Selección por provincias

domingo, 24 de febrero de 2013

Castillo de San Vicente de la Sonsierra

El castillo de San Vicente de la Sonsierra se construyó a finales del siglo XII por mandato del rey navarro Sancho el Sabio, sobre el alto cerro a modo de espolón en que se asienta la localidad y frente a los llanos de la Rioja Alta y el Río Ebro.

El lugar es de gran altura en comparación con sus alrededores dada la verticalidad del barranco que hay frente a él.

La fortaleza se construyó como defensa navarra frente a la Castilla medieval con la que se enfrentó en numerosas ocasiones por motivos de frontera.

Más tarde, en los siglos XIII y XIV se construyeron otros dos recintos más que rodean el núcleo original que es el castillo propiamente dicho del siglo XII.

Actualmente, lo mejor conservado es la torre del homenaje y la torre del reloj, antigua torre albarrana.

viernes, 15 de febrero de 2013

Castillo de la Mola - Novelda

La torre triangular de este castillo es un ejemplo singular, casi único, de una perfecta, rotunda y contundente obra de arquitectura gótica aplicada a un edificio con funciones militares. Es un prisma de tres lados equiláteros (15 x 15 x 15 m) y 17 m de altura, sin aberturas ni elementos salientes, realizada en mampostería en el relleno y sillería encadenada en las esquinas, con una sola puerta de entrada en arco de medio punto en sillería

Hasta hace unos años desconocíamos la cronología o el origen de este bastión de flanqueo de la fortificación; sin embargo, las continuas excavaciones que se vienen realizando en la fortaleza desde al año 1984 permiten adscribirla a la primera mitad del siglo XIV. Sería pues una de las primeras muestras del gótico civil-militar de tipo catalán existentes en la actualidad en el País Valenciano

La construcción de este bastión se llevó acabo para reforzar la débil y maltrecha fortificación islámica existente en la cima de la pequeña "mola" de la margen derecha del Vinalopó, a unos tres Kilómetros al NW de la actual población de Novelda. La obra islámica estaba compuesta por un recinto aproximadamente pentagonal con cubos en saliente de planta rectangular, todo el macizado y levantado con la técnica del tapial. En su interior se levantó una gran torre de planta cuadrada de 12 x 12 m de tres niveles en origen, aunque en la actualidad está desmochada hasta la altura de su primer piso, también de la misma fábrica y técnica que el resto descrito.

Este castillo entra dentro del grupo de fortificaciones levantadas en la última época del dominio islámico en la zona valenciana y en concreto en el curso de la vía natural de paso del cauce del Vinalopó. Es el mejor ejemplo de fortificación almohade que se ha conservado en el ámbito rural, y en donde podemos analizar sus elementos más característicos: recinto poligonal de gruesos muros con cubos en saliente, todo ello realizado con la técnica del tapial, y una torre exenta de planta rectangular de grandes dimensiones, con una caracteística decoración exterior, compuesta por un falso despiece de sillería, realizada en yeso para encubrir las marcas de las agujas de las cajas del tapial.

Conquistada la plaza por los castellanos con anterioridad al año 1252, el castillo fue abandonado y para reducir su eficacia militar se desmochó la torre almohade. Así se mantuvo hasta la primera mitad ¡el siglo XIV.

Una vez en manos de la corona aragonesa se reformó la fortaleza y se la reforzó con la construcción en su flanco más débil de la contundente y magnífica torre triangular.

El proyecto de restauración del castillo, que en la actualidad lleva adelante la Consellería de Cultura pretende no sólo recuperar la fortificación sino también poner a disposición del ciudadano la realidad diaria de un castillo bajo-medieval, presente en las viviendas, estancias, almacenes, establos, etc, aparecidos en las excavaciones realizadas en estos años en el castillo.

(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

jueves, 7 de febrero de 2013

Castillo de Leiva

 
Leiva es una población de La Rioja Alta muy próximo a la Bureba burgalesa. Su castillo está situado al sur de esta población. Parece obra gótica del siglo XV y perteneció a la familia Leiva.

Es un noble edificio de piedra sillería con planta casi rectangular con torres octogonales en las esquinas menos la del homenaje que es decagonal y se sitúa en el sureste. Estas torres son las que le dan personalidad al edificio al tener matacanes sobre ménsulas trilobuladas.

En el siglo XVIII ya amenazaba ruina y recibió una intensa restauración. Hoy el aspecto general del castillo de Leiva es algo destartalado y abandonado. Esperamos que alguien se acuerde de él.

Murallas Merinidas de Ceuta

Los arqueólogos han dejado al descubierto nuevos tramos y dos torres de las Murallas Merinidas de Ceuta, que datan del siglo XIV y son las únicas murallas construidas en España a base de mortero de barro y cal, de las que se conservan unos quinientos metros de lienzos de tapial.
El hallazgo, fruto de unas prospecciones arqueológicas que se llevan a cabo para el adecentamiento de este elemento arquitectónico, permitirá aportar información esencial para reconstruir el trazado primitivo, según ha explicado a Efe el arqueólogo municipal Fernando Villada.
Los trabajos han permitido localizar cinco metros de muro y una torre en el flanco norte y otros 25 metros de lienzos y otra torre en el frente oeste.
Las murallas fueron mandadas construir por el sultán merinida Abu Said en 1328, dentro de un recinto amurallado llamado "Alfrag" para que sirviera de refugio a los forasteros, comerciantes y tropas que se vieran obligados a pasar la noche fuera del casco urbano de la ciudad medieval.
Las murallas originales abarcaban un perímetro de 1.500 metros que circundaban un recinto de más de treinta hectáreas.
En el flanco norte, las prospecciones arqueológicas han permitido localizar una torre y un lienzo de muro de unos cinco metros de longitud, que son los primeros vestigios de la fortificación identificados en este sector del recinto.
En el frente oeste, los arqueólogos han descubierto tres nuevos tramos de lienzos, con una longitud total de más de 25 metros, además de otra torre.
Desde la Sección de Patrimonio de la Consejería de Educación, Cultura y Mujer explican que estos trabajos permiten identificar su tipología y fases constructivas así como una información esencial para la reconstrucción del trazado primitivo de estas murallas, las del Afrag mariní, declaradas bien de interés cultural en 1995.
El arqueólogo municipal ha detallado que la construcción de esa ciudad, también conocida como Al Mansuria, se enmarca en el complejo sistema de alianzas estratégicas que caracteriza las primeras décadas del siglo XIV.
La alianza entre aragoneses y mariníes, sellada en el Tratado de Paz de 1309, animó a los ceutíes a expulsar a las tropas nasríes que entonces controlaban Ceuta y someterse, de nuevo, a los mariníes.
Esto posibilitó el retorno de la familia azafí a Ceuta, donde sus miembros ejercerán el gobierno como delegados del sultán mariní, situación que no dejó de plantear dificultades por su mutua desconfianza: los azafíes veían con preocupación el fortalecimiento del poder mariní, que limitaba su capacidad de decisión; y el sultán recelaba de las veleidades de los azafíes, siempre propensos a limitar su relación con el monarca a un mero sometimiento protocolario.
Esta situación, unida a las disensiones internas entre los azafíes y al progresivo afianzamiento del poder del sultán mariní, desembocó en la conquista de Ceuta por Abu Said en 1328-1329.
Los mariníes vuelven así a dominar la orilla sur del Estrecho de Gibraltar, que abre la puerta a las incursiones en Al Andalus, para las que la posesión de Ceuta es decisiva.
De las edificaciones interiores y exteriores, como el palacio, la mezquita y el baño que describen los cronistas no se conserva nada hoy ya que lo que perdura es la cerca exterior que defendía el recinto.
Estas murallas, construidas en tapial, son uno de los principales vestigios de época medieval conservados en Ceuta, si bien han sufrido grandes pérdidas desde el siglo XV, acentuadas, especialmente, en la segunda mitad del siglo XX, según ha detallado el arqueólogo Fernando Villada.
Hasta el momento, se conocían aproximadamente 500 metros lineales de muro y un total de 14 torres.

Diario ABC del 02/02/2012