Selección por provincias

martes, 27 de octubre de 2015

Murallas de Calatayud

El recinto amurallado de Calatayud  (Provincia de Zaragoza), cuenta con un perímetro aproximado de 4 kilómetros de desarrollo, que permanece prácticamente sin modificaciones fuera del casco urbano desde su construcción en época islámica. Se trata de un monumento esencial para el estudio e investigación histórica y arquitectónica de la evolución de un pequeño núcleo de origen musulmán a una ciudad actual sin haber perdido su primitiva identidad. 
La primitiva muralla debió construirse en la primera mitad del siglo IX englobando todo el núcleo urbano y uniendo las fortificaciones del Castillo Mayor, el Castillo de la Torre Mocha, el Castillo de Doña Martina y el Castillo Real, y posiblemente aislado el Castillo de la Peña como punto fuerte avanzado (albarrana). 
Hubo una ampliación del siglo XII aunque no se sabe exactamente por donde discurría su trazado. Algo parecido ocurre con la muralla del siglo XIV, ya que utilizaba parte de la del XII pero al crecer la ciudad hacia el río Jalón se desconoce si llegó en este momento hasta allí o bien lo había alcanzado antes. 
Sí conocemos las puertas que en este momento tenía la cerca bilbilitana: la Puerta de Soria y la de Valencia en la Ciudad Alta, con origen en el siglo IX pero seguramente modificadas después; la Puerta de la Torre Mocha, la Puerta de Zaragoza o de Sonajas, la Puerta de Terrer y un Postigo en la Judería, todas estas en la Ciudad Baja musulmana con origen esta vez en el siglo XII pero también con modificaciones posteriores. Actualmente sólo se conservan con modificaciones la Puerta de Zaragoza, la Puerta de Terrer y la Puerta de Soria.Una mención aparte merece la llamada Puerta Emiral del siglo IX, situada en el lienzo de muralla que enlaza el Castillo Mayor con la Puerta de Soria, denominada así por datar de la época del emir Mohamed I de Córdoba. Ha sido datada hacia el año 862 por lo que se la puede considerar como el elemento arquitectónico musulmán más antiguo de cuantos conocemos en la Península. 
La muralla de Calatayud está articulada por fortificaciones de época islámica, intrínsecas a la misma siendo uno de los elementos arqueológicos y patrimoniales más notables de Aragón. Se compone de cinco áreas fortificadas: Castillo Mayor y Recinto de la Longía, Castillo Real, Castillo de Doña Martina, Castillo de la Peña y la Torre Mocha con su recinto murado.

lunes, 19 de octubre de 2015

Castillo de Torrecilla de Valmadrid - Zaragoza

Situación
El castillo de Torrecilla de Valmadrid se encuentra sobre un cerro de escasa altura junto a la localidad del mismo nombre, en el término municipal y provincia de Zaragoza.

Historia
La fortaleza fue construida por los musulmanes en el siglo XI.
Tras la conquista en 1183 por Alfonso II, la localidad y el castillo pertenecieron al señorío de los priores de la Seo de Zaragoza durante gran parte de la Edad Media. El castillo pronto fue abandonado debido a su ineficacia defensiva cuando toda la zona fue crisitianizada y reconquistada a los musulmanes.
En 1217 el arcediano de Teruel le dió cata puebla, y el prepósito de la Seo de Zaragoza en 1245. A finales del siglo XV el lugar pasó a manos de los Torrellas.

Descripción
La fortificación está formada por un recinto cuadrado de unos 20 metros de lado en cuyo centro se levantaba una torre rectangular.
Se conservan un par de robustos muros de considerable altura del recinto. Uno podria ser de un torreón. También se observan otros restos de muros, rebajados, junto a ellos y por los alrededores del recinto se aprecian restos mínimos de muros.

Materiales
Tanto los muros de la muralla como los de la torre son mampostería.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva. Los muros del recinto están muy rebajados y con grandes pérdidas de material. De la torre sólo quedan en pie parte de los dos muros más largos.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

domingo, 11 de octubre de 2015

Castillo de Juslibol

Lugar de fundación musulmana y llamado por estos Mezi Meeger, fue conquistado por Pedro I en 1101, cambiando su nombre por el actual, derivado del grito de guerra de los cruzados Deus o vol (Dios lo quiere) y se convirtió en cabeza de puente para la conquista de la inmediata Zaragoza años después. Realizada esta por Alfonso I en 1118, en 1134 este monarca entregó la población y su castillo a los Garcés y poco después en 1160 pasó al entonces obispado de Zaragoza por donación de Ramón Berenguer IV. En el siglo XIII volvió a manos de la corona hasta que en 1323 Jaime I lo vendió al arzobispado de Zaragoza.
Los restos de este castillo se encuentran sobre una colina en la parte alta de esta población perteneciente al municipio de Zaragoza. Se pueden apreciar algunos restos como paredones de tapial y piedra y los vestigios de una torre de planta cuadrada constuida con los mismos materiales.

(Gobierno de Aragón)

sábado, 3 de octubre de 2015

Castillo de Alfocea

Alfocea y su castillo fueron conquistados a los musulmanes por Sancho Ramírez en 1100 desde la cercana base de El Castellar. Poco más tarde el lugar fue repoblado con gentes venidas de los valles navarros.
Desde este castillo y desde el cercano de Juslibol, Alfonso I hostigó hasta su conquista a la ciudad de Zaragoza. Este mismo rey donó la fortaleza, en 1125 a la orden del Temple, que se estableció en ella en 1132, poco después de la fundación de Mallén. Permaneció en poder de esta orden hasta su disolución en 1309, siendo vendida en 1315 por Jaime II a Bartolomé Tarín, sobrejuntero de Zaragoza que dirigió a las tropas reales que desalojaron a los templarios de la fortaleza de Castellote. En 1327 Jaime II lo vendió a Ferrer de Lanuza y al año siguiente era de Rodrigo de Luna por venta de Alfonso IV. A finales del siglo XV pertenecía a mosén Martín Díez de Aux.
Sus restos se sitúan al lado de la iglesia parroquial de la Concepción en un  promontorio rocoso dominando el valle del Ebro. Estos se componen de una plataforma rectangular de unos 20 por 12 metros, con uno de los lados menores haciendo pared con la iglesia, mientras que el otro aparece redondeado y recubierto de ladrillo macizo.
El lado del Sureste ha desaparecido por completo mientras que se mantiene en pie parte del muro Noreste, más largo y con fábrica de tapial y piedra, conservando restos de una puerta en arco formado por ladrillos. Este muro está reforzado exteriormente por robustos contrafuertes rectangulares que mantienen la estructura y evitan que se desplome.
En el lado Este del castillo se observa un muro de unos 10 metros de longitud y escasa altura, de 50 cm. aproximadamente, construido con los mismos materiales que los restos del castillo; desconocemos si pertenecía a él o bien se han utilizado sus materiales para construirlo, lo que sucede en otras partes de la población.
Al lado del cementerio, al Oeste de la población, en el otro lado de un pequeño curso de agua, se aprecian los restos de una construcción consistentes en lo que podría ser la pared de una torre, tal vez asociada al castillo.


(Gobierno de Aragón)