martes, 25 de marzo de 2014

Castillo de Monteagudo de las Vicarías

Las vicarías que apellidan a Monteagudo consisten en privilegios de concesión real que la villa obtuvo en el último cuarto del siglo XIII. La existencia de su recinto amurallado no parece responder tanto a la confrontación bélica con el ejército musulmán como a necesidades de defensa fronteriza entre los reinos de Castilla y Aragón.
Reseña histórica
El castillo se reedifica sobre la planta de otro anterior, a partir de 1415, por iniciativa de Juan Hurtado de Mendoza, quien había heredado la fortaleza de su madre María Ruiz de Ayllón. Continuaba el inmueble perteneciendo al linaje Mendoza cuando en 1475 obtiene el condado de Monteagudo y cuando en el siglo XVI se construyen las galerías porticadas del patio interior.

Características arquitectónicas
Proyecta planta pentagonal, en cuyas esquinas se alzan torres de diferentes formas que cumplen funciones de contrafuertes. La torre del homenaje muestra planta octogonal. Todo el perímetro superior aparece recorrido por almena. Edward Cooper adivina en su estructura tres detalles característicos de los castillos de mediados del siglo XV: "el adarve volado sobre una ménsula, varias puertas con arcos góticos, protegidas por matacanes, y unas troneras redondas". El patio interior renacentista, fechado en el siglo XVI, ha sido restaurado y remozado, perdiendo su pátina original.

Estado de conservación
Es de propiedad municipal. Conserva la parte esencial de su estructura original. Ha sido restaurado con vistas a su aprovechamiento como centro cultural y museo.


(Los castillos y fortalezas de Castilla y León - Carlos M. Martín Jiménez)

No hay comentarios: