domingo, 3 de junio de 2012

Castillo de Valderrobres

Historia
Antes de denominarse la población Valderrobres, el lugar se llamaba Peña Aznar Lagaya o "La Caixa" llamada así por su forma de mesa y fue conquistada por el rey de Aragón Alfonso II sobre el 1170. Donó en 1175 los territorios conquistados al Obispado de Zaragoza en la persona de Pedro de Torroja y este a su vez se los donó a Fortún Robert conde de Aragón y canónigo de la Seo de Zaragoza en regimen de tenencia, con la condición de que fuese repoblada la zona. En 1183 le fue concedida a la villa Carta de Población, comenzando la repoblación cristiana de la zona, rigiendose la población por el fuero de Zaragoza. Será en este documento cuando empiece a citarse la población con el actual nombre de Valderrobres.
El territorio conocido como Peña Aznar sería dividido entre la hija de Fortún Robert, doña Sancha y su sobrino Matalón de Frescano. En el año 1237 la tenencia sería comprada por don Lope Guillermo de Oteyza, descendiente de doña Sancha.
En 1307 la casa de Oteyza se extinguió, por lo que la propiedad volvió a pasar a manos del rey de Aragón Jaime II que lo volvió a entregar al Obispado de Zaragoza quien lo retrendría en su poder hasta 1811.
En realidad aunque lo llamamos Castillo, se trata mas de un palacio en el sentido de residencia señorial, que de un castillo propiamente dicho en el sentido militar de la palabra, ya que nunca intervino en hechos de armas importantes. El castillo sería abandonado en 1656 (siglo XVII).
Entre los hechos importantes que sucedieron en el castillo, destacamos la convocatoria de Cortes de Aragón entre octubre y diciembre de 1429 por parte del rey de Aragón Alfonso V el Magnanimo. También cuenta la historia que en el castillo estuvo preso Ximeno Capdete prior de la Seo de Zaragoza, quien logró escapar sobornando a los carceleros a traves de un pasadizo, hoy conocido como la "Mano Peluda".


Caracteristicas
De planta hexagonal irregular, con fachadas rectas pero de desigual tamaño. Se situa en la parte alta de la población, controlando el rio Matarraña y los pasos de la cercana población de Beceite. Construido con piedra sillar bastante bien trabajada, ocupa una superficie total de 1.000 m2. Su disposición es la habitual, alrededor de un patio interior elevado se distribuyen las diferentes estancias, en varios pisos.
Su origen podría estar en una simple torre defensiva encargada de la vigilancia de la zona, en tiempos de los musulmanes (siglo XII). Sin embargo el castillo nació a la luz a finales del siglo XIV, cuando el Obispado de Zaragoza decide construir un castillo palacio residencia.
Sería su primer inquilino el arzobispo don García Fernández de Heredia (1382-1411) que mandó construir la planta baja y la primera planta. Dalmau (Dalmacio) de Mur y Cervellón (1431-1456) realizó la segunda planta. Posteriormente el arzobispo Fadrique quisó completar las obras pero debido al elevado coste de las obras, proyectadas por los maestros Juan de Gali y Juan de la Mira, las obras se paralizaron hasta que Hernando de Aragón (1539-1575) finalizó el palacio dandole prácticamente su aspecto definitivo. A este arzobispo le debemos la gran cocina del castillo. El último arzobispo en habitar el castillo fue don Juan Cebrian en 1656, fecha a partir de la cual el castillo quedaría abandonado.
La Desamortización de Medizabal de 1835 afectaría gravemente su estructura al igual que ocurriría con las partidas del general Cabrera durante las guerras carlistas que se harian fuertes en el lugar.

No hay comentarios: