Selección por provincias

sábado, 27 de febrero de 2016

Castillo de Iznalloz

El Castillo de Iznalloz se encuentra situado en la parte alta de la población, en la Provincia de Granada. Solo quedan algunos restos arquitectónicos y se encuentra adosado a un buen número de viviendas, construidas en la segunda mitad del siglo XX, pues en fotografías antiguas los restos se ven exentos.

Descripción
Los restos que se mantienen incluyen una torre, construida parte en tapial y el resto en mampostería enripiada. El tapial ocupa un paño de 4,20 m de largo, sobre una base de mampuesto de unos 3,36 m. También se mantiene un bastión compuesto de dos torres superpuestas, a diferente nivel; la menor con obra en tapial y mampostería, y la mayor solo en mampuesto. Al parecer, una intervención no controlada en 1994, supuso una fuerte agresión constructiva.

Historia
Se han identificado restos de enterramientos argáricos en solares situados en la falda del cerro, lo que indica una temprana ocupación de la zona. En época nazarí la comarca de Iznalloz adquirió gran importancia como frontera defensiva, lo que facilitó la construcción de diversas fortalezas, incluida esta, reforzada por un sistema de torres ópticas. La técnica constructiva, con vedugadas de piedra separando los cajones de tapial, es claramente nazarí. Al parecer, originalmente constaba de un doble recinto defensivo, con murallas que rodeaban toda la población, aunque actualmente no quedan más restos que los indicados.

(Wikipedia)

miércoles, 24 de febrero de 2016

Castillo de Espelúy

Entre los edificios más representativos de Espelúy destaca el Castillo de la época califal, castillo que fue destruido por Fernando III en 1224 y más tarde fue levantado como castillo cristiano. Su torre del homenaje es de planta cuadrada y tiene dos salas cubiertas por bóvedas de medio cañón.
El término de Espelúy se encuentra a unos 34 kilómetros de la capital y está situado en el centro oeste de la provincia, encuadrado en la comarca de la Campiña Norte.

(Pueblos de España)

martes, 23 de febrero de 2016

Castillo de Castilnegro - Saceruela

Saceruela es un municipio de la provincia de Ciudad Real, Es el punto de inicio del trazado histórico del Camino de Guadalupe de Levante.
El castillo de Castilnegro es anterior a la reconquista.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.



lunes, 22 de febrero de 2016

Castillo de Carastas o Ayamonte - Olvera

El castillo de Carastas, también conocido como el castillo de Ayamonte o castillo de Vallehermoso se encuentra situado en el término municipal de Olvera de la provincia de Cádiz.
Se trata de un pequeño castillo ubicado sobre una cresta de toba porosa, quedando sólo accesible la parte que da a la rampa de acceso, en recodo, terminando en una puerta que, por lo poco que queda de ella, se ve que era de ladrillo y estaba enmarcada en un alfiz. 
La torre del Homenaje servía además como defensa para la puerta, y sobre ella se adivina la existencia de un pequeño matacán. Bajo la torre hay un aljibe casi cegado. Los muros son de poco grosor, y el adarve debió ser una pasarela fabricada de madera.
Dentro del recinto queda un edificio, una especie de torre alargada que en su día tuvo dos plantas y cuyo acceso se hacía a través de la planta superior. Ha sido utilizado como redil de ganado hasta prácticamente hoy día. Por sus materiales parece ser de la misma época en que se construyó el castillo, y quizá debió dar alojamiento a una pequeña tropa dedicada a vigilar tanto el castillo como la comarca.

domingo, 21 de febrero de 2016

Castillo de Gérgal

El castillo de Gérgal es una castillo almeriense perteneciente al término municipal de Gérgal que se sitúa en la falda de la sierra de los Filabres, por encima de la población, organizado alrededor de una torre central de planta cuadrada y almenada a la que se adosan cuatro cubos con cubierta cónica en los ángulos, más otro almenado junto a la puerta de entrada.
El castillo perteneció a don Alonso de Cárdenas, conde de la Puebla, Velefique y Bacares, su sede, desde su entrega por los Reyes Católicos.
Tras la rebelión que los moriscos iniciaran en el año 1568 la zona tardó en ser repoblada, reconstruyéndose el castillo durante el siglo XVII. A mediados del siglo siguiente el señorío pasa a la Marquesa de la Torre de las Sigardas, quien al parecer lo utiliza para la recolección de los Granos de los diezmos que por privilegio le corresponden.
Se construye en bloque de mampostería de piedra gruesa sin labrar, en especial las características lajas de pizarra usadas en la zona, dispuestas horizontalmente. En su estructura y disposición predomina la función de defensa sobre la de uso residencial, como se aprecia en la protección de la puerta de acceso, el uso de postigo y no de puerta para entrada a la zona de vivienda, o la presencia de troneras en los muros.
Destaca la compartimentación de los distintos niveles para la defensa que se aprecia en el patio previo al interior del castillo y detrás del postigo de entrada, así como en la existencia de aspilleras en distintas dependencias interiores. Exteriormente presenta un muro almenado a modo de barbacana que no es de la misma época, pero que tras la restauración llevada a cabo aparece integrada en el conjunto del castillo.
Esta fortaleza es protagonista de algunos de los episodios de la rebelión de los moriscos de aquel año 1568, pues en este lugar fue muerta la población cristiana de Gérgal. Los sublevados permanecerían aquí hasta la llegada del Marqués de Los Vélez, huyendo luego a las poblaciones o montañas vecinas; llegando la repoblación cristiana una vez pudo ser sofocada la sublevación.
Actualmente el castillo se encuentra restaurado por su propietario, quien lo adquiere tras subasta realizada en 1972.
Bien de Interés Cultural, el castillo de Gérgal está catalogado como Monumento, como aparece publicado en el BOE en el año 1985.

(Wikipedia)

viernes, 19 de febrero de 2016

Castillo de Formigueiro - Trasalba

Fue conocido primitivamente como Castelo de Alba de Bubal, cabeza de jurisdicción de Os Chaos de Amoeiro(Ourense), pertenece a la parroquia de Trasalba, topónimo procedente de la situación que ocupa respecto del castillo.
Fue desde su origen fortaleza real y uno de los cinco castillos orensanos con que Alfonso IX dotó a su esposa doña Berenguela en 1199. Con anterioridad hacia el año 1060, la condesa Odrocia, su hija Elvira y su nieto Nuño Rodríguez se habían levantado contra Fernando I, apoderándose de varios fuertes , entre ellos el de Monterroso(Lugo) y el de Alba de Bubal, aunque finalmente, fueron vencidos y confiscadas sus tierras. Por el tratado de Cabreros (1206), doña Berenguela le dió a su hijo, ya rey de castilla , Alfonso IX cedió a teresa Yañez la villa realenga de Formigueiro ”por los muchos y buenos y gratos servicios que me hicisteis”.
A partir de aquí, nace una tensión constante entre los tenencieros de Alba de Bubal y el inmediato monasterio benedictino de Santa Comba de Naves. El 12 de septiembre de 1229 en Rivadavia , Alfonso IX, por denuncia de Naves, sentenció que el monasterio no estaba obligado a pagar yantar , labor en el castillo y el pecho de un pan mensual que el tenenciero le exigía, por cuanto le constaba que tales imposiciones habían sido hechas por señores que solían tener la tierra y no por autoridad real.
Durante la segunda revuelta irmandiña (1467) fue derrocada la fortaleza de Formigueiro. Reconstruida de nuevo y como fuese cabeza de jurisdicción, se salvó de ser definitivamente arrastrada por Acuña y Chinchilla. Pese a la lenta ruina sufrida en Edad Moderna subsistía con suficiente entereza en enero de 1809, convirtiéndose en foco de la ardiente resistencia que la gente de Os Chaos opuso a la invasión francesa: incluso salvaron sus ganados de la requisa, ocultándolos en los subterráneos abovedados del castillo, que eran los mas característicos de la construcción.
En el presente han desaparecido hasta los caminos helicoidales de acceso y solo queda un pozo excavado en la ladera y unos derrumbes de mampostería. El talud de 45 grados que hay que trepar evidencia que se trataba de un castillo típicamente roquero.

jueves, 18 de febrero de 2016

Fortaleza de Alquipir - Cehegín

Los restos de la fortaleza de Alquipir se encuentran en la localidad de Campillo y Suertes, dentro del término municipal de Cehegín, en el lugar conocido como Valle del Paraiso. El antiguo castillo se levantó sobre una arriscada cumbre de fuertes pendientes situada en la ribera del río Quípar. Desde el estratégico punto se controla visualmente la fortaleza de Cehegín, la torre Jorquera y el Castellar de Bullas, además de ejercer una eficaz vigilancia sobre el antiguo camino que comunicaba Lorca con Cehegín, que discurría por el Valle del Paraiso.
A los pies del cerro se llega a través de la carretera que, partiendo de Cehegín, arriba al cruce de Burete. Desde allí, la subida se realiza inevitablemente a pie, por un escarpado y a veces dificultoso camino que nos conducirá a la cumbre del cerro a través de un tupido bosque de pinos.
Esta fortificación -que fue localizada en el siglo pasado por el investigador murciano Javier Gómez Ortín- tiene al parecer su origen en época islámica, y es también conocida por el relevante tesorillo que se encontró en sus inmediaciones, compuesto por unas 200 monedas de plata datadas en el periodo musulmán. No obstante, hubo de estar activa durante la Baja Edad Media (o al menos parte de ella), ligada a la encomienda santiaguista de Caravaca y a su castillo de Cehegín.
En la actualidad, los restos constructivos se encuentran en muy mal estado de conservación, muy expoliados por furtivos y prácticamente cubiertos por una densa cubierta vegetal que produce un bosque de pinos -al parecer de repoblación-, los cuales han causado numerosos daños a las ya de por sí maltrechas estructuras de la fortificación. A pesar de ello, el castillo de Alquipir está declarado Bien de Interés Cultural por la Disposición Adicional Segunda de la Ley 16/1985, de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español.

miércoles, 17 de febrero de 2016

Castillo de la Costurera

El castillo de la Costurera situado en el término municipal de Balones en la provincia de Alicante es una fortaleza de origen musulmán con posteriores reformas cristianas, construida sobre el cerro que le da su nombre, a una altura de 750 m.

Descripción
Se trata de una fortaleza de planta irregular adaptada a la topografía, de la que quedan algunos restos de muralla construida con tapial y mampostería.
Entre los restos existentes destacan dos torres situadas al norte, una cúbica de origen árabe y una semicilíndrica adosada a la muralla de origen cristiano

Castillo de Gómez Arias - Benamejí

El castillo árabe, pasó en varias ocasiones a poder de moros y cristianos, en 1361 vuelve a reconquistarlo D. Pedro I de Castilla, siendo destruida la fortaleza de Gómez Arias, llamada así por haber tomado el nombre de uno de sus Alcaldes, ésta fue mas tarde reconstruida. En 1495 tenia la tenencia del mismo señor de Palma del Río, Luis Portocarrero y tres años después, Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán.
Actualmente es muy poco lo que queda en pie, solo se conserva algunos restos, principalmente los muros de un torreón.

(Ayuntamiento de Benamejí)

lunes, 15 de febrero de 2016

Castillo de Gañarul - Agón

Situación
El castillo de Gañarul se encuentra en el despoblado del mismo nombre, a unos 3 kilómetros de la localidad de Agón, comarca del Campo de Borja, provincia de Zaragoza.
Se puede llegar a Gañarul saliendo de Agón por la carretera a Magallón. En el cruce que aparece a unos 500 metros hay que tomar la pista sin asfaltar que sale a la derecha, sin ningún indicador (a la izquierda indica Bisimbre). El despoblado se encuentra a unos dos kilómetros del cruce, tras pasar una especie de canal.

Descripción
De esta antigua fortificación sólo quedan restos de un muro rebajado, junto a la ermita mudéjar de Nuestra Señora de Gañarul.

Estado de conservación
Se encuentra prácticamente desaparecido.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

domingo, 14 de febrero de 2016

Castillo de Fuentelsaz

Como principal patrimonio histórico podemos señalar el castillo. Este castillo le da al pueblo de Fuentelsaz su historia, pues repetidas veces aparece su nombre en las viejas crónicas medievales. En el siglo XIV, desde él partió Pedro I «el Cruel» de Castilla en dura guerra contra Aragón. 
Poco después, en la misma centuria, este último reino conquistó el castillo de Fuentelsaz. Cuando todo el Común de Molina se levantó en armas contra Beltrán Duguesclín, que lo había recibido en señorío de Enrique II de Castilla, Fuentelsaz se resistió pero finalmente se entregó también al rey de Aragón.
En el siglo XV, cuando las guerras de Juan II con sus primos los navarros, Fuentelsaz y su castillo jugaron, por su carácter fronterizo, un papel crucial.
Finalmente, en el siglo XIX, y en el transcurso de la primera de las guerras civiles o «carlistas», fue dinamitado y hundido. Igual suerte corrieron archivos, actas de bautismo, matrimonio y defunción.
Hoy sólo queda de él una mínima expresión de muros bajos. Los antiguos cronistas dicen que esta fortaleza era de las más relevantes de Molina, de gran altura, numerosas torres y de fuertes pertrechos y defensas.


sábado, 13 de febrero de 2016

Castillo de Ferreira

El castillo o alcazaba de Ferreira está situado en el centro, junto a la plaza de la iglesia; consta de una torre cuadrada de tapial con 2 metros de lado por 1,25 de espesor y 8.50 metros de altura, disponiendo al sur de un potente contrafuerte de mampostería.
Está rodeada de edificaciones por todos lados, menos por el sur, desde donde se puede acceder a su interior, aunque actualmente está limitado el paso ya que se están realizando obras de restauración para convertirla en un centro de interpretación de la arquitectura musulmana en el Marquesado.
Dispone de un aljibe en su interior y de acceso a la casa palacio, de construcción posterior y que también está siendo restaurada para ser convertida en el edificio del nuevo ayuntamiento. Esta torre nos hace pensar en la existencia de un recinto fortificado de gran extensión cuyos muros deben continuar entre las casas que la rodean.
También se encuentran en la fase de estudios previos a su rehabilitación los baños, localizados a la entrada del pueblo en la calle Pilar. Son de época nazarí con tres naves paralelas, con muros de mampostería y bóveda de lajas de pizarra. Existen la sala vestuario que es trapezoidal, la sala fría y la sala templada; falta, según el arqueólogo Carlos Vilchez, la sala caliente.

(De Granada )

miércoles, 10 de febrero de 2016

Castillo de Calasparra

El castillo de Calasparra figura explícitamente en la Carta de Donación de Sancho IV en 1289, y la Carta Puebla de 1412  por lo que se supone preexistente a la ocupación cristiana. Se trata de un Hisn, término que designaría un fuerte, con doble muralla, que podía albergar una pequeña población en caso de necesidad.
El castillo cayó en desuso después de la misma refundación de la Villa y la propia construcción del Palacio de la Encomienda (1412). La torre, como torre del homenaje, era el lugar más propio de juramentos y ceremonias. Constaba de tres cuerpos decrecientes coronados por un tejado a dos aguas, y dada su importancia simbólica constan sucesivas reparaciones de la torre hasta 1690. A mediados del XIX se encontraba ya en estado de franco deterioro.
En 1990 se publicó un breve boceto de la planta del castillo, trazado por Jesús Moreno Botía. En el año 2007, siendo alcalde D. Jesús Navarro comenzaron las obras de restauración del castillo, ensanchándose la vía de acceso al mismo, a costa de la muela, y procediéndose al encofrado de las ruinas.
En 2008 José Juan Moya y Martínez publicó el primer trabajo de investigación sobre el mismo, junto con un croquis de la planta basada en los restos existentes y en seis fotografías aéreas realizadas entre 1925-1990; la nómina de alcaides y la transcripción del acta notarial del pleito homenaje del alcaide Francisco Mateos Pérez de Rendón en 1636.

(Wikipedia)

lunes, 8 de febrero de 2016

Castillo de Brull

El Castillo de Brull se encuentra en Brull (Osona), aunque originariamente formaba parte del término de Seva, del que después fue el centro jurisdiccional. Fue dominio de los condes de Barcelona y posesión de los vizcondes de Osona-Cardona.

Historia del conjunto
Durante la segunda mitad del siglo XII fue motivo de un conflicto que se produjo entre el vizconde Guillem Ramón y el senescal Guillem Ramón I de Montcada a quien había empeñado el castillo por dos mil maravedíes. Este último retenía el castillo para que el vizconde le devolviera el dinero. El vizconde organizó una cabalgata, lo que provocó la intervención del rey, ya que aquel se tomaba la justicia libremente. De todos modos, Guillem Ramon de Montcada recuperó el castillo, y ante los hechos consumados parece que el rey no hizo nada. Durante el siglo XIII hubo diferentes pactos feudales de los señores de la domus de Esparraguera y de la fortaleza del Puig de Terrades, las dos dentro del término del castillo de Brull, en los que, a cambio de defensa se comprometían a no atacar nunca los vizcondes de Cardona. En 1265, el vizconde Ramón de Cardona vendió la baronía delBrull al obispo de Vich y hasta que no desaparecieron los señoríos jurisdiccionales siguió formando parte de la baronía de este obispado.

Arquitectura
Quedan pocos restos de este castillo, muy importante en su momento. Parece que tenía planta pentagonal, apuntada al sur. Era reforzada en las esquinas con torres de planta circular y otra torre en el centro del muro norte. De hecho lo que se ha conservado es el ángulo noreste de la fortificación donde es visible una torre, de un metro de ancho, que quedó recubierta por otra torre construida posteriormente cuando se reforzó la fortificación. Se puede distinguir el paramento más antiguo, hecho de sillares de caliza bien cortados, de lo más moderno que el recubrió, hecho con piedra arenisca roja, de medidas más grandes. Estas dos etapas constructivas se datan entre los siglos XII y XIII. También ha subsistido un fragmento del muro norte con una ventana muy dañada.

Castillo de Almonacid

Situación
El castillo de Almonacid se encuentra en el municipio de Almonacid de Toledo, provincia de Toledo, a 20 km de la capital, Toledo por la Autovía de los Viñedos. Se eleva sobre un monte que puede verse desde decenas de kilómetros, desde donde se observa un antiguo camino a La Mancha desde su situación estratégica.

Historia
La primera referencia documental sobre este castillo data del año 848 y es de origen musulmán, cuando servía como punto estratégico de vigilancia de un antiguo camino a La Mancha.
En el siglo XI pasó a ser propiedad de Alfonso VI de León y Castilla como parte de la dote su esposa Zaida e hija del rey moro. Posteriormente fue donado por Alfonso VI a la Catedral de Santa María de Toledo, siendo reformado en el siglo XIV por mandato del arzobispo de Toledo don Pedro Tenorio. Fue entonces utilizado como prisión para don Alfonso Enríquez, conde de Gijón y Noreña e hijo bastardo de Enrique II de Castilla, apresado por orden de su hermano Juan I de Castilla.
En el siglo XVIII pasó a formar parte de las propiedades de los Condes de Mora y en el año 1809 sirvió como refugio a las tropas del general Venegas en la lucha contra los franceses en la Batalla de Almonacid, aunque en vano, pues finalmente, el castillo fue conquistado por las tropas francesas.
Descripción y características
Los muros del castillo de Almonacid son elevados y almenados, protegidos por una barrera exterior y un camino de ronda. En el interior sólo queda la torre del homenaje, situada en el centro del amplio recinto. La torre tiene tres plantas con bóvedas de ladrillo. Existen restos de dos aljibes, un silo y algunas habitaciones. También son destacables sus triples troneras.

Estado de conservación
Aunque actualmente se encuentra parcialmente en ruinas y privado de sus sillares, parece ser que por ahora su estabilidad está consolidada. El castillo es de titularidad municipal, aunque puesto en venta por el Ayuntamiento al precio de un céntimo, pero con la condición de que el comprador se comprometa a restaurarlo por completo.

(Wikipedia)

viernes, 5 de febrero de 2016

Castillico de Callosa del Segura

Conocido popularmente como El Castillico, se encuentra en la sierra de Callosa a una altitud de 200 metros sobre el nivel del mar, sobre una estribación de difícil acceso. Está catalogado como Bien de Interés Cultural.
De época islámica califal, se encuentra documentado ya en el año 924 con la sublevación de Al Saij al-Aslami, siendo uno de los castillos más antiguamente datados de la provincia.
Se trata de un castillo hecho de mampostería y tapial, de forma alargada, con una de sus fachadas escalonada en forma de dientes de sierra y terminado al SE en una torre de planta rectangular. En su interior es distinguible un aljibe y dos habitáculos. Fue restaurado a finales de los años ochenta. Formaba parte de una estructura defensiva más compleja con otros edificios de menor tamaño y una muralla, de los cuales también se conservan restos.
(Wikipedia)

lunes, 1 de febrero de 2016

Castillo de Santaella

Durante el periodo andalusí se conocerá como Shant Yala y es bajo el dominio almohade cuando se construye el recinto amurallado que vemos hoy en día. Una crónica árabe nos ilustra acerca de cómo el rey castellano Alfonso VIII, en su incursión por tierras de Al Ándalus toma la ciudad y su castillo en 1182 haciendo setecientos prisioneros y dejando la plaza defendida por quinientos caballeros y mil soldados. Sayib Abu Ishaq, hijo del rey almohade Abu Yaqub, ataca la fortaleza y la asedia durante treinta y seis días, levantando el cerco cuando Alfonso VIII acude en su socorro. Finalmente el rey castellano reúne a los supervivientes y abandona la plaza que, gracias a Fernando III, volverá a manos cristianas por capitulación pacífica en 1241, quedando vinculada primero a la corona y más tarde donada al Concejo de Córdoba por Alfonso X.
En 1474, siendo alcaide don Alonso Fernández de Córdoba, el castillo es atacado por su pariente el Conde de Cabra don Diego Fernández de Córdoba y defendido por Gonzalo Fernández, el Gran Capitán, que es hecho prisionero en la defensa y más tarde liberado por los Reyes Católicos. Durante estos acontecimientos el castillo es destruido en gran parte, sufriendo asimismo grandes desperfectos el recinto amurallado de la ciudad.
Obra musulmana de época almohade, acaso de finales del siglo XII, destaca el recinto amurallado que acoge el Patio de Armas, la Torre del Homenaje y dos amplios aljibes que las construcciones modernas han ido transformando y enmascarando. Especial interés tiene el lienzo de muralla que asoma y domina la Plaza Mayor, en el que se ve una típica puerta con arco de herradura y entrada en recodo, así como la mencionada torre, que los habitantes de Santaella llaman “El Castillo” y que está construida con muros de adobe donde se prodigan los típicos mechinales. Una reforma renacentista anima su exterior con un precioso ventanal almohadillado.