miércoles, 9 de septiembre de 2015

Castillo de Trasmoz

El castillo de Trasmoz es una fortaleza ubicada en la sierra del Moncayo, en las proximidades de la localidad zaragozana de Trasmoz. Fue uno de los enclaves más disputados por los reinos de Aragón y Navarra, en la frontera entre ambos.
Según fuentes navarras, el Castillo de Trasmoz ya existía en 1185, cuando las tierras en torno a él pertenecían a Navarra, y eran pugnadas por los aragoneses. Finalmente, empezó a formar parte de la Corona de Aragón por mediación de Alfonso II. Más tarde pasó a Sancho Pérez de Monteagudo, como donación de la Corona.
Tras la unión de Castilla y Aragón, y el cese de las disputas nobiliarias, el castillo de Trasmoz quedó abandonado. En 1988, Manuel Jalón Corominas creó la Fundación Castillo de Trasmoz tras adquirir dicho edificio, inició unas labores de restauración y excavaciones arqueológicas y publicó el libro 'La leyenda negra de Trasmoz.
La planta del castillo es hexagonal, con las torres en los extremos, de los siglos XIII, XIV y XV.
La torre del homenaje es el elemento más antiguo que se conserva de la fortaleza. De planta cuadrada y antiguamente rematada con almenas, se localiza en el centro del castillo.
El castillo de Trasmoz inspiró a Gustavo Adolfo Bécquer en sus narraciones de las historias de brujerías y aquelarres que supuestamente se producían en este paraje. Gustavo visitó estas tierras junto con su hermano Valeriano Bécquer, durante su estancia en el Monasterio de Veruela.

No hay comentarios: