domingo, 5 de junio de 2016

Torre-Palacio de Isla

Desde la CA-141, al dejar atrás la ría de Ajo en dirección a Noja, podemos desvíarnos hacia la Isla, pueblo de gran tra- I dición marisquera, que ha sabido preservar el encanto de sus calles y la riqueza  de su patrimonio histórico, a la par que se ha convertido en un importante centro turístico. Como en tantas poblaciones de las comarcas cántabras, el núcleo originario de Isla fue un pequeño monasterio construido durante la Edad Media, alrededor del cual se establecieron las primeras comunidades de agricultores. Los conflictos que surgieron entre las distintas familias nobles de la zona hicieron necesario crear instituciones reguladoras como la Junta de las Siete Villas de la que Isla entró a formar parte para defender sus intereses.
Una de las construcciones más interesantes del conjunto arquitectónico de Isla es la torre-palacio medieval de los condes de Isla, construido entre los siglos XIV y XV, que aun conserva algunos elementos, como sus torres almenadas que nos recuerdan que fue una importante fortaleza. Este edificio, obra de Juan Fernández de Isla, declarado Bien de Interés Cultural en el año 1991, consta de un cuerpo principal de dos plantas con una hermosa fachada decorada.

No hay comentarios: