viernes, 15 de febrero de 2013

Castillo de la Mola - Novelda

La torre triangular de este castillo es un ejemplo singular, casi único, de una perfecta, rotunda y contundente obra de arquitectura gótica aplicada a un edificio con funciones militares. Es un prisma de tres lados equiláteros (15 x 15 x 15 m) y 17 m de altura, sin aberturas ni elementos salientes, realizada en mampostería en el relleno y sillería encadenada en las esquinas, con una sola puerta de entrada en arco de medio punto en sillería

Hasta hace unos años desconocíamos la cronología o el origen de este bastión de flanqueo de la fortificación; sin embargo, las continuas excavaciones que se vienen realizando en la fortaleza desde al año 1984 permiten adscribirla a la primera mitad del siglo XIV. Sería pues una de las primeras muestras del gótico civil-militar de tipo catalán existentes en la actualidad en el País Valenciano

La construcción de este bastión se llevó acabo para reforzar la débil y maltrecha fortificación islámica existente en la cima de la pequeña "mola" de la margen derecha del Vinalopó, a unos tres Kilómetros al NW de la actual población de Novelda. La obra islámica estaba compuesta por un recinto aproximadamente pentagonal con cubos en saliente de planta rectangular, todo el macizado y levantado con la técnica del tapial. En su interior se levantó una gran torre de planta cuadrada de 12 x 12 m de tres niveles en origen, aunque en la actualidad está desmochada hasta la altura de su primer piso, también de la misma fábrica y técnica que el resto descrito.

Este castillo entra dentro del grupo de fortificaciones levantadas en la última época del dominio islámico en la zona valenciana y en concreto en el curso de la vía natural de paso del cauce del Vinalopó. Es el mejor ejemplo de fortificación almohade que se ha conservado en el ámbito rural, y en donde podemos analizar sus elementos más característicos: recinto poligonal de gruesos muros con cubos en saliente, todo ello realizado con la técnica del tapial, y una torre exenta de planta rectangular de grandes dimensiones, con una caracteística decoración exterior, compuesta por un falso despiece de sillería, realizada en yeso para encubrir las marcas de las agujas de las cajas del tapial.

Conquistada la plaza por los castellanos con anterioridad al año 1252, el castillo fue abandonado y para reducir su eficacia militar se desmochó la torre almohade. Así se mantuvo hasta la primera mitad ¡el siglo XIV.

Una vez en manos de la corona aragonesa se reformó la fortaleza y se la reforzó con la construcción en su flanco más débil de la contundente y magnífica torre triangular.

El proyecto de restauración del castillo, que en la actualidad lleva adelante la Consellería de Cultura pretende no sólo recuperar la fortificación sino también poner a disposición del ciudadano la realidad diaria de un castillo bajo-medieval, presente en las viviendas, estancias, almacenes, establos, etc, aparecidos en las excavaciones realizadas en estos años en el castillo.

(según Rafael Azaur y Francisco J. Navarro en CASTILLOS DE ALICANTE)

No hay comentarios: