sábado, 2 de agosto de 2014

Castillo de la Peña - Ardales

Localización
El castillo de la Peña se alza sobre un promontorio rocoso a 496 metros de altitud, dominando la localidad de Ardales, en la provincia de Málaga.


Historia
El origen del pueblo como asentamiento urbano se remonta a la Edad del Cobre, como así lo atestiguan los vestigios hallados en la cueva de Doña Trinidad Grund o de Ardales, procedentes del Paleolítico. Más tarde, los romanos fortificaron el núcleo construyendo un castillo, en la llamada Peña de Ardales, en torno al que se fue creando el pueblo.

Ardales fue conquistada en el año 716 por el emir Alhur al Tagafi, que le dio el nombre Ard-Allah, que significa Jardín o tierra de Dios. En el siglo IX Ardales cobró protagonismo tal que le hizo entrar en todos los tratados históricos. El caudillo Omar Ibn Hafsun se enfrentó al poder de Córdoba estableciendo su cuartel general en Bobastro. La fortaleza de Ardales y Turón por el oeste, el castillo de Teba por el este y el de Álora por el sur formaban el arco defensivo de Bobastro y zona de influencia al unirse los vecinos a la causa de Omar ben Hafsun, hasta que los omeyas cordobeses pusieron fin a la rebelión con la conquista de Bobastro.
A partir del siglo XIII, tras la conquista del valle del Guadalquivir por las tropas castellanas, el castillo de Ardales cobró nuevamente importancia, pues la zona se convertirá en frontera entre Castilla y el reino nazarí de Granada siendo frecuentes las incursiones cristianas para conquistarlo y grande el interés de los nazaríes por mantener el dominio sobre la fortaleza, que cambiará de unas manos a otras en varias ocasiones. La primera conquista se produjo en el año 1362, durante el reinado de Pedro I de Castilla, aunque 6 años después sería recuperada por los nazaríes.
Los últimos años del siglo XIV se caracterizaron por una relativa paz entre ambos reinos, pero a comienzos del siglo XV, aprovechando la debilidad del reino nazarí como consecuencia de sus luchas internas, los castellanos reanudaron la conquista y pusieron cerco a Ardales, que fue nuevamente conquistada en 1433, junto con las plazas fronterizas de Turón e Iznájar, hasta que en 1447 volvió a pasar nuevamente a poder de los granadinos. En 1453 ó 1454 la fortaleza fue definitivamente conquistada, tras la huida de sus habitantes, por el alcaide de Teba, Juan Ramírez de Guzmán, quien la incorporaría más tarde, cedida por el rey Juan II, a su señorío, siendo origen del futuro condado de Teba.

Descripción
La primera imagen histórica de la fortaleza de Ardales la proporciona un grabado de J. Hoefnagle, perteneciente a la obra Civitatis Orbis Terrarum, fechado en 1564, donde se aprecian, en la cima de la peña, dos recintos con sus correspondientes edificaciones y el caserío que se extiende por la ladera. También aparece una gran acequia construida entre los siglos XV o XVI, que traía el agua de la cercana sierra de Alcaparaín y llegaba hasta la base de la fortaleza. De esta construcción hoy se conservan parte de la doble muralla, su arranque y varios lienzos embutidos en algunas viviendas modernas.

También pueden diferenciarse en la actualidad los dos recintos amurallados. El recinto exterior se adapta al terreno, bordeando el contorno de la peña sobre la que se construyó, configurando una planta de forma irregular. El acceso se realizaría mediante una puerta en recodo, situada detrás de la iglesia, y de la que apenas quedan restos. El recinto interior, probable alcázar o residencia señorial situado en la parte más elevada de la peña, es de planta cuadrada, y tenía una torre en cada esquina.
En total se conservan nueve torres, cuadradas y de escaso saliente, que rodean el perímetro de la peña, aunque es probable que otras hayan desaparecido. Una de ellas, quizás la del homenaje, cierra el recinto superior por el noroeste.
De la construcción original de época emiral no quedan restos visibles, pues los actuales lienzos y torres del castillo responden a dos momentos constructivos distintos, pero de época nazarí o cristiana. Se trata de muros de mampostería, unos con las esquinas reforzadas con sillares rectangulares y otros compuestos por verdugadas de ladrillos y mampostería.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva.


MonumentalNet

 

No hay comentarios: