miércoles, 30 de julio de 2014

Castillo de Guijosa - Villamanrique

Su arquitectura es un bello ejemplo de cómo a mediados del s. XIV los viejos castillos medievales, totalmente austeros, iban convirtiéndose en residencias palaciegas, sin renunciar a su condición militar.

Historia y descripción
Estuvo rodeado de un foso, ya desaparecido, y presenta la clásica disposición gran torre del homenaje en su interior, con ventanas, balcones y matacanes, rodeada de muralla con torreones semicirculares en sus esquinas. La puerta, de arco apuntado, conserva el escudo de Íñigo López de Orozco, que lo mandó construir a mediados del s. XIV.
Su primer propietario, que lo mandó erigir, fue asesinado por el rey Pedro I, en represalia por haberse pasado al bando de su rival, Enrique de Trastámara. La fortaleza pasó a ser propiedad de la casa de Medinaceli, y en el s. XV estuvo habitada por el conde Luis de la Cerda. Su hijo Juan de la Cerda lo cedería junto con el resto de sus bienes al duque de Medinaceli, y a sus descendientes, quienes terminarían donándolo al pueblo, y pasando después a propiedad del Ayuntamiento de Sigüenza.

Acceso al castillo
Sólo puede visitarse su exterior.

Curiosidades
En los alrededores está el Castilviejo de Guijosa, un recinto fortificado de la Edad del Bronce Final, que sería ocupado más tarde por los celtíberos, albergando luego un torreón islámico. Ubicado a un kilómetro y medio de Guijosa dirección Cubillas del Pinar, desde un camino de tierra que encontramos a nuestra derecha.

No hay comentarios: