descender con mimo exquisito la imagen de su hornacina, colocarla sobre las andas y transportarla durante la procesión por las calles de Madrid.

Por ser la Virgen de la PalomaLETRAMÚSICA

domingo, 5 de agosto de 2012

Castillo de Moixent o Mogente

El castillo de Mogente es una fortaleza situada en el término municipal de Mogente (Valencia, España), en una montaña desde la que se domina la población.


Origen - Recientes excavaciones han puesto de manifiesto restos de un poblado de la edad del bronce en el lugar donde se ubica el castillo. Sin embargo, el origen del castillo parece ser de la época árabe, y principalmente, de la época almohade. Sin embargo en su construcción se aprecian diferentes estilos y técnicas.


Descripción - La parte principal del castillo se sitúa en una montaña sobre la población. En la parte superior, se creó un foso para defenderlo en la parte este, y un albacar. Desde esta parte principal, partían las murallas de la población, que se conservan en la ladera del castillo. En una montaña adyaccente, se sitúa una torre albarrana, la Torre de Coloms.

Historia - Construido durante la dominación árabe de la península, pasa en el año 1244 a la Corona de Aragón, tras el tratado de Almizra. Mantiene su funcionalidad en los siglos posteriores, siendo asediado en 1351 durante las guerras de Aragón y Castilla y en 1521 durante las germanías.


Las excavaciones arqueológicas han mostrado algunas reparaciones en el siglo XVIII.


A partir de 1998, se realizaron excavaciones arqueológicas y obras de consolidación en la Torre dels Coloms, y algunas partes del castillo.


(datos y foto de Wikipedia)

Castillo de San Vicente - Argüeso

El Castillo de San Vicente, en Argüeso, dentro del término municipal de Hermandad de Campoo de Suso (Cantabria, España), fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 1983. Se encuentra en lo alto de una loma, fácilmente visible desde la carretera de acceso desde Paracuelles.


Historia
En este cerrillo que queda en la parte occidental del pueblo de Argüeso hubo, con anterioridad al castillo, una iglesia bajo la advocación de San Vicente, así como una necrópolis medieval de los siglos IX y X, cuyos restos pueden verse en lo que es el patio del castillo actual.


Las dos torres se cree que se alzaron a finales del siglo XIII. Pertenecía a la Casa de la Vega, y en el siglo siguiente, por el matrimonio de doña Leonor de la Vega con Diego Hurtado de Mendoza, pasó al señorío de los Mendoza.


Ya en el siglo XV se añadió un cuerpo que unió las dos torres y una muralla. En 1475 se creó el marquesado de Argüeso.


En la segunda mitad del siglo XX se restauró, siendo propiedad del Gobierno de Cantabria. Se puede visitar y es sede de exposiciones temporales.


(Wikipedia)

sábado, 4 de agosto de 2012

Torre de Torremanzanas - Alicante

Se encuentra esta torre en la parte más alta de la población. Es una construcción aislada de planta cuadrada de unos 10 m de lado y 10 m de altura realizada en tapial. En la actualidad posee tres pisos y la cubierta es a doble vertiente con techumbre de teja.


La primera mención de este lugar nos la proporciona un documento de Jaime I del 6 de marzo de 1246, en el que le concede a García Martín el lugar de "Iri" "qui nuncupatur Turris de Maeanes". Doce, años después, en otro documento firmado por don Jaime el 28 de abril de 1258, se concede a Ade de Paterna y a Ramón de Mirabell la Torre Massa...s (en el caso de ser recuperada a los sarracenos), situada en los confines del Reino de Valencia.


Al no disponer de constataciñon arqueológica debemos basarnos en los aspectos castellológicos. Desde este punto de vista podemos emparentar esta torre con las del Castillo de Bihar, Novelda, etc. Obras todas ellas de la época almohade.


(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

Castillo de Peracense

El castillo de Peracense es una impresionante fortaleza colgada sobre un apartado risco de la sierra Menera. Fue ya ocupado desde finales de la Edad del Bronce, habitándose de nuevo en la época islámica durante los siglos X y XI, pero es en la Edad Media y en los inicios de la Edad Moderna, cuando se acrecienta su importancia militar, ya que en el siglo XIV jugó un relevante papel en las guerras castellano-aragonesas por su posición limítrofe entre los dos reinos.


Acoplado a las formas de la roca, forma un conjunto de gran armonía en su entorno natural, y un excepcional mirador sobre las planadas del Jiloca Medio y sus bellas formas geológicas, además de convertirse en un excepcional balcón para la observación de la arquitectura popular de la villa, en la que predomina el uso de la peculiar piedra de rodeno.


Recientemente restaurado, destaca su muralla, reforzada por tres torreones rectangulares, donde subsisten saeteras y bastantes almenas. La fortaleza es de planta cuadrada irregular, dividida en tres recintos que ocupan unos 4.000 metros cuadrados. En el interior del recinto, se encuentra la plaza de armas, donde se pueden observar una especie de nichos que debieron utilizarse para almacenar víveres y para que los guerreros se resguardasen del frío. De la torre del homenaje, sólo se ha conservado la pared frontal.


Asimismo se han encontrado diversos hallazgos arqueológicos, en las excavaciones que se han llevado a cabo paralelamente a la restauración del castillo, así como los restos de una cantera en el interior del recinto exterior, la cual se utilizaba para la extracción de obleas circulares de piedra de rodeno, que eran utilizadas como piedras de molino.

Castillo de Tiedra

Sumario


El castillo se encuentra en la cima de cerro, en un extremo del pueblo de Tiedra, destacando por la potencia de la fortaleza y por su verticalidad.
La parte más antigua correspondía a los frentes norte y oeste del recinto que formaba parte de la muralla del cerro que albergaba a la villa de repoblación.
El castillo conserva la barrera exterior y la torre del Homenaje que es de planta cuadrada, de rica sillería y que data de finales del siglo XIII.


Historia


Sus primeros orígenes remontan al siglo XI.
Sancho II había enviado a negociar con su hermana, Doña Urraca, la permuta de la ciudad de Zamora por diferentes territorios entre los que se encontraban el castillo de Tiedra.
El castillo de Tiedra por decisión de Alfonso IX pasó a ser posesión de la infanta Doña Berenguela.
A través de distintas transmisiones el castillo recayó en manos de la familia Téllez de Meneses.
Una vez extinguido este linaje Enrique II donó el señorio de Tiedra a su hermano Sancho.
Más tarde los Reyes Católicos otorgarán el señorio a la familia Girón.


Descripción
El castillo presenta una barrera almenada que lo rodea completamente con dos torres y resto de otra.
En sus orígenes dispuso de foso.
La puerta de acceso se halla en dirección oeste y está flanqueada por dos torreones.


recinto interior:
En el recinto interior se observan cubos en tres de sus ángulos y la torre del homenaje en el otro ángulo.
La puerta principal del castillo se presenta por medio de un arco apuntado con una garita volada sobre él.
Más allá de la puerta se encuentra el patio de Armas.


torre del Homenaje:
Data de los siglos XIII-XIV. Es de planta cuadrada de 13 m. de lado. Su altura ronda los 28 m. La coronación se realiza por medio de un matacán corrido con remate en almenado hoy perdido.


Estado actual
La muralla externa a consecuencia del paso de los siglos se ha desmochado. Es propiedad del Ayuntamiento y se halla en proceso de restauración.


Municipio
Tiedra es un municipio de la comarca Montes Torozos, en la provincia de Valladolid, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, en España.
Posee una población en torno a los 400 habitantes.
Dista 55 kms. De Valladolid, la capital de la provincia.

sábado, 14 de julio de 2012

Fortaleza de Magacela

Información - Situada sobre la la cima del cerro en que se asienta el pueblo, la fortaleza de Magacela ha pasado por diversas fases constructivas y de ampliación. Desde los orígenes de la obra militar, los pobladores íberos hicieron frente a los romanos al abrigo de sus muros ciclópeos. Según algunos autores, las tropas de Viriato se hicieron fuertes en Magacela, dominando desde su atalaya todo posible movimiento y aproximación de las tropas romanas hasta que en el siglo II a.C. tomaron la plaza y el dominio del vasto territorio que desde allí se controla. Por aquellas fechas, el poder romano empezaba a florecer en toda la península. Posteriormete fue tomada y ampliada por los musulmanes, y más tarde por los cristianos.


Localización - El castillo de Magacela se alza sobre un cerro rocoso desde el que domina la localidad del mismo nombre, en la provincia de Badajoz.


Historia - El emplazamiento del castillo de Magacela fue un importante enclave defensivo desde tiempos remotos. Al primer asentamiento célta le siguió otro romano, y según algunos aquí murió Viriato. Los investigadores identifican Magacela con la Arsa turdetana (aunque otros la sitúan en Azuaga), con Astyla y con las Arias y Consolatia romanas, aunque no hay confirmación de esto.


La población, que surgió al abrigo de esta formidable fortaleza, permaneció en el interior de la misma hasta el siglo XIV, en que el caserío comenzó a descender por la ladera.


El caso de don Alonso de Monroy, último maestre de Alcántara - Un episodio interesante relacionado por este castillo es el de don Alonso de Monroy, último maestre de Alcántara, al que en 1474 apresaron y llevaron engañado prometiéndole casarse con doña Elvira, hija de don Francisco Solís, que era sobrino de don Francisco de Soto, alcaide del castillo de Magacela. Le recibieron con grandes honores y en la cena le sentaron en el lugar principal. Cuando llegaron las bandejas, la suya venía cubierta por otra y al levantar don Alonso la tapa descubrió unas cadenas. Luchó por salir, pero entre todos los caballeros, muchos de ellos de la Orden de Alcántara, le apresaron. Estuvo preso dos años y no le libertaron hasta que don Francisco Solís murió a manos de un antiguo criado de don Alonso, atacando el castillo de Ugüela, en Portugal, cortándole la cabeza cuando este cayó y quedó aprisionado por el caballo, en venganza por la traición urdida a su antiguo señor.


La razón por la que apresaron a don Alonso fue la venganza por haber desposeído del Maestrazgo de Alcántara a don Gómez de Cáceres, tío de don Francisco de Soto, el alcaide del castillo de Magacela.


En una ocasión, don Alonso intentó huir del castillo de Magacela saltando de su celda ayudado por unas cuerdas que había conseguido esconder, pero en el salto se rompió una pierna, y aún así permaneció escondió durante dos días, pero terminaron por encontrarlo y lo devolvieron a su celda.


Una vez muerto don Francisco Solís, habiéndose enterado don Alonso en su celda de Magacela, compró su libertad ofreciéndole a don Francisco de Soto el castillo de Mayorga y sus encomiendas.


Don Alonso murió en su castillo de Azagala en 1511, a los ochenta años y habiéndose siempre mantenido afecto a la dinastía portuguesa. Fue el último Maestre de Alcántara. Se pasó gran parte de su vida luchando a favor de La Beltraneja y en contra de Isabel, y al final de su vida intentó reconciliarse con los Reyes Católicos, cosa que ya no consiguió. Gran parte de sus propiedades y mayorazgos los Reyes Católicos los habían repartido a otros y era imposible recuperarlos. Fue precisamente por este enfrentamiento entre su Maestre y los Reyes, que perdió la Orden de Alcántara la mayoría de sus privilegios.


Se dice que el nombre viene del latín Magna Cella (gran despensa), por sus abundantes cereales, o del árabe Unm-Gazala (casa grande o segura). Anecdóticamente, podría proceder de Amarga Cena, la del último maestre de Alcántara, Alonso de Monroy, a finales del siglo XV.


Descripción - Se trata de una fortificación de triple recinto en cuyos cimientos se aprecian los sillares ciclópeos de la construcción romana.


De esta fortaleza se conservan la poderosa torre del homenaje, algunas otras torres, como la torre-puerta en recodo, lienzos de muralla, etc..


También se conservan los restos de la antigua iglesia de Santa Ana, parroquia primitiva de Magacela, que se mantuvo en culto hasta que resultó incendiada en el año 1937, y el viejo cementerio.


Materiales empleados - Construido en piedra y hormigón.