Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



miércoles, 7 de enero de 2015

Torre de los Bonifaz - Lomana

La Torre de los Bonifaz está situada en la localidad de Lomana, municipio de Valle de Tobalina, Burgos.
Un lugar denominado “ Lombana” aparece mencionado en el año 872 en un documento del Cartulario de San Millán en el que se relacionan las propiedades del Monasterio de San Martín de Losa. Derivado del latín “ Lumbus” o lomo, loma, parece que debe su nombre a su situación en la parte alta de una suave loma. Lomana se divide en dos barrios, el de Arriba y el de Abajo, y entre ellos se encuentra la iglesia dedicada a Santiago que conserva algunos restos de la época románica y muestra un complejo juego de volúmenes, cabecera recta con contrafuertes y espadaña rematada a piñón.
Dominando el caserío se alza esta imponente torre que mandó construir en el siglo XV, bajo el reinado de Juan II, Alonso Bonifaz, descendiente del famoso Almirante de Castilla Ramón Bonifaz, creador de la Marina Real de Castilla en el siglo XIII bajo el reinado de Fernando III. Al parecer, varios miembros de la familia Bonifaz desempeñaron diversos cargos, como el de tenientes del castillo de Frías, al servicio de los Velasco, señores jurisdiccionales de casi todo el Valle de Tobalina. Es una casa fortificada con forma rectangular, de tres pisos, y cubos circulares en las esquinas. Sus muros presentan un espesor de más de un metro y medio y fueron levantados, excepto de los vanos labrados, con mampostería. Conserva un balcón amatancado o ladronera, sobre la puerta de entrada, y un variado conjunto de ventanas ajimezadas, en las que se pueden distinguir arcos trebolados, conopiales, carpaneles y flamígeros. Ya no tiene almenas.
Lo que más sorprende en esta elegante torre gótica son los pequeños vanos que se abren en todos los pisos y en sus cuatro lienzos. La mayor parte de ellos son ventanas geminadas con gran variedad de formas que practicamente no se repiten. El juego de simetrías que se consigue con su ubicación en los muros se complementa con la diversa tipología de sus pequeños arcos conopiales, mixtilíneos, lobulados, polilobulados, en cortina, en gola, alancetados y apuntados. Es uno de los mejores exponentes de arquitectura fortificada que existen en el Valle de Tobalina.

(Tía Irene)

No hay comentarios: