Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



lunes, 24 de octubre de 2016

Castillo de Siles

El castillo de Siles se encuentra en la localidad del mismo nombre, término situado en el extremo noreste de la comarca de la Sierra de Segura de la provincia de Jaén, en el límite con la provincia de Albacete, y perteneciendo casi en su totalidad al Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas.

Historia
Según refieren las crónicas, en época islámica la Sierra de Segura estaba poblada por numerosas aldeas, lugares de refugio y castillos fortalezas. A finales del siglo XII, con la formación de los distintos reinos de Taifas, esta plaza fue disputada por los ziries de Granada y el rey de Almería Ibn Sumadih que se apoderó de Siles entre los años 1076 y 1077, pero poco después pasó mediante acuerdo a los ziries. Antes de la llegada de los cristianos, Siles era una próspera población medieval (Silís) que formaba parte del distrito de Saqura (Segura), perteneciente a la Cora de Yayyan (Jaén).
En el año 1230 Siles fue conquistado por los caballeros de la Orden de Santiago al mando del maestre Pelay Pérez Correa, pasó a engrosar el extenso señorío de la Orden con sede en Segura de la Sierra, y se convirtió en una importante plaza de la Orden, motivo por el cual don Rodrigo Manrique, padre del genial poeta segureño Jorge Manrique, estableció su vivienda en esta villa, proclamándose Gran Maestre de la Orden. De esta manera, Siles se va a convertir en el punto de partida para la conquista de Huéscar, plaza de gran importancia geoestratégica para los musulmanes granadinos, en 1434, llevada a cabo por los ejércitos cristianos al mando de don Rodrigo Manrique.
La importancia estratégica que mantuvo Siles después de la conquista cristiana queda manifiesta también por el episodio del cerco de Yusuf I de Granada en 1339, con 1.500 caballeros y 6.000 infantes moros. El ejército cristiano al mando del maestre santiaguista Santiago Alonso Meléndez de Guzmán consiguió que los atacantes levantaran el cerco, que de haber tenido éxito habrían puesto en peligro no solo la marca santiaguista sino también al Adelantamiento de Cazorla.
Perteneció al Reino de Murcia y partido de Segura, Orden de Santiago y dependía de la Chancillería de Granada y al Obispado de Cartagena. En el año 1397 Felipe II le concedió el privilegio de Villa. Este título de Villa se le otorgó porque ella sola, y a sus expensas, se cercó de murallas y construyó tres torreones.
Entre las dos torres con que contaba la fortaleza se encontraba la casa de aposentamiento, donde los santiaguistas recogían las rentas de los diezmos del pan. En esta casa de aposentamiento vivió durante mucho tiempo y murió don Rodrigo Manrique, padre de Jorge Manrique. La presencia de don Rodrigo en Siles motivo el que su fortaleza y población se vieran involucrados en las luchas nobiliarias del siglo XV.
A mediados del siglo XIX la fortaleza aún seguía en pie. El casco urbano de Siles estaba dividido en dos, la parte más antigua llamada Villa estaba circundada por las murallas, que conservaban hasta sus almenas y tres puertas, mientras que el resto del casco urbano que estaba fuera del recinto se denominaba Nueva Población.
Tanto El Cubo como los restos de muralla existentes en la actualidad no se corresponden con los que en 1339 resistieron el asedio de Yusuf I, ya que sabemos que en 1397 Siles accede al título de villa gracias a que la ciudad acaba de cercarse a su costa de una cerca de argamasa de dos varas de ancho y 10 varas de alto y de contorno 614 varas . Posiblemente se trataba de una remodelación que aprovecharía los restos de la cerca anterior.


Descripción
La fortaleza árabe fue remodelada en el siglo XIV por los santiaguistas, que mantuvieron su planta cuadrada pero fortalecieron tres de sus ángulos con torreones circulares, o cubos, rodeados por una muralla con aljibe en su exterior, mientras que el cuarto ángulo lo reservaron para la construcción de un pequeño alcázar con dos torreones. La cerca tenía un trazado rectangular y era de argamasa, de 2 varas de ancho, 10 varas de alto y 614 varas de contorno. Estas defensas motivaron que, en 1397, el maestre don Lorenzo Suárez de Figueroa le concediese la autonomía y el título de villa.
Lo que queda del castillo es una torre cilíndrica llamada El Cubo, del siglo XIII, construida con mampostería y argamasa, que va estrechándose ligeramente a medida que asciende. Está articulado en dos pisos y terraza. El primer piso está cubierto por una bóveda de media naranja, y el segundo por una cúpula gótica de cantería apuntada con nervios sostenidos por canes.
La descripción más antigua de El Cubo fue aportada por los propios habitantes de Siles en las respuestas a la Relación de Felipe II en 1575:
En el siglo XV se construyó la Casa de la Tercia entre los dos torreones y se reestructuró el patio de armas destruyéndose parte del aljibe y del lienzo norte del castillo, dejando así de ser un edificio militar para convertirse en residencia señorial palaciega. En esta casa recogían los santiaguistas las rentas de los diezmos del pan y fue residencia de la familia Manrique. Es un edificio cuadrangular actualmente dispuesto en dos plantas, la baja de vivienda y la primera de cámaras, cubierta a dos aguas y en un estado de conservación aceptable.


Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.


(CastillosNet)

No hay comentarios: