miércoles, 14 de junio de 2017

Castillo de Monturque

Situación
El castillo de Monturque se alza sobre un cerro alrededor del cual se levanta la población del mismo nombre, en la provincia de Córdoba.

Historia
Existente en época musulmana, el castillo de Monturque fue conquistado por Fernando III el Santo en el año 1240 y a partir de entonces hubo períodos en que perteneció a la corona y otros a la nobleza, de lo que hay temprana constancia en 1273, cuando la mitad de la torre de Monturque fue otorgada por Martín Sánchez, adalid, y su mujer, doña Munia, a su nieto Lope.
Formó parte del señorío de Aguilar desde 1377, en que fue entregado por Enrique II a don Gonzalo Fernández de Córdoba, lo que supuso la vinculación a esta familia durante siglos.
Las referencias históricas para conocer el origen de la fortaleza son muy escasas, pero ya al-Isidri afirmaba que constituía un hins o hábitat fortificado en altura. Más tarde, en los siglos XIV y XV aparece con bastante frecuencia asociado el nombre de la población al término Castillo o Torre, por lo que la presencia humana en Monturque debió estar reducida a su importante castillo hasta que a finales del siglo XVI comienza a citarse como villa o lugar.

Descripción
El asentamiento presenta una secuencia cronológica que abarca desde el Calcolítico Final hasta época ibérica, cuyos niveles aparecen desmantelados por las fases siguientes romana y medieval. Aparecen cerámicas campaniformes y estructuras de habitación con parte de una necrópolis de inhumación del Bronce Reciente.
La zona arqueológica incluye torres, parte del antiguo recinto y restos arqueológicos de diversas épocas, ocupando una superficie de unos 1.525 metros cuadrados.
En el centro de la plaza de armas se encuentra la torre del homenaje, de planta cuadrada, a la que se accede por una puerta de arco apuntado de piedra que da a una sala abovedada de ladrillo, de la que parte una escalera a la planta baja. Se conservan las gorroneras dentro de un arco campanil que abarca todo el grosor del muro. El segundo piso es abovedado sin pechinas. El aparejo de la torre es de mampostería cascada, así como en las murallas adyacentes.
Además de lienzos interiores, existe un aljibe de forma rectangular con los lados menores semicirculares.

Estado de conservación
Sólo queda la torre del homenaje, restaurada, y algunos trozos de la muralla.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

(CastillosNet)

No hay comentarios: