domingo, 7 de junio de 2015

Fortaleza de Alcalá la Vieja

Construida en el siglo VIII con una fase posterior a la conquista castellana, era una de las fortificaciones islámicas más importantes del valle del Henares, en la ruta que unía Toledo con Zaragoza. Sus ruinas se encuentran en un cerro amesetado situado en la orilla meridional del río Henares, a escasa distancia de la ermita del Val.
La planta del recinto amurallado era sensiblemente triangular, con unas dimensiones máximas de 207 x 160 x 153 m. En la actualidad únicamente subsisten algunos restos de las torres y lienzos debido al prolongado abandono y la acción de agentes erosivos y la mano del hombre. De la muralla que recorría los bordes de la meseta quedan vestigios fundamentalmente en el lateral occidental, donde se ha excavado la puerta principal. Dentro del recinto se observan algunos restos de construcciones entre las que destacan dos posibles silos y un aljibe.
Los trabajos arqueológicos realizados recientemente en el interior han permitido localizar la iglesia del siglo XII que los arzobispos de Toledo hicieron construir al hacerse cargo de la ciudad. Posiblemente ocupaba el lugar donde antes se alzó la mezquita.
La fortaleza de al-Qal'at 'Abd al-Salam o Alcalá la Vieja se encuentra al sur de la ciudad de Alcalá de Henares, de la que está separada por el cauce del río Henares.
Se accede a las ruinas de Alcalá la Vieja a través de un camino que parte del kilómetro 7 de la carretera de Alcalá de Henares a Anchuelo (M-220) o bien por otro que sigue el cauce del Henares al sur, nada más cruzar el puente de Zulema (carretera de Loeches), a la izquierda, a través del parque natural recientemente delimitado. Ambos caminos tienen el paso cortado a vehículos y el paseo ha de hacerse a pie o en bicicleta.

No hay comentarios: