Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



miércoles, 1 de junio de 2016

Castillo de la Guardia - El Bruc

Situación
Las ruinas del castillo de la Guardia se asientan sobre un cerro muy próximo al macizo de Montserrat, en el término municipal de El Bruc, a unos 40 kilómetros al noroeste de Barcelona, en la comarca del Anoia, provincia de Barcelona.

Historia
A comienzos del siglo IX, un siglo después de la llegada de los musulmanes a la península Ibérica, y tras largos años de luchas y enfrentamientos, se constituyó la llamada Marca Hispánica, una zona fronteriza entre los musulmanes del emirato de Córdoba y los cristianos del reino franco. Las tierras catalanas pasaron a formar parte de este territorio de frontera, y organizadas por el imperio Carolingio en condados.
Para garantizar su frontera meridional frente a los musulmanes, los condados catalanes construyeron entre los siglos IX y XI, y reaprovecharon otros musulmanes, una amplia red de castillos, atalayas y torres de defensa por toda la Marca, fortificando con más de cien castillos un territorio muy extenso que se extendía desde Barcelona hasta el Pallars, en tierras de Lérida. Así nacerían los castillos de frontera catalanes. La Marca quedó estabilizada durante tres siglos en torno al Llobregat, Cardener y la sierra del Montsec. A mediados del siglo XI, con la disgregación del Califato de Córdoba en los diferentes reinos de taifas, los condados catalanes pasaron a ser territorios de avanzada y conquistadores.
Los castillos de la Marca estaban emplazados casi siempre en lugares fuertemente estratégicos, sobre cerros que dominaban extensos territorios, controlando los caminos a las principales poblaciones, situados en medio de los valles que daban a las ciudades o pueblos, dominando las poblaciones o el curso de los ríos de la frontera. Contaban siempre con fortificaciones cercanas complementarias que se apoyaban entre sí, constituyendo un eficaz sistema defensivo del territorio en la Edad Media. Actualmente se conservan un gran numero de ellos, muchos en ruinas, otros muy transformados y otros muchos han desaparecido.
El castillo de la Guardia, documentado por primera vez en el X (931), por su cercanía al curso del río Llobregat formó parte de las posiciones fortificadas fronterizas del Condado de Barcelona, con territorios musulmanes de la Marca Superior de Al-Andalus.
El castillo de la Guardia defendía las tierras condales de Igualada y los pasos de Montserrat hacia territorios cristianos situados al norte, como la ciudad de Manresa, o Calaf. Su importancia fue tal que, según cuenta la tradición, en el intento de los moros de tomar estas tierras cristianas, centraron sus esfuerzos en conquistar el castillo condal de la Guardia.
Desde entrado el siglo X hasta 1370 el castillo pertenecería a los condes de Barcelona y su descendientes. En 1370 el rey Pedro IV de Aragón, el Ceremonioso, lo vende al Monasterio de Monserrat, en cuyas manos permanecería hasta el siglo XIX.

Descripción
El castillo de la Guardia fue levantado en un cerro rocoso muy cerca del macizo de Montserrat. Hoy día apenas se conserva un pequeño lienzo de muro con técnica de opus spicatum, de lo que fue la fortaleza condal.
A los pies del cerro donde se asentaba la fortaleza, se encuentra la ermita de Sant Pau Vell, o de la Guardia, de estilo románico, en estado de ruina, que se especula que pudo haber formado parte del castillo.Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina, prácticamente desaparecido.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

No hay comentarios: