Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



domingo, 4 de enero de 2015

La Casa de los Navajas - Torremolinos

De auténtica maravilla arquitectónica califican autóctonos y foráneos la Casa de los Navajas, en el Bajondillo.
En 1991, la Casa de los Navajas fue declarada inmueble de Interés Histórico por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Su construcción, de estilo neomudéjar, muy en boga en Málaga, así como en otras poblaciones españolas, entre finales del siglo XIX y principios del XX, encontró su inspiración, particularmente en lo que respecta a la decoración interior, en la Alhambra de Granada. Fue mandada construir en 1925, en un declive del terreno, por el empresario de Churriana, don Antonio Navajas. De excelentes vistas panorámicas, la casa ocupa, distribuida en dos plantas, unos 340 metros cuadrados.
En el año 2000, ya el edificio completamente abandonado y deteriorado, pero con el  armazón bien sólido, los herederos del señor Navajas lo cedieron, mediante convenio urbanístico, al Ayuntamiento de Torremolinos, que tiempo después inició delicados trabajos de restauración en una primera fase, estando pendiente una segunda fase para su rehabilitación total. Una vez restaurado, el inmueble figurará como uno de los principales reclamos turísticos del municipio, además de destinarse, entre otros usos, a la celebración de bodas civiles y recepción de autoridades y personas relevantes.
El primer propietario y constructor de esta maravilla que hoy forma parte del patrimonio municipal de Torremolinos fue Don Antonio Navajas Ruiz, vecino de Churriana y empresario dedicado al cultivo de caña de azúcar en unos terrenos que en la actualidad han sido incorporados al aeropuerto de Málaga. En 1925 localizó en Torremolinos una pequeña finca, dotada de agua, junto al mar, que le pareció ideal para construir su definitiva residencia. Realizada la compra, encargó la edificación de una mansión, diseñada como un palacete, y ese mismo año fueron iniciadas las obras, que concluyeron al año siguiente, trasladándose la familia a vivir a la nueva heredad.   
Con el tiempo, aquella popular construcción fue conociéndose como el Chalet o la Casa de los Navajas. Hoy día es probablemente el edificio más emblemático del municipio, exceptuada, naturalmente, la vieja Torre de Pimentel que, junto con los molinos, dio origen al compuesto nombre de Torremolinos.
En la Casa de los Navajas vivieron tres generaciones de la misma familia. El palacete, en pleno centro del Bajondillo, a escasos metros de la playa del mismo nombre, continúa, como en el pasado, gozando de las más espectaculares vistas marítimas. Resulta providencial que, pese a las grandes edificaciones hoteleras levantadas a su alrededor, ninguna de tales titánicas construcciones ocupara justamente el frente marítimo de la Casa de los Navajas, que jamás perdió su privilegiada visibilidad. Frente a ella se abre hoy la calle con que el Ayuntamiento honra la memoria de aquel admirable precursor del turismo de Torremolinos.

No hay comentarios: