Selección por provincias

martes, 14 de noviembre de 2017

Castillo de Iznatoraf

Situación
Los escasos restos del castillo de Iznatoraf se encuentran el interior de una manzana de casas de la localidad del mismo nombre, pequeño municipio situado al noreste de la comarca de La Loma y Las Villas, en la provincia de Jaén. Iznatoraf, junto a Villacarrillo, Villanueva del Arzobispo y Sorihuela de Guadalimar, forman las denominadas cuatro villas que dan nombre, incluso, a las sierras de la zona.

Historia
El emplazamiento estratégico de Izantoraf, y su altura, que domina toda la Loma de Úbeda, fueron aprovechados por los diferentes pueblos que han habitado la Península Ibérica para controlar las rutas del sureste hacia Sierra Morena.
Pero fue durante el periodo islámico cuando este asentamiento fortificado vivió su máximo esplendor. A partir del siglo XI los árabes amurallaron el primitivo castillo de al-Turab, construido sobre recintos fortificados anteriores, reforzando así su extraordinaria situación en la cima de una mesa o cerro testigo, y conformando un entorno privilegiado al que ya se refería en el siglo XII el geógrafo al¿Idrisi como Hisn al-Turab.
El recinto amurallado estaba vertebrado por 11 fortines de la misma elevación, dando entrada a la villa por 9 puertas situadas en distintos puntos de su circuito. Extramuros quedaba el arrabal (al-Rabad) y sus Qaryas o aldeas y Da¿ias o cortijos, conformando todo una especie de distrito castral.
Al igual que otros casos en la provincia de Jaén, Iznatoraf no fue conquistada por las armas, sino por la negociación. Fernando III pactó con los vecinos, que abandonaron la fortaleza. Tras la conquista cristiana, las defensas de Iznatoraf fueron reforzadas, y en los siglos XIII y XIV se erigirá en el centro de la villa un amplio y suntuoso recinto. Como avanzadillas de Iznatoraf figuraron los castillos de La Moraleja, Mingo Pliego, Sorihuela del Guadalimar y completando el sistema defensivo y de control territorial, algunas torres como la de Sancho Pérez, cerca de Mogón.
Una vez repoblado se concedió a Iznatoraf el fuero de Cuenca, y fue distinguida declarando sus tierras de realengo, es decir, no se cedieron a ningún señor, ni orden militar, ni a la Iglesia. Pero esta situación no se prolongó demasiado, ya que en el año 1252 Alfonso X cedió el lugar al Arzobispado de Toledo, que convirtió Iznatoraf, junto con Cazorla y Quesada, en una de las primeras villas del Adelantamiento de Cazorla. Con el avance de la Reconquista esta posición perdió importancia militar, pero cobró fuerza como centro económico, hasta tal punto que la población desbordó sus murallas y se estableció en el llano, haciendo que las aldeas que la rodeaban crecieran. El arzobispado toledano reforzó sus murallas y construyó un castillo, ya desaparecido porque su función no era tanto la de defensa como la de servir de residencia.
El nombre de la localidad es de origen árabe y alude a su castillo y muralla ('hisn': castillo, fortificación).

Descripción
El sistema defensivo de Iznatoraf ha desaparecido en su mayor parte. El castillo fue abandonado a mediados del siglo XVII, y desde entonces se han construido muchas viviendas con sus sillares. La muralla debió ser de bastante grosor, con once fortines y nueve puertas. En la actualidad sólo quedan restos de dos grandes torreones y cinco arcos o puertas de acceso.
La Puerta del Arrabal es la puerta principal del antiguo castillo y da acceso al centro de la villa o antiguo patio de armas. Es un monumental arco de medio punto de estilo renacentista de cantería sobre impostas en su vertiente exterior, sillería irregular en su conjunto y, por encima del arco, escudo sobre cartela apergaminada de rollos del obispo Bernardo de Sandoval y Rojas. En su interior presenta bóveda de medio cañón con hornacina que acoge un relieve renacentista de la Inmaculada enmarcado por pequeñas pilastras y cornisa.

Estado de conservación
Casi desaparecido. En el siglo XIX desaparecieron por ruina la llamada Puerta de Beas y la Torre Mocha, la que fue torre del homenaje del castillo.

Protección
Fue declarado Monumento Histórico en 1985.
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

Muralla de Iznatoraf

Situación
La muralla de Iznatoraf se encuentra en la localidad del mismo nombre, pequeño municipio situado al noreste de la comarca de La Loma y Las Villas, en la provincia de Jaén. Iznatoraf, junto a Villacarrillo, Villanueva del Arzobispo y Sorihuela de Guadalimar, forman las denominadas cuatro villas que dan nombre, incluso, a las sierras de la zona.

Historia
El emplazamiento estratégico de Iznatoraf, y su altura, que domina toda la Loma de Úbeda, fueron aprovechados por los diferentes pueblos que han habitado la Península Ibérica para controlar las rutas del sureste hacia Sierra Morena.
Pero fue durante el periodo islámico cuando este asentamiento fortificado vivió su máximo esplendor. A partir del siglo XI los árabes amurallaron el primitivo castillo de al-Turab, construido sobre recintos fortificados anteriores, reforzando así su extraordinaria situación en la cima de una mesa o cerro testigo, y conformando un entorno privilegiado al que ya se refería en el siglo XII el geógrafo al¿Idrisi como Hisn al-Turab.
El recinto amurallado incluía 11 fortines de la misma elevación, dando entrada a la villa por 9 puertas situadas en distintos puntos de su circuito. Extramuros quedaba el arrabal (al-Rabad) y sus Qaryas o aldeas y Da¿ias o cortijos, conformando todo una especie de distrito castral.
Al igual que otros casos en la provincia de Jaén, Iznatoraf no fue conquistada por las armas, sino por la negociación. Fernando III pactó con los vecinos, que abandonaron la fortaleza. Tras la conquista cristiana, las defensas de Iznatoraf fueron reforzadas, y en los siglos XIII y XIV se erigirá en el centro de la villa un amplio y suntuoso recinto. Como avanzadillas de Iznatoraf figuraron los castillos de La Moraleja, Mingo Pliego, Sorihuela del Guadalimar y completando el sistema defensivo y de control territorial, algunas torres como la de Sancho Pérez, cerca de Mogón.
Una vez repoblado se concedió a Iznatoraf el fuero de Cuenca, y fue distinguida declarando sus tierras de realengo, es decir, no se cedieron a ningún señor, ni orden militar, ni a la Iglesia. Pero esta situación no se prolongó demasiado, ya que en el año 1252 Alfonso X cedió el lugar al Arzobispado de Toledo, que convirtió Iznatoraf, junto con Cazorla y Quesada, en una de las primeras villas del Adelantamiento de Cazorla. Con el avance de la Reconquista esta posición perdió importancia militar, pero cobró fuerza como centro económico, hasta tal punto que la población desbordó sus murallas y se estableció en el llano, haciendo que las aldeas que la rodeaban crecieran. El arzobispado toledano reforzó sus murallas y construyó un castillo, ya desaparecido porque su función no era tanto la de defensa como la de servir de residencia.
El nombre de la localidad es de origen árabe y alude a su castillo y muralla ('hisn': castillo, fortificación).

Descripción
El sistema defensivo de Iznatoraf ha desaparecido en su mayor parte. El castillo fue abandonado a mediados del siglo XVII, y desde entonces se han construido muchas viviendas con sus sillares. La muralla debió ser de bastante grosor, con once fortines y nueve puertas. En la actualidad sólo quedan restos de dos grandes torreones y cinco arcos o puertas de acceso.
La Puerta del Arrabal es la puerta principal del antiguo castillo y da acceso al centro de la villa o antiguo patio de armas. Es un monumental arco de medio punto de estilo renacentista de cantería sobre impostas en su vertiente exterior, sillería irregular en su conjunto y, por encima del arco, escudo sobre cartela apergaminada de rollos del obispo Bernardo de Sandoval y Rojas. En su interior presenta bóveda de medio cañón con hornacina que acoge un relieve renacentista de la Inmaculada enmarcado por pequeñas pilastras y cornisa.
La Puerta de la Virgen del Postigo, más atrayente y sugestiva, está construida en sillería, mampostería y ladrillo, correspondiéndose con modelos musulmanes. Se compone de arco de medio punto rebajado, pasadizo de cabios y doble arco de medio punto al interior, y data de los siglos XIII-XIV.
Los arcos de las calles del Campo y Comandante Barcina son postigos abiertos en la muralla para comunicar el espacio extramuros con el centro de la villa. Construidos en mampostería y con arco de medio punto (siglos XIII-XIV).
El Arco del Pozo de la Nieve es de las mismas características que los de las calles del Campo y Comandante Barcina. Por él se entra en un pasaje zigzagueante, donde estuvo la nevera del municipio, en la que, a base de hielo y paja, se conservaban los alimentos perecederos hasta no hace relativamente mucho tiempo. El conocido como Pozo de la Nieve era administrado por el Ayuntamiento.
La Casa de Alí Menón forma un adarve en la calle del Castillo Su planta es rectangular, y se trata de uno de los dos torreones que aún subsisten de la antigua fortaleza medieval. Conserva en su interior un curioso canalón árabe y un aljibe.

Estado de conservación
Del recinto amurallado sólo se conservan varios lienzos en los paseos del Solano, de las Torres y de la Cava. En el siglo XIX desapareció por ruina la llamada Puerta de Beas.

(CastillosNet)

viernes, 10 de noviembre de 2017

Castillo de Sierro

El Castillo de Sierro remonta sus orígenes al periodo preislámico, estando situado en la cima de la alquería y teniendo papel de refugio y alcazaba urbana, dada su continuidad con la zona del barrio alto.
La alquería medieval de Sierro esta agrupada alrededor de su historia, fortaleza que aún domina todo el valle. El Castillo de Sierro se encuentra en lo alto del cerro, el lugar es totalmente estratégico para controlar el amplio valle de cultivo regado por las aguas del Boloynta.

(Así es Andalucía)

Castillo de Ayoó de los Vidriales

El origen de la fortaleza se remonta a la repoblación, ya que contribuiría a conservar militarmente la plaza, donde se asentaron gentes procedentes del norte.
No hay que olvidar que en el pueblo existió el floreciente monasterio de Ageo, de la orden del Císter, que sufrió una razia de Almanzor y la ocupación militar de los templarios.
Los templarios levantaron esta construcción defensiva que contribuiría a conservar militarmente la plaza, de la que actualmente solo queda una torre defensiva que en otros tiempos pudo formar parte de una construcción mayor.
La documentación que probablemente existió sobre la torre se perdió en el incendio que a finales del XIX arrasó la población.
Al parecer, cuando casi todos los habitantes estaban en una romería en el cercano Rosinos, la lumbre que habían prendido unos niños en unas pajas originó la desgracia.

(Enredando)

Castillo de San Juan de los Terreros


El monumento más característico de de San Juan de los Terreros es el castillo  construido en 1764 sobre un promontorio desde el que, en días claros, se domina buena parte de los litorales almeriense y murciano. 

(Así es Andalucía)

Castillo de Benzalema - Baza

Situación
El Castillo de Benzalema se encuentra en el término municipal de Baza, provincia de Granada, en la cola (al este) del embalse del Negratín, frente a la confluencia de los ríos Castril y Guardal.
El acceso es algo complicado y hay que recorrer un largo trecho a pie antes de encarar el cerro en el que, por cierto, a la izquierda según se sube hay un campo de silos, algunos de ellos bastante profundos, y existe riesgo de caer en ellos, por lo que debe evitarse esta zona.

Historia
Se trata de una fortaleza fronteriza cuyo emplazamiento permitía la vigilancia del paso hacia Baza de los ejércitos procedentes de Jaén a través del valle del río Guadiana Menor. Desde esta posición se pueden divisar (con prismáticos) la torre de la Cuna (en el extremo de la loma del cerro, en dirección a Baza y justo donde empieza el pinar) y la torre de Cuevas de Luna. Este conjunto de castillo y torres formaban un entramado que permitía, mediante señales de humo, comunicar noticias y avisar a las distintas poblaciones de la zona sobre posibles escaramuzas. La zona del castillo ha sido habitada durante la Edad del Bronce, el periodo romano y la época medieval.
Su pequeño tamaño hace pensar en la probable única función de vigía y albergue de una milicia escasa.
En el periodo entre 1433 y 1434 se sucedieron una serie de guerras entre los caudillos musulmanes del reino de Granada. En 1433 Benzalema cayó en manos de Muhammad, y en 1436 en manos de los partidarios de Yusuf, quienes la entregadaron a los castellanos. Pero como los castellanos habían permitido que los alcaides siguiesen siendo musulmanes, en 1445 estalló una nueva guerra entre éstos, y el nuevo caudillo Muhammad IX se centró sobre todo en las fortalezas de la frontera recuperando el Hisn de Benzalema.
En las crónicas de la conquista de Baza también se hace referencia al castillo de Benzalema. En ellas se cuenta que el rey mandó a Luis Mendez de Figueredo que estuviese cerca del castillo de Benzalema con la gente de su capitania. Esto fue antes de iniciar la toma de Zujar y para poder asegurarse los caminos por donde llevar pertrechos a las tropas que iban a participar en el asedio. Después no se vuelve a nombrar al castillo de Benzalema hasta que cae Cuxar (Zujar). Cuando se requiere al alcaide moro que entregue la fortaleza, éste se negó, a no ser que fuese el rey en persona. Parece ser que el mismo rey fue y se la entrego, dejando de alcaide a Juan de Ávalos. Como la entrega se hizo bajo pacto es de suponer que a la población mora que allí viviese se le permitió seguir allí (normalmente se hacía así).

Descripción
La fortaleza está construida aprovechando las ventajas defensivas del risco sobre la que asienta, siendo inaccesible de forma natural por todos sus lados excepto por el este. La superficie del recinto es de unos 200 metros cuadrados, y en el centro de la explanada rodeada por la muralla destaca una construcción de conglomerado y piedras.
Actualmente pueden verse restos de la muralla, una atalaya, una torre orientada hacia el este, una entrada escalonada y hasta vestigios de lo que pudo ser un foso. Destaca una torre en pie, aunque herida en varios puntos, a cuya izquierda debía encontrarse la entrada.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

jueves, 9 de noviembre de 2017

Castillo de Melgarejo - Jerez de la Frontera

Situación
El Castillo de Melgarejo se encuentra en la localidad de Torre Melgarejo, en el término municipal de Jerez de la Frontera, provincia de Cádiz, junto al circuito de Jerez.

Historia
Fue construido en la Baja Edad Media.

Descripción
Se han descubierto en él asentamientos de la Edad del Cobre y del Bronce Antiguo.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina consolidada.

Protección
Fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento.
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)


Castillo de Dedil - Alhama de Granada

Situación
El Castillo de Dedil se encuentra en el término municipal de Alhama de Granada, provincia de Granada.

Descripción
Sólo quedan del castillo algunos restos de muros de mampostería de piedras tomadas en seco, en especial en la zona oeste-suroeste. Esparcidos por el cerro pueden verse los mampuestos caídos por las laderas, y material de relleno en su cumbre. Pueden encontrarse también restos de cerámica altomedieval.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva, casi desaparecido, completamente abandono y cubierto de vegetación, por lo que difícilmente puede verse su perímetro.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

Castillo De Castro Del Río

Situación
El Castillo de Castro del Río se encuentra en la parte más alta de la población del mismo nombre, provincia de Córdoba, en la zona oriental.

Descripción
La fortaleza actual, posterior a la Reconquista, muy deteriorada por el tiempo y con bastantes reconstrucciones, se encuentra bastante completa su estructura primitiva.
El castillo está unido a la muralla y defendiendo la única puerta que tenía esta: la de Martos, de época musulmana. En la actualidad se conserva la plaza de Armas, la torre del homenaje, algunas mazmorras y los aljibes.
Consta de una plaza de armas cuadrangular de 25 x 20 metros, con cuatro torres en las esquinas y cuatro lienzos de muro que las unen.
La única entrada es una puerta en arco de medio punto, con dovelas y sillares bastante bien labrados. Junto a la puerta está la torre principal, del Homenaje, maciza, de tapial. Tiene una cámara superior, cubierta por bóveda vaída. Las restantes torres están desmochadas.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

Castillo de Santa Bárbara

Situación

El Castillo de Santa Bárbara se encuentra en la localidad del mismo nombre, en el término municipal de Huércal-Overa, provincia de Almería, junto a la población, sobre una colina a la izquierda del Río Almanzora,

Historia
El castillo árabe de Santa Bárbara se construyó en el siglo XIII, y fue más importante que el de Huércal. Su importancia radica en que, por su magnífica posición geográfica, es capaz de comunicarse ópticamente con los antiguos castillos de Cantoria, Purchena, Huércal-Overa, Serón y Zurgena, por eso su función era la de guardia y protección contra el avance cristiano. La población que se creó en Overa como ampliación de la fortaleza fue muy próspera en tiempos de los árabes gracias a que tenían a su disposición las aguas del Río Almanzora.

Descripción
Lo que actualmente queda del castillo son los restos de una alta torre cuadrada alta y las ruinas que se extienden desde la torre principal hasta cien metros hacia el oeste. Entre escombros se encuentran las señales de muros muy gruesos, suelos empedrados, viviendas y aljibes enterradas.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva.

Propiedad y uso
Es de propiedad privada.

Protección
Fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento por la Resolución de 22 de junio de 1993 (código: 40530001).
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

lunes, 6 de noviembre de 2017

Castillo de Ibi - Alicante

Situación
El Castillo de Ibi se encuentra en el cerro de Santa Lucía, en las proximidades de la localidad de Ibi, en la comarca de L'Alcoià de la provincia de Alicante.

Historia
ibi fue una alquería musulmana que perteneció a Sid Abu Said, señor de Castalla, quien la cedió a su hija Alda, casada con Ximén Pérez de Arenós. Éste permutó el señorío con Jaime I a cambio de otras posesiones, pasando al patrimonio de la Corona. Posteriormente tuvo diversos propietarios, incluyendo los señores de Cocentaina y la universidad de Xixona, hasta que en 1629 Felipe IV la constituyó en villa real. En 1812, durante la Guerra de la Independencia, las fuerzas españolas del general Roche tomaron la ciudad causando importantes bajas a los franceses, hasta que tuvieron que retirarse hacia Alicante debido a la superioridad numérica de los invasores.
El castillo de Ibi, de origen musulmán, fue perdiendo protagonismo tras la Reconquista, hasta caer en el completo abandono y ser finalmente desmantelado.

Descripción
Son muy escasos los restos que quedan de este castillo, pues sobre sus cimientos se construyó la ermita de Santa Lucía, en cuyos muros se pueden apreciar algunos elementos constructivos del castillo. También se pueden ver los restos de un aljibe rectangular que pertenecía a la fortaleza.

Estado de conservación
El castillo se encuentra prácticamente desaparecido. Sólo quedan algunos pocos elementos dispersos.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

Castillo de Amposta - Tarragona

Situación
El Castillo de Amposta se encuentra en la localidad del mismo nombre, provincia de Tarragona.

Historia
En un documento de 1097 Ramón Berenguer III ordena construir el castillo para la defensa de la ciudad y del delta del Ebro contra los ataques de los bárbaros. Además del castillo se construyeron un conjunto de torres de defensa, de las que solo se conservan la torre de Sant Joan, la torre de Poquessales, la torre de Forxeron, la torre de l'Oriola, la torre de la Carrova y las torres del Moro.
Ramón Berenguer IV conquistó la circunscripción de Tortosa en 1148, y en 1150 donó el castillo de Amposta a la orden militar del Hospital de San Juan de Jerusalén, convirtiéndose en sede central de la Castellanía de Amposta.
En 1280 el castillo pasó a manos del rey Pedro III por medio de una permuta, y desde entonces fue objeto de disputas entre el poder local, la Corona y la ciudad de Tortosa, por su importancia en la defensa marítimo-fluvial del territorio y como punto de control del tráfico comercial por el Ebro.
Por esa época, el castillo fue remodelado. En el interior se levantaron una serie de edificaciones adosadas a la muralla que cerraban un patio de armas. En la muralla exterior se construyeron nuevas torres y se reforzaron los paramentos de la muralla del río.
El castillo fue asediado y destruido entre 1465 y 1466, en la guerra civil catalana, por las tropas de Juan II.
En el siglo XVIII el castillo carecía de función militar y fue destinado a usos industriales, instalándose una fábrica de jabón.

Estado de conservación
Sólo quedan unos pocos restos consolidados.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)



miércoles, 1 de noviembre de 2017

Castillo de Creixell

El Castillo de Creixell se encuentra en la calle de la Iglesia, en el núcleo antiguo de la localidad de Creixell, provincia de Tarragona. Se puede llegar desde Tarragona o desde Barcelona por la carretera N-340.

Historia
Los restos más antiguos del castillo datan de finales del siglo XI, aunque la mayor parte de lo que hoy día puede verse es posterior al siglo XVI.
Este castillo aparece documentado a finales del año 1190, cuando el obispo de Barcelona, Ramón de Castellvell, concedió la Carta de Població a la villa de Creixell.
Entre 1365 y 1370 Creixell era propiedad del prior del monasterio de Sant Pere de Casserres de la comarca de Osona, aunque al parecer la señoría debía estar compartida, pues en 1381 el Infant Joan vendió la jurisdicción de los castillos de Creixell, Roda y Berà al monasterio de Casseres, que desde entonces tendría pleno dominio a excepción Creixell, por ser el lugar de máxima jerarquía.
En 1767, con la expulsión de los jesuitas, la jurisdicción de la villa pasó a manos de la corona, que la vendió al propietario de Reus Salvador de Marc.

Descripción
El castillo es de planta poligonal, se articula alrededor de un patio abierto en su interior y está rodeado por un alto e impresionante talud.

Estado de conservación
Actualmente es un casal del pueblo, y se encuentra en aceptable estado de conservación.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

Castillo de Soutomayor

La ausencia de documentación en cuanto a la existencia del castillo y sus elementos arquitectónicos impide saber su datación cronológica. La fortaleza se fue construyendo a lo largo del tiempo y perfeccionando a medida que surgían nuevas necesidades.
La primera etapa del castillo arranca en la Edad Media, presumiblemente en los últimos cien años de esta época. Que haya pertenecido a la casa de Sotomayor hizo que desempeñara un papel importante en acontecimientos transcendentales en la historia de Galicia. Pedro Álvarez de Sotomayor, conocido como Pedro Madruga, fue el personaje más destacado de esta familia, con el que logró la mayor cota de poder y, en consecuencia, la renovación del castillo.
Del protagonismo ejercido durante las contiendas bélicas el castillo pasa a su segunda etapa, en la que cobra un carácter residencial y de administración del señorío. Durante la Edad Moderna seguirá siendo propiedad de la familia original pero poco a poco empieza el declive debido a sus disputas internas. A finales del siglo XVIII Benito Fernando Correa, tras largos pleitos, se queda definitivamente con el castillo, en el que efectúa algunos cambios, como la sustitución del escudo de armas de la puerta principal por el suyo propio.
En la tercera etapa el castillo de Soutomaior se convierte en estancia de verano de los marqueses de la Vega de Armijo, que, tras las obras de restauración, transforman la fría fortaleza en una acogedora casa residencial. De esta época son la capilla y los árboles del parque que aún hoy se conservan. Los herederos de los marqueses mantienen el interés por la fortaleza y llegan a construir un sanatorio en las inmediaciones, pero a principios del siglo XX pierden el castillo por motivos políticos. Éste sale a subasta en 1917, lo que lleva a su decadencia y abandono. Después de varias ventas y el deterioro de sus instalaciones, en 1982 lo adquiere la Diputación de Pontevedra. Hoy es afortunadamente un patrimonio público.

(Diputación de Pontevedra)

Catedral Fortificada de Tuy

Tui es una de las villas con más historia de Galicia y sus orígenes se pierden en la antiguedad. Ya en la leyenda encontramos un posible origen del topónimo que da nombre a la ciudad de Tui. Según esta Diómedes, héroe Aqueo, rey de Etolia, la bautizó en honor a su padre Tydeo. Tui es una villa que cuenta con una importancia relevante en la historia. Emplazamiento de pobladores ya en tiempos prehistóricos y enclave de gran relevancia cultural. Cuenta como frontera natural con un Miño, que a su paso por ella, propició que sus asentamientos tuviesen una fuente muy importante de vida. Con Portugal como vecina, recibe de la misma afluencia de sus gentes, asi como diversidad y riqueza cultural.
Tui y su comarca contienen restos de todas las épocas históricas y mucho son los legados que han llegado hasta nosotros. Debajo de la misma ciudad de Tui se encuentran los restos de un castro prerromano y eran varios los emplazamientos que se asentaban en los alrededores, como el vecino Castro dos Cubos. El más enigmático, en cuanto a datación, es el de el Monte Aloia, al que rodea una muralla de alrededor de 3 km y en donde fue posible que se refugiara temporalmente a la población ante posibles invasiones en determinados siglos. Los romanos situaban aquí el famoso “Castelum Tude” y es posible que fuera el Monte Aloia el escenario de la gran batalla que enfrentó a los poderosos romanos contra los galaicos y que derrotó después de sitiarlos con un gran foso excavado que rodeaba todo el Monte Medulio. Los derrotados prefirieron envenenarse o suicidarse antes de entregarse a los romanos.
Tambien por Tui por discurría la vía romana desde Braga a Astorga pasando por Lugo y era conocida por ser una de las grandes mansiones de la via XIX. Por la similitud de su topónimo, Tui es considerado por algunos como el centro y capital de la antigua comarca denominada Turonio, posible reino o feudo que ocupaba una buena parte del SO de la provincia de Pontevedra.
En el 137 a.c. Junio Bruto y sus tropas inician una romanización mucho menos agresiva. En este momento los pobladores de los castros abandonan las zonas altas y empiezan a bajar a los márgenes del río y es en el valle del Miño donde fructifica este gran pueblo. El pueblo suevo domina esta zona desde principios del siglo V. El año 585 supone el final de reino suevo, dando a paso a los visigodos. En el siglo IX Tui alcanza todo su esplendor, y gracias al empuje de la clase nobiliaria gallega que contaba con controlar Galicia desde tan estratégico lugar. Reseñable es su saqueo por los normandos en el año 1015. Renaciendo de sus cenizas, Tui recobra su actividad con mayor empuje y apoyada por la clase influyente vive una época de esplendor del siglo XI al XIII. En el siglo XII el rey Fernando II eleva los muros más desprotegidos de la muralla, reforzándolos y creando las torres defensivas, anticipándose a futuros ataques.
La villa tenía cuatro puertas de entrada fortificadas. La puerta de la Pía es la única que hoy en día se conserva. A mediados del siglo XIX, aunque la fortificación había llegado casi intacta, el empuje del crecimiento urbanístico hizo que se optase por la destrucción de la muralla.
Una de las obras más importantes de Tui es la Catedral de Santa María, en honor a la Virgen. Son muchos los detalles en los que se rinde culto a la misma.
Situada en la parte más alta de la villa, posee apariencia de fortaleza, ya sea por sus torres almenadas o sus pasadizos. Siendo el más famoso el que comunica la zona alta de la ciudad y la zona entre murallas, conocido como “túnel de las monjas clarisas”. ”
Los inicios de dicha construcción se remontan a finales del siglo XI.
En 1120 se empieza a edificar la nueva iglesia, contando con el apoyo de la realeza, siendo finalizada en el 1180. En este templo se conjugan dos artes, que aunque no coincidentes en el tiempo, se entremezclan debido a las posteriores reformas. Así pues, del románico sólo queda la planta de cruz latina, la puerta norte y algunos capiteles engalanados con una rica iconografía. El resto de la construcción pertenece al estilo gótico del siglo XIII. Las imágenes de la fachada nos dejan boquiabiertos, ante un trabajo de cantería en el que los artesanos de la piedra nos regalan grandes obras de arte.
Nada más llegar a la catedral nos encontramos ante el pórtico de entrada, la primera obra gótica realizada en la península. Nos recibe majestuosa haciendo que nos sintamos algo insignificantes ante la embergadura de tal colosal construcción. Su arco apuntado parece señalar las torres con remates almenados que dan a esta catedral el caracter de fortificacción medieval. Ya en el interior de la catedral nos encontramos con tres naves, de la época también románica y sepulcros medievales. El resto de la construcción es gótica del siglo XIII.

(Galicia Máxica)

martes, 31 de octubre de 2017

Castillo de Talteüll

Situación
El Castillo de Talteüll se encuentra en la parte más alta de la localidad del mismo nombre, perteneciente al término municipal de Massoteres, en la comarca de la Segarra de la provincia de Lérida.

Historia
El Castillo de Talteüll aparece documentado en 1065. Fue construido en el siglo XI, como casi todos los castillos de la comarca leridana de la Segarra, tras la reconquista cristiana de la zona a los musulmanes. Perteneció a los Condes de Urgell.

Descripción
Se conserva parte de una torre de planta circular, ligeramente ataluzada, de unos cuatro metros de altura y doce de diámetro, con fábrica de sillería.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina progresiva.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

Fortaleza de O Castro - Vigo

La fortaleza de O Castro formaba parte del sistema defensivo de la ciudad, junto con las murallas (hoy desaparecidas) y la fortaleza de San Sebastián, al lado del edificio consistorial, desde donde se dominaba la entrada de la ría. Los proyectos de fortificar Vigo se remontan al siglo XVI, debido a los frecuentes ataques que sufría la ciudad, sobre todo por parte de los ingleses. Pero no fue hasta 1665, en plena guerra con Portugal, cuando se iniciaron los trabajos de fortificación. Es, pues, de la misma época que la fortaleza de San Lorenzo, que se sitúa en Goián, a orillas del Miño.
Se construyó una muralla irregular, debido a la orografía, que rodeaba la ciudad, abierta por varias puertas y defendida por tres baluartes. En la parte más alta se encontraba el fuerte de San Sebastián. Tras el asedio de 1665, el capitán general de Galicia ordena completar las obras y fue entonces en 1666 cuando el coronel ingeniero Fernando de Gourannanbergue y el maestre de campo Diego Arias Taboada elaborarón un intenso plan de fortificación y unión de las fortalezas del O Castro y de San Sebastián. A juzgar por los escritos de la época la ciudad nunca quedó bien defendida, pues la fortaleza se encontraba rerlativamente lejos del mar y no era capaz de detener los desembarcos. Además era muy fácil llegar hasta arriba sin que el enemigo estuviera descubierto. Tres años después se terminó la guerra con Portugal y las murallas perdieron su protagonismo.
Después de varios intentos de mejorarlas, Vigo sufrió la famosa Batalla de Rande (23-24 de octubre 1702) en plena guerra de Sucesión, donde los invasores desembarcaron y saquearon nuevamente la villa. Después de esto, hubo varios intentos inútiles de fortificación de la ciudad. Cien años después(1809), el castillo de O Castro vuelve a ser protagonista debido a la invasión de los franceses, donde el 28 de marzo, la fortaleza es reconquistada por los vigueses tras una dura y heróica batalla, tras la cual los franceses se rendirían. La villa desde entonces pasa a tener el título de “Fiel, Leal y Valerosa”.
Se dice que desde la fortaleza partían varios túneles que comunicaban con distintos puntos de la ciudad, como con el castillo de San Sebastián, el centro histórico e incluso se cuenta que con el Monte de la Guía situado a más de 3 km, poco antes que el estrecho de Rande. Aún se pueden ver restos en la fortaleza de San Sebastián y hace pocos años se encontraron restos de ellos en la cercana calle de Celso Emilio Ferreiro. Al lado de las murallas del Castillo de O Castro, hasta no hace mucho era perfectamente visible la entrada de uno de esos túneles, donde se cuenta que aquí fueron ejecutados gente durante la Guerra Cívil Española.
La fortaleza tiene forma poligonal y hoy en día se encuentra abierta al público para el disfrute de sus magníficos jardines, fuentes y esculturas, además de las maravillosas vistas de la ciudad y de la Ría de Vigo. En los más alto veremos la estatua hecha en honor al “empuje vigués” en 1969, por obra de Camilo Nogueira.
La fortaleza se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(Galicia Máxica)

Torres de Cira - Silleda

Situación
Las Torres de Cira se encuentran en la localidad de santa Baia, parroquia de Cira, municipio de Silleda, provincia de Pontevedra.

Historia
En el siglo XI, Bernardo Xoán de Deza construyó un castillo del que hoy sólo queda su torreón, de 25 metros de altura. En época moderna se levantaron nuevas torres con las piedras de la antigua fortaleza. Fue propiedad de Doña Urraca, a quien luego se la compró el arzobispo Gelmírez. En el XV su propietario era el conde de Altamira. Como otras torres de la nobleza fue destruida por los Irmandiños, que la dejaron en el estado que presenta hoy.

Estado de conservación
Se encuentra en ruinas.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

martes, 24 de octubre de 2017

Castillo de San Silvestre - Novés

El castillo de San Silvestre es un castillo situado en el municipio de Novés, en la provincia de Toledo (Castilla-La Mancha, España).
Actualmente, está considerado como BIC (Bien de Interés Cultural) (fue declarado Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional mediante decreto de 3 de junio de 1931.

Situación
Se asienta en la antigua villa de San Silvestre, de la que sólo queda la pequeña parroquia que sólo se abre el 31 de diciembre, y una casa de labor.
El acceso al castillo puede realizarse desde la localidad de Novés en dirección a Santa Cruz del Retamar. Tomando el camino que surge a la izquierda inmediatamente después de pasar el puente sobre el arroyo de San Silvestre, en dirección hacia unos colegios.

Historia
El castillo de San Silvestre fue construido por el comendador Gutierre de Cárdenas en el siglo XV, al igual que el castillo de la Vela (Maqueda).

Descripción y características
El castillo de San Silvestre es pequeño, similar al castillo de Maqueda. La planta del edificio es cuadrada y conserva tres de sus fachadas, una de ellas casi completa, lo que permite observar algunos detalles de su construcción.
Las murallas poseen torres cilíndicas con base troncocónica en los ángulos y centros, así como el almenado. El almenado presenta la particularidad, única en la provincia, de que tiene dobles merlones de mampostería y ladrillo, con saeteras en forma de cruz en granito y que tienen también las torres, éstas con tiros frontales y cruzados.
La puerta está orientada hacia el este y debió tener un puente levadizo sobre el foso que se observa al pie de los muros. La puerta posee un blasón y tuvo un matacán del que aún quedan los canes.
El castillo de San Silvestre carecía de torre del homenaje. Bajo el edificio se conservan dos grandes salas abovedadas a modo de sótano, tan largas como el edificio, y es posible que existan más ahora enterradas.

Estado de conservación
Se encuentra en estado de ruina consolidada. Es de propiedad privada, y se halla en una finca dedicada, entre otras actividades, a la siembra de cereal. Se encuentra protegido por la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español

(Wikipedia)

domingo, 22 de octubre de 2017

Murallas de Algeciras

Las murallas y los castillos o alcázares de Algeciras se dividen en dos entidades históricas diferentes aunque inseparables:
- La villa Vieja o Medina Andalusí
- La villa Nueva o Ciudad Meriní.

Localización
-  Murallas de La villa Vieja o Medina Andalusí: Paseo de la Conferencia y C/ Cervantes .
- Murallas de La villa Nueva o Ciudad Meriní: Avd. Blas Infante.
- Castillo de La villa Vieja o Medina Andalusí: No se conservan vestigios visibles.
- Castillo de La villa Nueva o Ciudad Meriní: No se conservan vestigios visibles.

Fecha de construcción/reformas
- Murallas de La villa Vieja o Medina Andalusí: Siglo IX.
- Murallas de La villa Nueva o Ciudad Meriní: 1279.

Función
- Defensa de las murallas de La villa Vieja o Medina Andalusí.
- Defensa de las murallas de La villa Nueva o Ciudad Meriní.

Materiales de construcción
Murallas de La villa Vieja o Medina Andalusí: Mampostería trabada con cal.
- Murallas de La villa Nueva o Ciudad Meriní: Núcleo de piedra con mortero de cal revestido por sendos muros de mampostería. En las torres, sin embargo, los núcleos de piedra y mortero son cubiertos por sillares donde podemos encontrar las marcas de los canteros castellanos que participaron en su edificación.

Descripción
- Murallas de La villa Vieja o Medina Andalusí: En el Paseo de la Conferencia podemos ver los restos de un lienzo de muralla de unos 200 m de largo. Este sistema defensivo se componía de un muro reforzado por torres de planta cuadrangular cada 30 m aproximadamente, previo a esta construcción se aprecian los vestigios de su barbacana que, posiblemente, estuvo protegida por un foso.
Murallas de La villa Nueva o Ciudad Meriní: En la Avd. Blas Infante se conserva unos 150 m del complejo defensivo edificado en época meriní. Un muro de unos 2 m de grosor de media reforzado cado 20 m aproximadamente por una torre adelantada. El foso previo presenta una sección en V y está construido en mampostería, reforzado en su lado interior por una barbacana. Además, en el tramo musealizado se localiza la llamada Puerta de Gibraltar. Esta torre albarrana servía para defender el acceso a la ciudad, que se realizaba mediante un pequeño puente de ladrillo.

Excavaciones y/o restauraciones
Murallas de La villa Nueva o Ciudad Meriní: La excavación de los restos documentados en la Avd. Blas Infante se realizó en 1997, mientras que su restauración se acometió casi nueve años después, con motivo de la inauguración del Parque Arqueológico de las murallas Meriníes.

Protección urbanística
Incluidas dentro de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, de la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español (Bien de Interés Cultural inscrito en el BOE del 29/06/1985, Nº155), y bajo el reconocimiento especial otorgado a los castillos por la Junta de Andalucía en 1993. Además, se encuentran inscritas en la Base de Datos del Patrimonio Inmueble de Andalucía con el Código: 110040071.

(Universidad Pablo de Olavide)

sábado, 21 de octubre de 2017

Castillo De Maqueda - Toledo

El castillo de la Vela o castillo de Maqueda es un castillo situado en el municipio de Maqueda, en la provincia de Toledo (Castilla-La Mancha, España). En 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico. En marzo de 2013, el Estado español sacó a subasta el castillo por 9,5 millones de euros.

Descripción y características
Torres y muros del castillo. El castillo de Maqueda se encuentra en un extremo del viejo recinto amurallado del municipio, que fue cercado en el siglo XII o poco después. La planta del castillo es rectangular y ocupa dos niveles distintos de terreno. Sus muros alcanzan 3,5 metros de espesor y están protegidos por fosos en dos de sus lados y tres torres circulares en los ángulos al sur y mitad del lienzo este. Posteriormente se añadió una torre más. El almenado del castillo de la Vela es similar al del castillo de San Silvestre en Novés, que también fue construido por la familia Cárdenas.
La puerta principal está orientada al norte, lleva el escudo del matrimonio Cárdenas y Enríquez, autores de su reconstrucción, y está protegida por un buen matacán de sillería y ladrillo, con una aspillera redonda y cruciforme. Tras el portón había una fuerte reja de forja machihembrada que cerraba el paso.
El adarve y el coronamiento, de 2,5 metros de altura, está bien conservado y presenta saeteras cada dos merlones que se emparejan dos a dos con un parapeto.

Estado de conservación
Es propiedad del Ministerio del Interior de España y hasta hace poco tiempo albergaba el cuartel de la Guardia Civil. Fue declarado Monumento Histórico Artístico el 3 de junio de 1931. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.
El castillo, construido a finales del siglo X y que fue casa cuartel durante años, tenía como destino convertirse en la sede del archivo histórico de la Guardia Civil. Fue el Gobierno de José María Aznar el que decidió, en 2001, darle ese uso e inició los primeros trabajos de remodelación. Pero este destino cambió tras la victoria del PSOE en las elecciones de 2004. El nuevo director general de la Guardia Civil, el general Carlos Gómez Arruche, optó por ampliar el proyecto para que acogiera, además del archivo, el museo del Cuerpo, donde se exhiben estandartes, armamento histórico, uniformes e información de la Guardia Civil y que hoy está en la sede de la Dirección General, en la calle de Guzmán el Bueno de Madrid.
Con ese objetivo se encargó el proyecto al equipo de arquitectos de Estudio de Dos y se realizaron los trabajos de remodelación. Un sótano y tres alturas que suman una superficie construida de 3.523 metros cuadrados, según el informe técnico del proyecto, aunque en el Registro de la Propiedad consta una superficie de 2.400 metros. El edificio se terminó e incluso se llegaron a colocar algunos paneles y vitrinas que siguen ahí a la espera de recibir las piezas para la exposición.
La mayor partida del dinero invertido se lo ha llevado la obra de construcción del archivo histórico, en la que Interior gastó 5,8 millones. Tras otras inversiones menores en trabajos de dirección de obra (170.876,90 euros) y redacción de proyectos (59.750 euros), el Gobierno destinó 1,27 millones del Plan E del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero al “acondicionamiento” del museo y archivo, según la respuesta dada por el Gobierno a la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) a través del Portal de la Transparencia.
Pero la crisis económica frustró los planes y, en julio de 2013, el Ejecutivo de Mariano Rajoy incluyó el Castillo de Maqueda en la relación de 15.135 activos inmobiliarios que puso en venta para recaudar fondos. Ya lo ha sacado sin éxito a subasta pública en tres ocasiones. Entre la primera y la tercera, las pretensiones económicas del Gobierno se han reducido en un 40%. En la primera ocasión, en septiembre de 2014, Interior todavía aspiraba a ganar dinero con la venta del castillo y le puso un precio de salida de 9.588.414,50, más de dos millones por encima del coste de la obra. En la segunda, en octubre de 2015, ya se conformaba con no perder o perder lo mínimo y lo sacó a subasta por 7,47 millones como precio de salida (con la opción de bajar hasta 6,73 en segunda subasta). Pero tampoco lo vendió.
Así que 11 meses después, en septiembre de 2016, hizo el que, por ahora, es el último intento. En él ya se resignaba a dejarse hasta dos millones en el camino: lo ofertó por 5,9 millones como precio de salida y 5,37 en segunda subasta. Desde el Ministerio del Interior se asegura que desde este último intento se han recibido llamadas interesándose por las condiciones de venta directa del inmueble, pero ninguna se ha concretado. Estas mismas fuentes señalan que el último precio de salida a subasta del edificio —los 5,3 millones de euros— es por ahora su importe final si alguien quiere adquirirlo mediante compra directa, pese a que la ley permite hacer una rebaja adicional y dejarlo en 4,7 millones.

(Wikipedia)