miércoles, 17 de junio de 2015

Fortificaciones de repoblación castellana

Castillo de Butrón
El rey Alfonso VI llega a Toledo en el año 1078 y toma posesión de la ciudad y de todos los territorios situados entre ella y la Sierra de Guadarrama. A partir de ese momento, comenzará un prolongado proceso de repoblación cuyo objetivo es atraer a poblaciones del norte que pongan en explotación agraria las nuevas comarcas, creen nuevos asentamientos y ocupen los ya existentes, como Madrid o Talamanca, desplazando a la población de origen andalusí (moriscos). Para ello, la Corona reparte las nuevas tierras entre diferentes poderes: los grandes concejos municipales (Madrid y Segovia), el Arzobispado de Toledo y la Orden de Santiago, quienes se encargarán de otorgar privilegios y ventajas a los nuevos habitantes con el fin de animarlos a ocupar estos territorios.
La zona sigue siendo insegura hasta bien entrado el siglo XIII debido a las nuevas ofensivas desde al-Andalus. Eso explica la temprana construcción de las nuevas murallas de Madrid y de la fortificación de Buitrago, verdadero cierre del paso hacia el norte por Somosierra.

No hay comentarios: