miércoles, 3 de septiembre de 2014

Castillo de la Zuda - Lérida

El Castillo de la Zuda (o Castillo de la Suda) de Lérida, es una antigua fortaleza musulmana que un tiempo después fue utilizada como residencia por los reyes de Aragón.
Como castillo de origen islámico fue refugio del último califa de Córdoba, y se tiene constancia de su presencia en lo más alto de la Seu Vella, coronando la denominada "Roca Sagrada" de la ciudad, desde el año 882.
Situado en la parte alta de la ciudad, al pie de la Catedral Vieja, el castillo fue reformado por Jaime I entre los años 1218 y 1276 cuando, según se cita en los documentos del momento (Crónica de Jaime I), el monarca decidió sustituir sus artesonados de madera por cubiertas a base de bóvedas de cantería.
Más adelante, y ya en tiempos de Pedro el Ceremonioso (siglo XIV), las noticias que sobre distintas ampliaciones y restauraciones de esta fortaleza son abundantes.
Actualmente se conservan como elementos más antiguos dos naves formando ángulo abierto, que se dividen interiormente en tramos abovedados mediante arcos apuntados realizados en época gótica. Por fuera distintos contrafuertes se unen con arcos también apuntados, dando lugar a un verdadero muro armado que actúa como contrapeso frente al empuje de la cubierta.
Su imagen de fortaleza militar se acentúa con la presencia de algunos torreones adosados.
Restaurado y recuperado para uso cultural de la ciudadanía, este histórico castillo se constituye ahora como sede del Centro de Interpretación de la Suda, abierto al público en el año 2011.
Este es un Centro que se sitúa en la sala real de la fortaleza y que cuenta con un espacio destinado a museo, con paneles informativos y proyecciones audiovisuales, donde se narra la historia y evolución del edificio.
Este equipamiento cultural se complementa con una terraza-mirador, el punto más elevado de la ciudad de Lérida accesible para personas discapacitadas, que cuentan para ello con un moderno ascensor con pasarela creado para salvar el enorme desnivel existente con el resto de la ciudad, y comienzan partiendo desde las escaleras mecánicas situadas en la céntrica Plaza de San Juan, en plena calle Mayor.

No hay comentarios: